Premio Arco Iris

Este premio tiene un significado muy especial para nosotr@s, seguidamente pasamos a explicarlo con unas letras que, simbólicamente, nos dejan muy claro el sentir del grupo y del premio

Igual que tras la lluvia, el sol atraviesa con su luz las gotas de agua ofreciéndonos el espectáculo del arco iris, de la misma forma un prisma de cristal es capaz de mostrarnos ese espectáculo en lo que podría ser una metáfora de la tolerancia.

Aparentemente la sociedad es de un sólo color, como la luz, pero los gays y las lesbianas, los transexuales y los bisexuales, y gracias a Dios, cada día más heterosexuales sabemos que no es así, que la luz de un sólo aparente color, encierra en su corazón la maravilla del arco iris, la maravilla de la diversidad; que nuestra sociedad se nutre de la diferencia para conformarse tal cual es. Si faltase uno solo de esos colores, ni existiría el arco iris ni existiría la luz, ni existiría nuestra sociedad

Este prisma tiene la capacidad de mostrarnos la diversidad de la luz y por ello quiere premiar el trabajo, el esfuerzo, la actitud ante la vida de aquellos que han sabido crear y transmitir valores de aceptación, diálogo y tolerancia. Los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales cristianos hemos visto muchas veces el arco iris a través de nuestras lágrimas, hemos atravesado un largo desierto en una lucha agotadora por compatibilizar nuestra orientación sexual con nuestra fe cristiana.

En Crismhom trabajamos para que día a día nuestra doble realidad pueda vivenciarse sin dolor, sin soledad y sin lágrimas, tan sólo con la alegría de sentirnos parte de una misma luz, hijos de un mismo Dios.

 

I Premios Arco Iris 2007

Una tarde muy agradable y entrañable, hubo discursos, premios, cantos, compartir, tomar algo... vivir juntos lo que todos creemos: el respeto, la corresponsabilidad, la igualdad... Comenzamos con una introducción hecha por Carlos que nos deleitó con dos pequeñas poesias llenas de vida, declamadas a la perfección, llegándonos a todos al fondo del alma. Luego, nuestro presidente, Julio nos leyó un discurso lleno de acierto. Lo transcribimos para que todos podamos disfrutar de él:

DISCURSO ENTREGA PREMIO ARCO IRIS CRISMHOM 2007

 

 

Queridos premiados Miriam Navas, Presidenta de Cogam, y Miguel Ángel González, vocal de Cogam. Querido Toni Poveda, presidente de la Felgtb. Queridas y queridos miembros de Crismhom. Queridas y queridos amigas/os, compañeras/os en la militancia lgtb cristiana.

 

Quiero comenzar estas palabras con la estrofa de una canción de José Antonio labordeta, que aunque antigua sigue vigente para todas y todos que soñamos con la utopía de otro mundo posible:



“Habrá un día en que todos todos al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad.

También será posible que esa hermosa mañana nii tú, ni yo, ni el otro la lleguemos a ver;

Pero habrá que forzarla para que pueda ser que sea como un viento que arranque los matojos

Surgiendo la verdad, y limpie los caminos de siglos de destrozos contra la libertad”

Hace ya un año iniciamos la andadura como asociación de cristianas y cristianos de Madrid homosexuales LGTB. Hace ya un año que iniciamos la utopíade construir una sociedad, una Iglesia, un colectivo LGTB más libre, tolerante y justo.

 

Nuestro premio lleva el nombre de Arco Iris. ¿Qué significa este símbolo para nosotras y nosotros?

  1. El Arco Iris, con sus diferentes colores representa la belleza de la pluralidad en la unidad. Pluralidad de pensamiento, libertad de expresión de palabra y acción, y todo ello enmarcado en la unión de corazones y proyectos de historias personales unidas en la lucha por la defensa de nuestros derechos y reconocimiento de nuestra dignidad como personas lgtb.
  2. El arco Iris es un abrazo de todas las realidades sociales, de todas las razas, pensamientos políticos, es un abrazo al género humano sea cual sea su identidad. Supone la no exclusión, el diálogo que construye, el esfuerzo del entendimiento mutuo.
  3. El arco Iris es una Alianza de Dios con los seres humanos; es una Alianza de los seres humanos entre ellos, es una alianza para evitar que la injusticia, el sufrimiento y el sin sentido acampe en nuestra tierra.

¿Por qué un colectivo lgtb cristiano?

Somos conscientes de una triple dificultad:

Sin embargo, nos impulsa la utopía. Es un trabajo de hormigas, es un trabajo corresponsable, donde no caben protagonismos, es un trabajo de cada día.

  1. La sociedad nos necesita: Las democracias se sustentan en los conceptos de libertad, igualdad, fraternidad. Conceptos que tienen su origen en el pensamiento cristiano, aunque se intente obviar esta realidad.
  2. La defensa de la dignidad humana exige un compromiso de presencia y de anuncio, no sólo de denuncia. Creemos que desde nuestra convicción cristiana del amor universal podemos superar cualquier marginación o exclusión social.
  3. Los colectivos LGTB nos necesitan:Es necesario replantear la teología y antropología cristiana. Durante dos mil años de historia se han ido adhiriendo presupuestos culturales que han ensombrecido el autentico mensaje liberador de Jesús de Nazaret. Los LGTB cristiana/os, lejos de sentirnos alienados por nuestra fe, nos sentimos impulsados por ella para llevar un mensaje de liberación y realización personal para muchas personas lgtb que vivencon angustia oculpabilidad su realidad personal.
  4. Las iglesias cristianas nos necesitan. Somos testimonio que otra forma de iglesia es posible; somos testimonio de amor, y el amor no es nunca contra natura. Si en los terrenos sociales, el colectivo LGTB ha ido ganado terreno en reconocimiento de sus derechos, sin embargo, en el terreno eclesial nos queda mucho por hacer; y por eso nuestra presencia. Queremos cambiar la casa desde dentro, no marchándonos.
    • La Iglesia no comprende ni acepta nuestra realidad lgtb.
    • Los colectivos lgtb, no comprenden, y a veces no aceptan, nuestra realidad cristiana.
    • La sociedad, sigue existiendo homofobia, y además lo de cristiano no se lleva.

Nos sentimos unida/os a toda causa donde el ser humano no es reconocido en su dignidad. Nos sentimos unida/os en la defensa de la igualdad de la mujer en la sociedad y en la iglesia;, nos sentimos unida/os en la defensa del inmigrante; unidos frente a la pobreza, el hambre, el terrorismo y cualquier fanatismo que atenta contra las personas,

 

Sólo tenemos un enemigo, el desánimo y la falta de ilusión y fe en este proyecto, POR FAVOR NO APAGUEMOS LA UTOPIA, NO QUITEMOS LOS COLORES AL ARCO IRIS.

 

El premio de este año, otorgado a Miriam Navas Y Miguel Ángel González, es un reconocimiento y gratitud por su apoyo público de nuestro proyecto LGTB cristiano. Y como es de buen nacido ser agradecido os lo otorgamos.

 

En el último congreso de Cogam manifestaron su apoyo al grupo cristiano dentro de su colectivo. Aunque la mayoría del congreso opino que esta realidad no figurase como tal, ellos mantuvieron su opinión sin importarles los votos que pudieran perder en las elecciones a la junta directiva de su asociación. Esta visibilización de tolerancia y coherencia y libertad de expresión se ha hecho merecedora de nuestro humilde premio. Recibidlo con mucho cariño y gratitud. El movimiento LGTB necesita también de tolerancia y pluralismo si no quiere caer en las mismas discriminaciones que denuncia de la sociedad.

 

Gracias

Después de este expléndido discurso tuvimos la sorpresa de «la música», nos acompañaron un cuarteto que solo con sus voces llenaban todo el canto. Los aplausos y las sonrisas decían lo que nos había gustado.

Se entregaron los premios a Miriam y a Miguel Ángel que nos dijeron unas palabras que les agradecemos profundamente.

