Skip to content

Blog de Francisco___

Magnificat

 

 

 

asdf

 

 

La ecografía más bonita de la Salvación. No se ve el movimiento del feto B. María la teenager quinceañera se puso en marcha deprisa, ejercicio físico para el feto A, Lucas uno treinta y nueve. Visita que nos ha dado tsunamis de belleza en las artes. Mi favorita es esta,

 

 

Hay tantas que no sabría por dónde empezar.

 

 

 

Dos caracolas

Playa, atardecer. Simplicio y Sagredo pasean descalzos, dos caracolas en las manos.



El apocaloptimista Simplicio

*   *   *

Épica

Parece ser que algunos de nuestros jóvenes desencantados se pasan a deidades por ahí ―Espíritu, concédeme prudencia en los dedos― porque les ofrece zambullida épica. Viajes, paisajes, significados, entrega y martirio final; un poco ridículo, añado yo.

 

 

Jesús,  הוֹשֻׁעַ,  el Cristo jristós ungido Ἰησοῦς Χριστός  sí que nos da Épicas.

 

 

 

Tres arqueros

 

Paz y bien. ¡Jesús resucitado!  ! יֵשׁוּעַ לתחייה

Espíritu: ayúdame a no decir tonterías.

 

Sabemos de tres escuelas para disparar al arco, tres modos de ser arquero de flechas. Loto Eterno, Tigres Rojos y Perro Estrella.

 

 

 

LOTO ETERNO

Ristra de cosas, dos

Añadida a mi anterior ristra de enero del diciséis. Papelillos donde apunto ocurrencias [ ¿iluminaciones? ] Tres o cuatro de esos papelillos pasaron a la lavadora

 

 

―oh, el aburrimiento de cada parte de las tareas domésticas: sacar la ropa, mirar los bolsillos, separar lo blanco, cerrar puerta, echar detergente...Marta, Marta, Marta. Quiero ser María, ¡o Lázaro! pero me toca ser Marta―

 

 

 

Se salvó este.  Mal, porque no os debo dar palabras, sino obras. Además, estas chorradas son repetidas, seguro que alguien las ha pensado, voceado, escrito, y yo aquí reinventando la rueda.

 

 

ABOMINACIÓN DE LA DESOLACIÓN

Sagrario, nombre de mujer

 

Gloria Fuertes, decía:

 

 

Aunque parezca mentira, Dios existe, es verdad. Nadie puede hacer a nadie creer en Dios. Hay que sentirlo uno mismo, porque resulta que está debajo de tu corbata, de tus zapatillas, detrás de la mirada de los hombres. Se puede enseñar aritmética, historia, filosofía, pero enseñar a creer en Dios a alguien que no cree… ¡qué error!

 

 

[…] Me lo presentó una amiguita del barrio, la primera persona que quise, sin ser de mi familia. Las miradas, los diálogos, los cantos, la felicidad que irradiaba esa chica traslucía algo que, aunque era tan humano y tan de aquí, tenía otro Aire, y ese Aire yo lo pondría con mayúscula. La primera vez que quise a alguien empecé a vislumbrar a Dios.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • horacio
  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 1 guest en línea.
glqxz9283 sfy39587p07