Skip to content

Blogs

Sintiéndome como Mateo

Vocación de Mateo. Recaudador de impuestos. Ambicioso, con corazón endurecido por exprimir a la gente. Con dificultades, deseando dejar aquello que hacía sin encontrar la excusa o el motivo adecuado para hacerlo. Alejado de su pueblo por su profesión. Ante la llamada de Jesús, le seguirle sin más. Su decisión es radical pero su sentimiento de malestar y vaciedad de vida es progresivo.

Sintiéndonos a veces como Mateo. Atrapados en una vida que ni nos llena ni nos agrada, pero sin dar pasos para salir de ella. Jesús nos llama a que dejemos ese estilo de vida y le sigamos.

Con lazo de cariño e hilos de amor

Dios no impone, pide suavemente, con lazos de cariño e hilos de amor. No hay que empeñarse en hacer cosas que Dios no nos pide pero sí ser prestos y diligentes en aquello que sí que Dios nos pide.

No podemos ofrecer el amor que no hemos recibido

No somos los originadores del amor. El amor de gratuidad va primero, después llega el amor de servicio. No podemos ofrecer un amor que no hemos recibido.

Sin empeñarme en hacer cosas que Dios no me pide

Sin empeñarme en hacer cosas que Dios no me pide. Esperando pacientemente su llamada, el torpe atisbo de su voluntad. Dando gracias por las pequeñas luces de cada día.

Sin forzar el paso

Te seguiré a donde me lleves,
sin adelantarme, sin forzar el paso;
Sabiamente ignorante,
iré donde no sé,
puesto el corazón en ti, te seguiré.

Sin acelerar el paso. A veces queremos ir más lejos de lo que el mismo Dios nos pide. Sin forzar el paso, sin exigir a los demás lo que ni a nosotros mismos nos exigimos.

La puerta estrecha y la felicidad

Grandes y llamativas son las puertas que nos llevan a la infelicidad. Hagamos todo lo posible, con todas nuestras fuerzas, por entrar por la puerta estrecha, porque esa nos llevará a la felicidad.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • horacio
  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07