 

El cuarteto volvió a deleitarnos con sus maravillosas voces y pasamos a tomar una copa todos juntos.

Fue verdaderamente entrañable y agradable. Un momento para recordar con mucho cariño pues pudimos compartir-nos todos en un ambiente cargado de respeto, fraternidad, cordialidad y alegría.

 

 

II Premios Arco Iris 2008

 

El pasado mes de junio le fue entregado a Xavier Pikaza el premio Arco Iris del colectivo CRISMHOM. El premio tiene forma de un prisma de cristal, los cuales refractan la luz descomponiendo varios haces de luz de distintos colores. Y que se denomine premio Arco iris no es solo por la relación con la bandera gay, sino porque sencillamente la misma es sinónimo de la diversa realidad sexual y de la pluralidad inherente al ser humano.
El acto tuvo lugar en la sede de la UGT de Avenida de América de Madrid, en un ambiente alegre y festivo, amenizado con varias piezas musicales tocadas en violín por uno de los simpatizantes de la asociación. El evento se desarrolló entre discursos emotivos e interesantes,a cargo del presidente y de un miembro de CRISMHOM, bordado por una palabras del homenajeado Xavier Pikaza. Como CRISMHOM es un colectivo cristiano, se inició con un momento de oración, para a continuación leer un salmo y una fabulosa carta de San Pablo. El acto de entrega del premio finalizó con un pequeño ágape que se disfrutó entre charlas amenas entre los socios y compartiendo experiencias e inquietudes con Pikaza.
Era la primera vez que le conocíamos en persona, y desde el primer momento nos causó una muy buena impresión; nos pareció un hombre amable, afable y sencillo y, sobre todo, muy cercano. Nos expresó su inquietud por la situación que pasamos las y los homosexuales, bisexuales y transexuales, pero transluciendo claramente un mensaje de esperanza. Él mismo sufrió el rechazo de su orden religiosa en su persona y entiende muy bien como nos sentimos todas y todos al recibir los mensajes provenientes de algunos estamentos y personalidades de la Iglesia Católica. Pero no hubo ni palabras de odio ni de rabia en su exposición; más bien estaba profundamente triste por nuestros hermanos y hermanas que se ven conducidos a pensar así, producto del desconocimiento de nuestra realidad y de prejuicios con bases poco sólidas. Hizo una muy cariñosa y especial mención a su esposa Maribel, la cual ha sido un gran apoyo durante su vida y para su obra. Desde CRISMHOM tuvimos el detalle de obsequiarla con un bonito ramo de flores, con lo que le dimos el protagonismo que se merecía.
Una vez terminado el evento, tuvimos una corta y amigable última charla con Pikaza y Maribel. Volvieron a agradecernos el premio que le habíamos concedido. Se despidieron de todos y cada uno de los asistentes. Días después, nos dedicó una mención en su blog, en el que hace un llamamiento al respeto y a la convivencia alegando por el respeto y la bendición de la diversidad.

A continuación transcribimos el discurso que dió el presidente para presentarnos a Pikaza y las razones por las que Crismhom decidió otorgarle este galardón:

 

DISCURSO ENTREGA DEL PREMIO ARCO IRIS CRISMHOM 2008

 

Querido y estimado Xavier Pikaza, es un honor y una alegría inmensa para nuestra comunidad de Cristianas y cristianos homosexuales de Madrid lgtb tu presencia esta tarde entre nosotras y nosotros para recibir el premio Arco Iris crismhom 2008. Y un saludo también cariñoso a Mª Isabel, tu mujer.

 

Amigas y amigos de Crismhom; hermanos en la fe cristiana y compañeras y compañeros en la militancia lgtb. Recibid también un saludo afectuoso todos los que esta tarde nos acompañáis.

 

Quiero comenzar mis palabras en esta segunda edición del premio Arco Iris Crismhom con las palabras de despedida de Jesús a sus discípulos.

 

“Os doy un mandamiento nuevo:

Amaos los unos a los otros.    

Así como yo os he amado,

amaos también vosotros los unos a los otros.

 En esto todos reconocerán que sois mis discípulos:

en el amor que os tengáis los unos a los otros".

 

“No sois vosotros los que me elegisteis a mí,

sino yo el que os elegí a vosotros,

y os destiné para que vayáis y deis fruto,

y ese fruto sea duradero.

No ruego solamente por ellos,

sino también por los que, gracias a su palabra,

creerán en mí.

Que todos sean uno:

para que el mundo crea

que tú me enviaste”.

 

            En este pasaje del evangelio de Juan, en el que Jesús manifiesta sus últimas palabras a los discípulos antes de su pasión,  aparece con claridad el sentido, identidad y misión de la comunidad cristiana:

 

·         En primer lugar, quien convoca y elige es el Señor. No son nuestros proyectos, méritos o cualidades personales las que fundamentan el origen de nuestra comunidad. La referencia continua al Señor como origen y fuente de nuestra identidad como comunidad cristiana nos posibilita no caer en una excesiva perspectiva puramente humana de nuestros proyectos y vivencias.

·         Evangelizar nuestro corazón supone no perder esta perspectiva; cualquier discernimiento de nuestra comunidad debemos hacerlo desde la fe en la presencia dinamizante del Espíritu Santo. Esta presencia nos ayudará a vencer las desilusiones, cansancios y desgastes que todo proceso y vivencia comunitaria conlleva; y aprenderemos a mirar a los demás desde la fe y no sólo desde nuestros sentimientos humanos.

·         En segundo lugar, la unidad basada en el amor como seña de identidad y exigencia personal y comunitaria. En nuestra comunidad, como muestra de la riqueza de personas y la diversidad, hay diferentes carismas, cualidades, formas de pensar y vivir la fe, diferentes inquietudes de fe y sociales; diversas experiencias de vida previas, algunas gozosas y otras más dolorosas; diferentes procesos de fe y de asunción de la condición homosexual; algunas con procesos de integración fe-homosexualidad más asumidos, y otros en proceso; diferentes modos de visión de la iglesia.

·         Esta diversidad es una riqueza siempre que prevalezca sobre ella la unidad que nace del amor. La unidad en la pluralidad sólo se sostiene desde un amor que proviene de la fe. Por ello, aunque pongamos todos los medios humanos para acercar nuestros corazones, no debemos olvidar la dimensión de fe. El amor y la unidad en nuestra comunidad no es sólo un sentimiento humano; debe provenir de la fe en la presencia de Dios en medio de nosotros y en el corazón de cada miembro de nuestra comunidad. Una comunidad no se sostiene con la buena intención de sus miembros, si no con la mirada de fe en la presencia de Dios en cada uno de ellos.

·         En tercer lugar; El Señor nos convoca y elige y nos pide la unidad en el amor para que el mundo crea y nos reconozca como discípulos suyos. El origen y la identidad de nuestra comunidad carecen de sentido sin la misión. Misión que no es algo secundario o añadido a nuestro ser cristiano, al contrario, dota de sentido nuestra vivencia e identidad.

·         La realidad social, de la que formamos parte y no podemos evadirnos en falsos espiritualismos, necesita la profecía. La unidad en la diversidad es una auténtica provocación profética. Cuando testimoniamos el diálogo, la tolerancia, el respeto al que piensa y vive de forma distinta; cuando nos abrimos a aprender de los demás y no a juzgar al diferente; , cuando hacemos nuestras las discriminaciones que sufre tanta gente; cuando salimos al encuentro del que nos rechaza por cualquier realidad, estamos testimoniando que otra forma de realidad social es posible, en definitiva estamos haciendo presente los valores del Reino de Dios: el amor, la fraternidad, la igualdad, la justicia, la autentica libertad, la paz,

·         Nosotras y nosotros como cristianas y cristianos lgtb, estamos llamados a hacer realidad este mensaje de Jesús en medio de las iglesias cristianas y del movimiento lgtb. La profecía que es anunciar la salvación-felicidad a tanta gente que lo necesita, y la denuncia comprometida y arriesgada de toda situación deshumanizante y marginadora.

