Skip to content

Blogs

Mi corazón te sueña, no te conoce

Tras las cimas más altas,
todas las noches
mi corazón te sueña,
no te conoce.

¿Entre qué manos, dime,
duerme la noche,
la música en la brisa,
mi amor en dónde?

¿La infancia de mis ojos
y el leve roce
de la sangre en mis venas,
Señor, en dónde?

Lo mismo que las nubes,
y más veloces,
¿las horas de mi infancia,
Señor, en dónde?

Tras las cimas más altas,
todas las noches,
mi corazón te sueña,
no te conoce.

Imagen de Cristiano

Un turismo no deseado

Los hombres salen a hacer turismo para observar las crestas de los montes,

el oleaje proceloso de los mares,

el fácil y copioso curso de los ríos,

las revoluciones y giros de los astros.

Imagen de Cristiano

Una realidad

La diversidad es tan grande como la imaginación.

No existe una única, y unidimensional, forma de ser ni una única forma de ser "bueno".

Por esta razón ser creyente y L.G.T.B. es una realidad.

¿Quién conoció la mente del Señor?

Pues Dios nos encerró a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. ¡Qué abismo de generosidad, de sabiduría y de conocimiento, el de Dios! ¡Qué insondables sus decisiones y qué irrastreables sus caminos! ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién fue su consejero? ¿Quién le ha dado primero para que él le devuelva? El es el origen, guía y meta del universo. A él la gloria por los siglos (Romanos 11, 29-33).

Imagen de Cristiano

Matamos con el corazón

Acostumbramos a mirar, sin ver, aquello que sucede a nuestro alrededor. Si aprendemos a mirar y ver, llegaremos a darnos cuenta que todo aquello que muere o se destruye a nuestro alrededor proviene del corazón humano.

Matamos con el corazón.

Ya Jesús de Nazaret dijo hace más de 2.000 años:  "No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Lo que sale de la boca, del corazón sale."

La solución no es callar.

Imagen de Cristiano

Lxs amigxs del alma

Debo asumir que cuando era pequeño no pensaba en muchas cosas y será por ello que hay pensamientos de esas épocas que están impresos fuertemente.

Solo hice el primer año de catecismo (de pequeño) sin llegar a la primera comunión. Las historias bíblicas me resonaban a cuentos de hadas y ya he comentado en alguna entrada que la imagen de la Anunciación, con el ángel Gabriel me gustaba.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07