 

El premio Arco iris Crismhom supone reconocer a personas o instituciones que con su testimonio han favorecido la integración entre fe cristiana y homosexualidad. En definitiva, es un premio a la profecía, al anuncio y la denuncia. Si el año pasado lo ofrecimos a Miriam y miguel, en reconocimiento por su apoyo a la realidad cristiana dentro de los colectivos lgtb; este año nos sentimos muy orgullosas y orgullosos de concedérselo a Xavier Pikaza por su labor comprometida y profética de defensa de la realidad homosexual dentro del cristianismo. Su labor como teólogo y cristiano comprometido por acercar  el mensaje cristiano a las realidades más comprometidas o fronterizas de la iglesia, así como su claridad de pensamiento y valentía le hacen merecedor de nuestro humilde reconocimiento.

 

Quiero resaltar algunas frases de Xavier que me parecen significativas sobre cristianismo y homosexualidad:

 

“la sociedad está dispuesta a reconocer la unión legal de dos homosexuales y la iglesia católica no debe oponerse a ello, sino pedir

a Dios que los así casados se amen gratuitamente, con generosidad, poniendo su amor al servicio de los demás, que en eso se centra el evangelio”.

 

“es necesario que empecemos dando gracias a Dios por los homosexuales cristianos (y no cristianos). Es una buena noticia el hecho de que muchos homosexuales puedan presentarse como tales, es decir, como personas, con sus valores y problemas, que es claro que los tienen, como los otros grupos de hombres y mujeres. Si un cristiano se avergüenza de ellos o los vuelve a meter en el armario, se avergüenza del mismo Dios creador”.

 

“La mayor parte de los presbíteros y religiosos homosexuales han llevado y llevan una vida digna, trabajan a favor de los demás con honradez, son buenos pastores de la iglesia, cuidadosos profesionales, al servicio del evangelio, de manera que el mismo amor homosexual les permite asumir la exigencia pastoral de Jesús, como indica Jn 21,15-24. Estos homosexuales no son buenos pastores a pesar de su homosexualidad, sino en virtud de ella”.

 

“Lo que importa no es que el presbítero sea célibe o casado, homo- o hétero-sexual, sino que sea fiel al amor y a la vida, que sea persona de gozo y evangelio, de hondura personal y de servicio cercano y libre a los demás”.

 

“Jesús no condena la homosexualidad, sino que abre unos caminos de amor en gratuidad, que valen tanto para varones como para mujeres, para homosexuales como para heterosexuales”.

 

Evidentemente estas palabras y otras muchas que no expongo para no alargarme, son un aliento de esperanza para muchos cristianas y cristianos que seguimos el evangelio desde nuestra identidad lgtb. Son una caricia de ternura y del rostro amable de la iglesia pues provienen de un hombre de iglesia, maestro de teólogos y cristiano comprometido.

 

Hace unos días leí un artículo donde el cardenal Martín, otro hombre de gran lucidez y ciencia, decía: “La Iglesia debe tener el valor de reformarse”. Nosotras y nosotros, miembros de la iglesia, vivimos de la utopía y la certeza de fe; vivimos comprometidos en esta necesaria reforma del lenguaje, los símbolos, la moral, de la presencia en los lugares y ámbitos sociales donde la Iglesia como institución  arraigada en mirarse hacia dentro no llega; una iglesia que, a veces, con sus palabras aleja el mensaje de Jesús a la gente; vivimos comprometidos por la igualdad hombre-mujer en los ministerios y órganos de decisión de la iglesia; para que se acabe el lenguaje discriminatorio sobre las personas lgtb en el seno de la iglesia; para que se acepte nuestro derecho a amar y formar una familia;.

 

Quiero terminar mis palabras haciendo referencia al símbolo que representa nuestro premio. El prisma que refleja la pirámide, aparecen los colores del arco iris. Símbolo de la alianza de Dios con todo el ser humano; y símbolo de la pluralidad y diversidad en la unidad de un prisma. Cuando mires este premio, querido Xavier, recuerda a tus hermanas y hermanos lesbianas, homosexuales, transexuales y bisexuales; y experimenta la unidad en el amor de un mismo Dios Creador, que nos creo en la diversidad y vio que todo era bueno.

 

Y a mis queridas y queridos hermanos de Crismhom, les invito a hacer suya estas palabras de Teresa de Calcuta, que nos sirvan de aliento y gozo para continuar nuestra misión comenzada hace dos años

 

No te detengas

Siempre ten presente que:
La piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña,
detrás de cada línea de llegada,
hay una de partida;
detrás de cada logro,
hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo;
si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas,
sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota;
cuando no puedas trotar, camina;
cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero nunca te detengas.

III Premios Arco Iris 2009

El pasado 20 de junio nuestra asociación otorgó este año el premio Arco Iris a Juanjo Broch, hasta hace muy poco coordinador del Area de Asuntos Religiosos de la FELGTB. Valenciano, militante del Colectivo Lambda, cristiano comprometido en la Iglesia de Base, miembro de Redes Cristianas, ha sido Coordinador dicha Área desde su creación.

Juan José Broch impulsó y apoyó desde sus inicios a CRISMHOM. Gracias a su apoyo, nuestra Asociación se pudo integrar de manera rápida y efectiva en la FELGTB, lo que supuso no sólo la posibilidad de disfrutar de sus locales para nuestras reuniones, sino también un voto de confianza hacia nuestro proyecto y un impulso decisivo para nuestra labor. Al otorgarle este premio reconocemos el apoyo que, en forma de asesoramiento, asistencia y amistad nos ha prestado a CRIMSHOM como Asociación desde nuestros comienzos en 2006 y, por supuesto, su enorme dedicación, esfuerzo y trabajo para integrar tanto la realidad homo-bi-transexual en la Iglesia, como la presencia de nuestra fe en nuestros colectivos LGTB.  Su trabajo y calidad humana han hecho que la realidad cristiana sea visible dentro de los colectivos LGTB.


Como muestra de su trabajo, reflejamos aquí varios enlaces acerca de algunos artículos que Juanjo elaboró sobre el tema de la integración de la fe y la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad. Podemos destacar los siguientes:

¿Puede el gay vivir su fe en la Iglesia? (artículo de Revista Vida Nueva): Clic aquí

Entrevista a Juanjo Broch en La Verdad de Murcia. Clic aquí

Y por último, algo más exótico, un artículo de "The Boston Globe" en el que la redactora entrevistó a Juanjo y a una amiga suya a propósito de la aprobación del matrimonio homosexual (hay que bajar hasta el final de la página). Clic aquí

El acto de entrega del premio tuvo lugar en la sede de la UGT en la avenida de América en Madrid. Se trató de una ceremonia sencilla, en donde el presidente de CRISMHOM y el enlace de dicha asociación con el Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB hicieron un recorrido sobre su historia en la Federación. Juan José Broch ha dedicado su labor a la lucha por el reconocimiento de las cristianos y los cristianos LGTB dentro y fuera de la FELGTB, denunciando las declaraciones homófobas, inadecuadas y carentes de sentido de algunos miembros de la Iglesia Católica. No obstante, su labor como coordinador de esta área ha incluido el impulso hacia la colaboración con grupos de Iglesia de Base aunados bajo Redes Cristianas y que se han unido en la construcción de una Iglesia plural e integradora de las realidades homosexual, bisexual y transexual. Desde la serenidad y la firmeza, Juan José ha puesto de relieve la realidad cristiana – LGTB y ha defendido la necesidad de que sea reconocida y aceptada tanto en círculos religiosos como en el ámbito de las asociaciones LGTB. 

A continuación, reproducimos el discurso que dió nuestro presidente antes de hacer entrega del premio a Juanjo Broch:

 

DISCURSO PREMIO ARCO IRIS CRISMHOM 2009


 

Querido Juanjo Broch, queridas y queridos socios de Crismhom; queridas y queridos simpatizantes y amigos, hermanos en la fe y compromiso lgtb.

Celebramos la tercera edición de la entrega del premio Arco Iris Crismhom. En la primera edición, del año 2007, entregamos el premio a dos personas, Miriam Navas y Miguel Ángel González de COGAM, por su defensa y tolerancia de la realidad cristiana dentro de los colectivos lgtb; y en la segunda edición, del 2008, fue otorgado a Xavier Pikaza por su trabajo de integración de la realidad lgtb dentro de la realidad cristina. Este año se lo entregamos a Juanjo y, permitid que así lo diga, aún se nos hace más cercano este premio, pues se lo entregamos a uno de los nuestros, a un cristiano homosexual; por ello, de alguna manera, todas y todos nos sentimos premiados e identificados.

Crismhom ha celebrado este año su II Congreso, cuyo lema "ID y anunciad el Evangelio" define el proyecto aprobado por sus miembros sobre el ser y misión de la comunidad. Hay muchos motivos para dar gracias a Dios por su presencia providente entre nosotros, signo inequívoco de que es Él quien dirige nuestra comunidad y nos va indicando el camino a seguir. Entre ellos, el aumento de personas que se acercan a nosotros, la disponibilidad de un local para la asociación como centro de vida comunitaria y de misión; el crecimiento en la fe y comunión entre los miembros de la comunidad; siendo en este momento la comunidad cristiana lgtb de referencia en Madrid. ¿Quién nos lo iba a decir aquel 3 de junio de 2006 cuando todo eran miedos y dudas?

Nos dice Jesús en el evangelio de Juan:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

1-Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador.

2-A todo sarmiento mío que no da fruto lo poda para que dé más fruto.

3-Vosotros estáis limpios por las palabras que os he hablado;

4-Permaneced en mí y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

5-Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí no podéis hacer nada.

6-Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis lo que deseéis y se realizará.

7-Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.

Este texto nos ofrece un marco adecuado para la reflexión sobre el ser y misión de nuestra comunidad. Llamados a ser fermento en medio de nuestra realidad lgtb y cristiana, hay cuatro actitudes que debemos intentar vivir personalmente y como comunidad, que son signo de nuestra unión al Señor, y a la vez, garantía de que el fruto que demos, no se debe solamente a nuestros proyectos humanos: Estas cuatro actitudes evangelizadoras son:

1.- SENCILLEZ:

Con el paso del tiempo, cualquier institución humana necesita una mayor organización y planificación de su actividad; así mismo crecen los recursos y los medios materiales indispensables para llevar a cabo su trabajo. Este proceso natural no debe desviarnos de aquellas actitudes evangélicas que hacen que nuestro testimonio sea profético. Estamos en medio de la realidad, pero debemos ser signo que haga cuestionarse a esa misma realidad. El aplauso y la conformidad de quienes nos rodean puede indicarnos la falta de mordiente evangélica de nuestra vivencia.

Debemos ser sencillos, fiarnos de la providencia del Señor, Él nos dará lo que necesitemos a su tiempo. La pobreza espiritual (saber que todo se lo debemos a Él) y la pobreza material, haciendo de nuestra sede un sitio sencillo y acogedor, harán de nuestro proyecto evangelizador un signo de que otra forma de vivir es posible, en medio de una realidad materialista y regida por la banalidad de la apariencia.

2.- TOLERANCIA:

En un mundo dividido por ideologías, intereses, faltas de diálogo, prejuicios y marginación; Crismhom debe se comunidad de diálogo y aceptación. Siempre hemos defendido la unidad en la pluralidad, Un solo corazón con diversos carismas, una sola orquesta en armoniosa melodía de diferentes instrumentos.

La tolerancia no implica no ser fieles a la verdad y a la defensa de aquellos valores que consideramos fundamentales en la defensa de la dignidad humana; pero si implica la aceptación de las personas que piensan distinto y la no exclusión de nadie por ninguna razón. El anuncio y la educación de la fe tienen mucho de amor y paciencia. Debemos evangelizar una realidad que puede disentir de nosotros e incluso tener prejuicios contra nosotros; solo la aceptación y el diálogo pueden ser instrumentos válidos.

3.- RECONCILIACIÓN

En la vida de la comunidad, es normal los roces y diferencias entre sus miembros; esto no debe asustarnos ni desilusionarnos. Sin embargo, la capacidad del perdón, que es un acto de fe no un sentimiento puramente humano, también es un signo eficaz de evangelización. Muchos se pueden preguntar ¿Por qué estos se quieren a pesar de sus diferencias?; es un signo profético de la presencia de Dios en medio de nosotros. No somos una asociación puramente humana,

El perdón proviene de Dios, y cuestiona tantas relaciones humanas heridas por la experiencia de rencor y división. Crismhom avanzando en la corrección fraterna y en la reconciliación de sus miembros, podrá testimoniar la misericordia de Dios en medio de una realidad, la lgtb, tan herida y alejada del amor inmenso de Dios debido a palabras y acciones tan desafortunadas que ha tenido la Iglesia hacia este colectivo.

4.- ALEGRÍA

No quería terminar, sin referirme a la cuarta actitud evangelizadora, la alegría que nace de la fe. Crismhom debe ser una comunidad alegre y acogedora., donde cada persona que se acerque encuentre un remanso de paz y acogida sin reservas. Alegría que se manifiesta en el trato personal, en sus celebraciones, en su trabajo, e incluso en sus dificultades.

Esta alegría no es tampoco un puro sentimiento humano; nace de la presencia de Dios, de la oración y la vivencia de fe. Alegría que debemos conservar en la dificultad, y en los momentos, que llegaran, de desánimo e incomprensión, Una comunidad triste, poco cálida en sus relaciones, no puede atraer a las personas al Dios de la alegría y la esperanza. Somos comunidad de Pascua, nacida por el impulso del Espíritu Santo.

Estas cuatro actitudes harán de Crismhom una comunidad de vida y de fe, y una comunidad misionera; Si olvidamos esta referencia de fe y evangelizadora, por muchos proyectos, locales, medios o aumento de personas, seremos una vid que no dará frutos, por que nos hemos olvidado de permanecer junto al dueño de la Vid, el Señor.

Querido Juanjo; esta es la comunidad que hoy quiere reconocer tu labor y demostrarte el aprecio hacia tu persona. Comunidad que ya es una realidad, y que quiere vivir en medio de la realidad lgtb su fe; comunidad que en poco tiempo pasará a ser de diversidad sexual, donde personas lgtb y heterosexuales vivan juntas su fe. Tu has sido un buen testigo de la integración fe y militancia lgtb; y sabemos lo difícil de esa tarea y las incomprensiones que has podido tener. Gracias Juanjo, por tu trabajo, tu testimonio, y como no, por creer en el proyecto de Crismhom desde sus comienzos y considerarnos tu comunidad cristiana en Madrid. Que Dios te premie, pues el suyo es mucho mejor premio que el nuestro, y cuenta siempre con nuestro cariño y amistad.

No sólo recibes el premio, si no también la condición de socio de honor de nuestra asociación, de esta manera te sentirás no sólo vinculado afectivamente, si no de una manera efectiva y permanente con nosotros.

Termino mi discurso con unas palabras de Monseñor Oscar Romero, mártir del amor y ejemplo de evangelizador en medio de una realidad adversa al Evangelio:

No nos cansemos de predicar el amor.

Sí, esta es la fuerza que vencerá al mundo.

No nos cansemos de predicar el amor,

aunque veamos que olas de violencia

vienen a inundar el fuego del amor cristiano.

Tiene que vencer el amor,

es lo único que puede vencer.

Gracias

Julio M.

Presidente de Crismhom

 

A continuación, Juanjo nos deleitó con su discurso de agradecimiento por haberle sido concedido nuestro premio:

 

ENTREGA DEL PREMIO "ARCO IRIS" DE CRISMHOM 2009

Discurso de agradecimiento de Juan José Broch Fernández

Quiero agradecer a Crismhom este premio que, en mi nombre, reconoce a todas las personas que han aportado su tiempo, su ilusión, su buen hacer… al servicio de la realidad creyente lgtb, fundamentalmente cristiana, a lo largo de estos seis años de existencia del Área de Asuntos Religiosos de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

Además para mí tiene una especial significación, ya que me siento muy cercano a Crismhom. He compartido con vosotros tanto el difícil tránsito que supuso la salida de COGAM como la alegría de vuestra consolidación. Asimismo con vosotros me siento en mi casa ya que me habéis abierto la puerta de vuestro grupo y me habéis ofrecido vuestra amistad en las numerosas ocasiones que he tenido que desplazarme a Madrid.

En este clima de confianza, quiero haceros dos confesiones.

Primera confesión: Cuando se iba a constituir el Área de Asuntos Religiosos (2003), desde el Grupo Cristiano del Colectivo Lambda animamos a un compañero del Colectivo Ojalá de Málaga para que fuera candidato a la Coordinación. Nuestro amigo Javier aceptó y se consiguió el consenso suficiente para elevar la propuesta a los órganos de dirección de la FELGTB. Sin embargo en el Congreso de la Federación se decidió asignarle otra responsabilidad -de ámbito internacional- y sin estar previsto inicialmente fui yo el elegido para asumir la tarea en la que he permanecido durante estos seis últimos años (hasta el pasado mes de abril).

Segunda confesión: En un primer momento yo no veía muy clara la pertenencia de grupos cristianos, o de asuntos religiosos, a organizaciones no creyentes (como es el caso del mismo Área de Asuntos Religiosos a la FELGTB o de la gran mayoría de los grupos zonales, que conforman este área, a sus respectivos colectivos lgtb).

Me parecía más lógico el modelo mayoritario existente en el resto de países del mundo. Son asociaciones cristianas lgtb de ámbito estatal, que después se organizan zonalmente.

En España, mayoritariamente, los grupos cristianos lgtb se constituyen en el seno de asociaciones lgtb -de ámbito local o regional- de carácter no religioso. Siendo teóricamente un modelo extraño tanto desde la perspectiva creyente como de la no creyente, la realidad es que, salvo contadas excepciones, como norma general este modelo ha funcionado y funciona bien.

Eso no obsta para que yo me defina como cristiano que además es homosexual y no como homosexual cristiano. Muchos de mis compañeras y compañeros lgtb no creyentes no entienden que para mí la fe es lo central en mi vida y que afecta a todas las facetas de mi existencia, también a mi orientación sexual; y que el hecho de ser homosexual, siendo muy importante, es un aspecto más.

Si hacemos un repaso a estos seis años podemos constatar que es mucho lo que hemos recibido y mucho lo que hemos aportado tanto al movimiento lgtb como a las iglesias cristianas, fundamentalmente a la Iglesia Católica al ser la mayoritaria en España. Cabe señalar que se han dado los primeros pasos en la relación con el mundo islámico, pero todo es muy incipiente como para que sea significativo.

¿Qué hemos aportado al movimiento lgtb y a la FELGTB?

1. Por desgracia el rostro de Dios queda deformado u ocultado por los posicionamientos de muchos Obispos, que no todos, o de ciertas organizaciones eclesiales que dicen hablar en nombre de Dios cuando nos condenan al ostracismo, nos tachan de pervertidos, nos tratan con desprecio, se niegan a reconocer nuestra dignidad…

Nuestra presencia en la FELGTB ha permitido acercar a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, creyentes y no creyentes, al Dios de Jesús, preocupado por la humanidad, apasionado por darnos vida y una vida en abundancia.

Asimismo hemos sido la puerta, la ventana… a través de la cual la Federación ha conocido, se ha relacionado… con esa Iglesia cercana a la realidad de los empobrecidos, los oprimidos, los que sufren, los que no cuentan para la sociedad -y en demasiadas ocasiones ni siquiera para la Iglesia oficial- y que ha optado por luchar por un mundo más justo, más libre, donde lo central sea la dignidad de las personas.

2. Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales somos objeto de la lgtbfobia, pero al mismo tiempo en el seno de nuestro mundo existen fobias hacia la gente con pluma, a la gente mayor, a las mujeres, a las personas bisexuales, a las personas transexuales, a las personas creyentes lgtb…

Pues bien, nuestra participación en el movimiento lgtb ha tenido un carácter educativo porque mucha gente ha aprendido a aceptar nuestra realidad, la creyente, como una más de las que forman el amplio abanico del mundo lgtb. Han aprendido que los creyentes lgtb no somos "aquéllas y aquéllos" sino que formamos parte de su mismo "nosotras y nosotros".

3. Desde el punto de vista estratégico nuestra mera existencia es una baza fundamental para el movimiento lgtb porque somos el argumento perfecto para desmontar la homofobia de origen religioso.

Además aportamos conocimientos teológicos, bíblicos, de la tradición de la Iglesia… que permiten cuestionar, desde la fe, todos y cada uno de los argumentos utilizados por la Iglesia oficial para negar nuestro derecho a la igualdad social, legal y religioso.

¿Qué nos ha aportado el movimiento lgtb?

1. Muchos grupos cristianos o de asuntos religiosos, de ámbito local, que forman parte del Área son pequeños y por si solos no hubieran podido existir si no formaran parte de asociaciones lgtb más grandes. A su vez la pertenencia de éstas a la FELGTB les ha ayudado a consolidarse, lo que también ha beneficiado a nuestros grupos.

Es necesario reconocer que la iniciativa de crear un Área de Asuntos Religiosos de ámbito estatal no surge de los mismos grupos cristianos zonales sino de los órganos de decisión de la Federación.

Esta nueva estructura ha supuesto una presencia en el ámbito estatal, apenas existente en la etapa anterior, que nos ha convertido en interlocutores de importantes organizaciones religiosas y medios de comunicación (televisión, radio, prensa, internet) tanto nacionales como internacionales. Asimismo los grupos locales se han fortalecido gracias al trabajo en red que hemos trabado entre todas y todos en el Área de Asuntos Religiosos.

A todo ello ha ayudado tanto el apoyo directo de la Federación (recursos económicos, oficina técnica, infraestructura…) como el prestigio y solidez de la misma FELGTB que nos ha abierto muchas puertas.

2. Para el Área de Asuntos Religiosos ha sido positivo compartir camino con personas no creyentes de la Federación pues nos han enriquecido con sus aportaciones externas a la fe, a través de las cuales el mismo Espíritu también se expresa.

Al mismo tiempo la Federación nos ha acercado a la multiplicidad de facetas que tiene la realidad lgtb y nos ha permitido conocerlas, valorarlas e incluso incorporarlas en nuestro trabajo cotidiano.

3. Ha habido muchas personas creyentes lgtb que formaban parte de las asociaciones de la Federación y que, o bien vivían fe por un lado y orientación sexual y/o identidad de género por otro o bien, en el peor de los casos, se estaban alejando progresivamente de la fe pues no creían posible compatibilizar las dos realidades.

Nuestra pertenencia a la FELGTB ha posibilitado que esas personas pudieran acercarse a nuestros grupos y enriquecieran la vida de los mismos.

¿Qué hemos aportado a la Iglesia Católica y a las Iglesias Evangélicas?

1. La existencia de grupos cristianos lgtb y del Área de Asuntos Religiosos es un cuestionamiento del posicionamiento oficial de la mayor parte de las confesiones cristianas frente a la realidad lgtb. Nuestras acciones, nuestra presencia pública… ha ido dirigida tanto a las estructuras jerárquicas como al conjunto de los fieles que desconocen la realidad de quienes vivimos de forma plena fe y homosexualidad.

2. Desde hace muchos años la Iglesia de Base se ha mostrado cercana a nuestra realidad y una parte de ella había apostado, sin reservas, por la integración de la diversidad lgtb en el seno de la comunidad cristiana. Nuestra presencia en dichas organizaciones (Comunidades Cristianas Populares, Movimiento por el Celibato Opcional, Cristianas por el Derecho a Decidir, Somos Iglesia, Redes Cristianas…) ha servido para que todo este ámbito eclesial haya asumido como propia la lucha por nuestra dignidad y nuestros derechos en la Iglesia y en la sociedad civil.

3. En la Iglesia Católica existe un elevadísimo número de organizaciones que cuentan con el reconocimiento oficial de los órganos eclesiales correspondientes -con el que no cuenta una buena parte de la Iglesia de Base- y muchas de ellas no se identifican con ciertos posicionamientos de la Jerarquía eclesial. De entre estas últimas quiero destacar las entidades -algunas con un largo recorrido y con un peso específico muy importante- que de una forma más o menos pública consideran que el planteamiento oficial de la Iglesia frente a la homosexualidad no es el adecuado y se muestran abiertas al diálogo y a una búsqueda conjunta de la verdad con quienes vivimos esa realidad.

A lo largo de estos años, y de forma discreta, desde el Área de Asuntos Religiosos hemos celebrado diversas reuniones con algunas de estas organizaciones. En los encuentros mantenidos les hemos mostrado cómo vivimos fe y orientación sexual y cuáles son los principios desde los que nos situamos, hemos compartido el análisis de la realidad eclesial… Y nos hemos encontrado una cálida acogida, respeto, receptividad y la voluntad de seguir avanzando en el diálogo.

¿Qué nos ha aportado la Iglesia Católica y las Iglesias Evangélicas?

Hemos recibido aquello que es central para todas nosotras y nosotros, la fe, nuestra identidad de hijos e hijas de Dios, y además una comunidad donde vivir, alimentar y celebrar todo ello.

No podemos menos que dar gracias por la Iglesia, porque sin esa comunidad trasmisora de la fe, no hubiéramos conocido al Dios de la Vida que nos ama profundamente y que nos invita a construir un mundo más justo.

No sería justo si en este balance no hiciera patente esas sombras, algunas muy profundas, que todavía hoy están presentes en el ámbito eclesial y en el movimiento lgtb respecto a las personas y organizaciones creyentes lgtb. La discrepancia es propia de la naturaleza humana, pero lo que me duele especialmente es cuando se nos juzga desde la visceralidad, el desprecio, el prejuicio que anula cualquier aportación que podamos realizar…

Esto se produce en ciertos sectores de nuestras hermanas y hermanos lgtb, aunque cada vez son menos gracias tanto a la convivencia y conocimiento generado por nuestra presencia en el movimiento lgtb como a tantos y tantas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que han entendido nuestra realidad y la defienden como expresión de la diversidad lgtb. Sin embargo he de señalar que todavía queda camino por allanar y en ello estamos empañados lgtb creyentes y no creyentes.

Sin embargo quiero destacar como especialmente grave la irracionalidad que se produce en ciertos sectores de las jerarquías de las iglesias cristianas, sobretodo la católica, que han realizado ataques furibundos y descarnados contra nosotras y nosotros ignorando dimensiones básicas como son el amor de Dios y el respeto a la persona. La gravedad de su posición no está sólo por la influencia que tienen en el seno de las respectivas confesiones, sino por el peso específico que tienen en la sociedad en general y en el poder político en particular.

Si bien las sombras existen y tenemos que seguir trabajando para erradicarlas, yo prefiero quedarme con las situaciones gozosas, de diferente calibre y pertenecientes a diferentes ámbitos, que nos han animado y nos empujan a seguir adelante a pesar de las dificultades.

  • Tras una incansable lucha social y política, liderada por la FELGTB, se ha conseguido, entre otras muchas cosas, por un lado el derecho al matrimonio homosexual y por otro lado las reformas legales en el ámbito civil y el sanitario en todo lo referido al reconocimiento de los derechos de las personas transexuales.
  • Al día de hoy, son muchas las personas y asociaciones lgtb que aceptan plenamente la realidad creyente lgtb como una expresión de la diversidad lgtb.
  • En nuestros grupos cristianos y de asuntos religiosos se han ido incorporando progresivamente las lesbianas y se van acercando las primeras personas transexuales. Como signo de normalidad podemos señalar que hay grupos que están o han estado coordinados por lesbianas y que la vicecoordinación del Área la asume también una lesbiana.
  • Al principio en el Área de Asuntos Religiosos éramos dos, una idea aprobada en un Congreso de la FELGTB y yo. Hoy existe un equipo de trabajo que asume las tareas de forma corresponsable y que no se resiente por los cambios naturales en su seno, al tiempo se ha creado una red entre los diferentes grupos del Área que potencia y mejora el trabajo local y el estatal…
  • En el ámbito creyente institucional quiero destacar los primeros pasos dados en el acercamiento al mundo musulmán, los contactos más estables con el mundo cristiano evangélico, el diálogo iniciado con organizaciones católicas abiertas a la realidad lgtb creyente y la acogida plena y sin reservas de la plataforma católica "Redes Cristianas".
  • Y lo más gozoso ha sido constatar cómo gracias a los grupos y al Área de Asuntos Religiosos, mucha gente vive de forma plena y en paz dos realidades fundamentales en su vida, su fe y su orientación sexual o identidad de género. Y todo ello gracias a Dios.

A lo largo de estos años yo no he sido más que un instrumento de Aquél que me llamó a implicarme, con más gente, en el movimiento creyente lgtb, primero desde el Grupo Cristiano del Colectivo Lambda de Valencia y después en el Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB. Esta decisión, que me llevó a dejar otras realidades eclesiales y sociales en las que estaba implicado, se produjo tras un periodo de discernimiento que concluyó en unos Ejercicios Espirituales.

He dejado la Coordinación del Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB, tras seis años en dicha tarea, desde el convencimiento de que son sanos los relevos tanto para las organizaciones como para las mismas personas que ocupan dichas responsabilidades. Porque la misión no es nuestra sino de Aquél que nos ha enviado.

Madrid, 20 de junio de 2009

IV Premios Arco Iris 2010

El sábado día 19 de junio tuvo lugar la ceremonia de entrega del IV Premio Arco Iris CRISMHOM en la sede de la entidad. Este premio, concedido por la Comunidad de cristianas y cristianos de Madrid homosexuales lgtb (Crismhom), quiere reconocer la labor de las personas o institucines que han luchado por la realidad cristiana LGTB. Este año recae en e José Luis Cortés (Málaga, 1945), conocido dibujante de viñetas en revistas y libros de carácer religioso en su mayoría, y autor de varias obras (todas ellas agrupadas en la Biblioteca Cortés, ed. PPC).

Su primera defensa pública de la realidad de los cristianos homosexuales fue muy precoz, en 1976, cuando nadie hablaba sobre este tema y la homosexualidad aparte de ser un pecado innombrable, era un delito penado con la cárcel. Fue entonces cuando Cortés tuvo el valor de incluir a un homosexual en la primera comunidad de Jesús en su libro "Un Señor como Dios manda". Ese fue sólo el principio: en multitud de viñetas Jose Luis Cortés ha hecho referencia a esta cuestión como una de las incoherencias más evidentes de nuestras Iglesias. Algunas de ellas pueden encontrarse en sus libros "Un Dios llamado Abba", "Dios y su gente", "El Señor de los amigos" y "Agustín, el del corazón inquieto". En estas y otras obras, Cortes se posiciona claramente a favor de la libertad para amar que Dios quiere para nosotros. Presenta la sexualidad de forma sencilla como uno de los mejores dones que poseemos, y no como un instinto pernicioso contra el que haya que luchar.

Es sobre todo en su obra "Tus amigos no te olvidan" donde se posiciona claramente y sin medias tintas a favor del derecho del colectivo LGTB a ser parte de la Iglesia con los mismos derechos que el resto. Dedica un capítulo entero a esta cuestión, titulado "Los que sienten distinto". En este capítulo desmonta todos los argumentos que tradicionalmente han esgrimido nuestras Iglesias para excluir y condenar a este colectivo.

Dada la popularidad del autor, y la enorme difusión de su obra, ésta ha sido seguramente uno de los mejores altavoces con los que han podido contar las presonas LGTB cristianas en nuestro país a lo largo de estos años. Por la valentía mostrada por el autor y por su apoyo a la causa, la comunidad de Crismhom ha decidido otorgarle el IV Premio Arco Iris, que sin duda merece. Su obra ha tenido una gran difusión. Otros autores tienen reflexiones mucho más elaboradas y desarrolladas. Sin embargo, la teología de Cortés se expresa en sencillas viñetas. Pero estas se venden más que cualquier otro libro de teología y se fotocopian hasta la saciedad en hojas parroquiales y demás materiales pastorales, llegando mucho más lejos que otros discursos. Cortés ha hecho mucho por la visibilidad del tema homosexual en una gran variedad de ámbitos eclesiales. Y el cambio de mentalidad empieza por atreverse a hablar de las cosas. ¿Cuántos cristianos habrán empezado a cuestionarse prejuicios sobre la homosexualidad al leer algún libro de Cortés?

 
Discurso de agradedimiento del premio Arco Iris de CRISMHOM a cargo de la presidencia de la asociación
 
Hoy nos hemos reunido para reconocer y dar gracias a José Luis por empeñarse en mostrar a todos la imagen de Abba, el Dios cercano, el Papá cercano. No un Padre con maletín, gabardina y paraguas, sino un Papá cercano, en bata y zapatillas. Hoy te damos gracias especialmente por quererse hacer medio de Dios, para mostrarnos ese rostro próximo de Abba, al colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales.

Gracias por mostrarnos a "Un Señor como Dios manda"; tu libro en el que quisiste situar a un homosexual en la primera comunidad de Jesús. Uno como otro cualquiera, con toda la normalidad y espontaneidad del mundo. No eran entonces tiempos fáciles. Allá por los años setenta, a algunos los metían en la cárcel por ser homosexuales.

Gracias, José Luis, por expresarte con la sencillez de una viñeta. Esas que miran los niños con una sonrisa en los labios. Dice el evangelio: "Gracias Padre, porque ocultaste todas estas cosas a los sabios y entendidos y se las mostraste a la gente sencilla". Hoy podemos decir, gracias José Luis, porque tú también elegiste mostrarte de forma sencilla. Porque para mostrar el rostro de Abba, no se necesitan grandes discursos, sino la imagen de la bondad, la generosidad sin límites y la ternura de una Madre que se hace omnipresente: la imagen del mismo Dios.

Gracias, José Luis, por tu buen humor. Por hacernos reír también. Porque la risa inspira alegría y el desenfado hace olvidarse de uno mismo. El buen humor esponja el corazón y nos posibilita amar a los que nos rodean. Es una oleada de aire fresco que nos hace respirar y expandirnos.

Gracias, José Luis, por marcarnos un camino, por entregarnos un testigo para anunciar a este Abba a otros muchos que no le conocen y que tan alejados en ocasiones están de Él. Gracias por tu particular carisma lleno de sencillez y alegría. Entre ellos, hoy especialmente queremos comprometernos en mostrar a Abba a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales.

Dice el profeta Isaías (Is 50,4-9): "El Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento". Hoy queremos encontrar una voz inspirada y sencilla como la tuya, José Luis, que nos permita acertar en cómo decir al abatido una palabra de aliento.

Hoy querría animar también a la comunidad de CRISMHOM, que en Pentecostés cumplió su cuarto aniversario, a la búsqueda de la unidad y el diálogo en la diversidad. Cuando Jesús se despedía de sus discípulos antes de ser condenado, se dirigía al Padre con estas palabras: "Padre Santo, no sólo ruego por ellos, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú , Padre, en mí, y yo en ti; que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado" (Jn 17,20-26). La unidad de CRISMHOM es por tanto voluntad y encargo de Dios mismo para que el mundo crea que es Él quien nos ha enviado. Es preciso poder manifestar de forma visible esa unidad. El diálogo para la lograr la unidad no pretende la homogeneidad, sino la convivencia y respeto de todas las realidades personales sin que ninguna tenga que renunciar a su propia identidad.

Decía Mercier: "Para unirse hay que amarse. Para amarse hay que conocerse. Para conocerse hay que encontrarse. Para encontrarse hay que buscarse". Hoy me invito a mí mismo y a todos nosotros a tomar el testigo de José Luis para buscarnos, conocernos y amarnos y encontrar una voz única e inspirada, llena de sencillez, alegría y buen humor para poder acertar a decir al abatido una palabra de aliento.

Hemos comenzado con una oración porque la oración es el alma de la unidad y el diálogo. Es el motor de toda vida interior cristiana. Yo termino mi discurso con otra, del evangelio de Juan:


"Padre, este es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas antes de la fundación del mundo. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer y les daré a conocer tu Nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos, como también yo estoy en ellos" (Jn 17,20-26).

 
Discurso de José Luis Cortés tras la recepción del premio
 
 
Empezaré, naturalmente, dando las gracias por este Premio que ustedes me conceden. Si me permiten una ironía, ¡qué mal deben de estar las cosas para darme este premio precisamente a mí!

Desde que Chema me adelantó la noticia de que me concedían este galardón, yo me he venido preguntado el por qué de esta elección. Según me dicen, sería porque en mi obra hay, aquí y allá, referencias positivas a la vivencia de la homosexualidad dentro de la comunidad cristiana. (Déjenme aclarar, de paso, que yo no soy un ilustrador "profesional", en el sentido de que no me dedico a la ilustración como modo de vida. Para mí ha sido siempre una actividad marginal, de fines de semana; aunque eso no quiere decir que no sea importante, en algunos casos más importante que mi propia actividad profesional).

Efectivamente, en más de una ocasión el tema de los homosexuales (y en un caso, que recuerde, las lesbianas) ha aparecido en mis viñetas, generalmente en asuntos que tenían que ver con la amplitud de miras dentro de la comunidad cristiana. Confieso que casi siempre había también una voluntad de provocación. Por ejemplo, es muy distinto que Jesús pregunte "¿Ninguno te ha condenado?" a una mujer cogida en adulterio, que se lo pregunte a un homosexual: ¿Nadie te ha condenado? (en el evangelio, la mujer responde: "Ninguno". El homosexual podría haber respondido: "Sí, Señor: me han condenado todos: el cura, el obispo, el pariente, el jefe, la sociedad, etc).

Luego, en "Tus amigos no te olvidan" dediqué un capítulo entero a los homosexuales. La tesis de ese libro (que es una versión libre de "Los Hechos de los Apóstoles") es que la Iglesia se hizo grande, creció, precisamente porque no se encerró en sí misma (ni en el templo, ni en la religión de los judíos, con sus dogmas y sus ritos y su pureza de sangre, ni siquiera se limitó al ambiente religioso), sino que se fue abriendo, siguiendo la orden de Jesús, a todo el mundo: primero a los de Jerusalén, luego a los samaritanos, luego a los paganos... y hasta los confines de la tierra. El capítulo de la apertura a los homosexuales, que está montado a partir del episodio del eunuco ministro de la corte de la reina Candace de Etiopía, termina con una reflexión que es el texto más largo que yo he escrito nunca sobre ese asunto. Ese texto circula por Internet y es, al parecer, la causa de que el libro no aparezca ya en la publicidad ni en el catálogo de PPC, la editorial que publicó el libro.

Ahora bien, no acabo de ver qué mérito tiene que yo haya hecho en mi obra algunas referencias positivas a la homosexualidad. Más bien debiera reprochárseme que solo haya hecho "algunas". Desde mi punto de vista, es como si hubiera hecho referencias positivas al hecho de ser zurdo o de haber nacido en Belmonte de Tajo. ¿Qué hay más natural que hablar en positivo de la homosexualidad?
Sí, de acuerdo, todos sabemos que no es así, que en la Iglesia sigue siendo más raro que corriente hablar bien de la homosexualidad. Como se dice en ese texto del libro, "Nunca en la historia del cristianismo se dedicó tanta artillería contra un colectivo en base exclusivamente a su peculiar forma de sentir"
 
Según eso, podría interpretarse que el mérito que yo pudiera tener para recibir este premio sería que me he "atrevido" a tocar este tema, y tocarlo de modo positivo, cuando lo habitual es lo contrario. O, como diría un castizo, "que le he echado un par de huevos".
Es decir, que el premio me sería dado por un supuesto "valor" o "atrevimiento" en escribir y dibujar cosas que normalmente no se dicen. Pero les confieso que esta no me parece una razón justa. No creo que yo merezca un premio por osar donde otros no osan. Yo no soy nada valiente, aunque llevo más de treinta años (desde que pinté en la misma cama a la Virgen con san José) "atreviéndome" a decir cosas que no están bien vistas (pero que yo, en cambio, que soy miope, veo diáfanamente). En una memorable ocasión fui llevado a los tribunales por "ultrajes a la religión católica", y les aseguro que lo pasé fatal.

Lo que sí tengo claro es que yo no quiero dedicar tiempo ni energías a luchar contra la jerarquía eclesiástica, contra su habitual oscurantismo y, en definitiva, su falta de inteligencia. Me parece tiempo perdido y hasta contraproducente, porque, al considerarlos como "el enemigo", les estamos dando una autoridad que no se merecen. Como he dicho muchas veces, la jerarquía es un servicio, un carisma dentro de la comunidad cristiana, como tantos otros. A veces con mayor responsabilidad, como el padre que cuida de sus críos, pero nada que otorgue un mayor poder o distinción dentro de una comunidad de iguales. Y si ese carisma se usa mal, no hay que respetarlo ni hacerse cómplices con el error. Con sus tomas de postura fanáticas, cierta jerarquía (con la española a la cabeza) no solo traiciona el carisma que le ha correspondido dentro de la comunidad, sino que, de hecho, como cualquier cristiano infiel, se coloca fuera de una Iglesia cuya esencia es una visión misericordiosa de la realidad. La Iglesia cristiana no está donde está la jerarquía, sino donde está Cristo. Ciertos curas, ciertos obispos y ciertos papas son verdaderamente "hermanos separados", están de facto fuera de la Iglesia, del Pueblo de Dios. Más que combatirlos, habrá que com-padecerlos. Y, en ningún caso, entrar en su juego, pensando que ellos encarnan el proyecto de Dios: Dios puede sacar jerarcas hasta de debajo de las piedras. No seamos niños temerosos, porque se nos ha dado un espíritu de libertad que dentro de nosotros grita: "¡Padre!".

Dejando, pues, de lado la polémica, a la que no vale la pena dedicar demasiadas energías, so pena de reducir la vida de nuestras comunidades a un pim pam pum estéril, ¿a qué viene este premio? Yo quisiera que este premio me reconociera más bien una insistencia en algo que creo que sí es clave en el evangelio: la renovación del mundo se va a producir si potenciamos la vida plena del hombre (y de la mujer), la exasperación de todo de lo que somos capaces. No habrá reino de Dios mientras no nos saquemos de dentro lo que desde dentro puede crecer. Ni ritos externos, ni dogmas, ni templos (bien sea el Garizim o el de Jerusalén o el de Torreciudad); ni prejuicios sociales, ni costumbres inveteradas ni orden injusto. El cambio del mundo es cuestión de grandeza. Y yo he dibujado que algunos homosexuales, así como algunas prostitutas, y algunos pobres y algunas mamás... son ejemplos de grandeza de corazón sin aspavientos. En este caso sí puede tener sentido reconocer con un premio a quienes insistimos, contra viento y marea, en esa grandeza que cimenta y justifica la comunidad de Jesús: la grandeza de lo pequeño, de lo exquisito, de lo profundo, de lo creativo, de lo nuevo, de lo diferente. Para nada lo institucional, un armario claustrofóbico. "¡Sal fuera!", oímos.

Yo no soy de los que creen que todas las prostitutas, por el hecho de serlo, son pozos de misericordia; ni que los pobres son todos ricos en bondad; ni que los homosexuales son mejores que los heterosexuales. Pero sí creo que, en una sociedad hedonista y consumista, con pautas de comportamiento hipócritas y masificadas, las minorías concientizadas son un reclamo a una forma de ser más auténtica, más basada en lo que de verdad cuenta. Esa creo que fue también la razón por la que Jesús trabajó con minorías. Las minorías son las únicas capaces de renovar el mundo. ¿Por qué iban a querer cambiar el mundo las mayorías que, por definición, están asentadas y viven ya tan ricamente instaladas en un mundo injusto que, justo porque es injusto, crea minorías y las margina?

No quiero abusar de su tiempo, pero voy a concretar mis palabras para aplicar todo lo anterior al seno específico de la comunidad eclesial, puesto que el premio viene de una Asociación de Homosexuales Cristianos. En concreto: ¿Por qué creo yo que la Iglesia, la comunidad de Jesús, necesita a los homosexuales, y los necesita en cuanto tales (no si renuncian a su naturaleza de homosexuales)?

1ª. En primer lugar porque los homosexuales (mal que les pese a algunos homófobos) son criaturas de Dios, seres creados a su imagen y semejanza. Como dice la Biblia: "Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios los creó, hombre y mujer los creó" (Gén 1, 27). Es decir, la semejanza con Dios no consiste en ser hombre o mujer, puesto que Dios no es hombre ni tampoco mujer, sino ser hombre-mujer, es decir, capaz de todos los sentimientos, de toda la gama de matices de la sexualidad y de los afectos (hombreymujer los creó). Cuando uno está convencido de la importancia de ser, muchos adjetivos calificativos (ser tal cosa o tal otra) pierden importancia. ¿Cómo se puede defender tan rabiosamente la vida de los que aun no han nacido y luego no defender rabiosamente la vida de los que han nacido, solo por el hecho de que han nacido con otra orientación sexual? Sé muy bien que para hacerlo se echa mano de una supuesta orientación "contra naturam" de la homosexualidad. Parecen ignorar que si fuéramos seguidores estrictos de la naturaleza, nos pasaríamos el día machacándonos unos a otros, siguiendo nuestra natural tendencia a la violencia, o entregándonos de hoz y coz al hedonismo que ella misma tanto condena. "No permitáis a la naturaleza más que lo que la naturaleza necesita –dice Shakespeare en El rey Lear- y la vida del hombre será tan insignificante como la de las bestias".

2. En segundo lugar, el documento que justifica la existencia de la comunidad cristiana, el evangelio, es todo él un canto a las minorías, a lo diferente. "¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y pierde una, no deja a las 99 para ir a la busca de la que le falta?", "¿Y qué ama de casa que extravía una moneda no barre toda la casa hasta dar con ella?", ¿Qué padre no acoge con fiesta, y prepara el major cabrito en honor del hijo diferente, mientras que no hace lo mismo con el hijo modelo que ha permanecido en casita, fiel todo el tiempo? El mismo Cristo, independientemente de su orientación sexual, que no conocemos ¿no es un modelo de diferente, de minoría? ¿Y no anduvo siempre rodeado de gente marginada? Este argumento no necesita más demostración. Solo una lectura viciada del evangelio ha podido desfigurarlo.

3. Y todo esto no por benevolencia o por compasión, sino porque –en tercer lugar- los homosexuales, al constituir una minoría dentro de la comunidad cristiana, como dentro de la sociedad, tienen la potencialidad de ser fermento para la masa.
 
Ya hablé antes de la potencialidad de las minorías. Creo que los propios homosexuales cristianos no son siempre conscientes de esta fuerza suya revolucionaria, a veces deseosos de ser admitidos en la gran mayoría, interiorizando los esquemas de exclusión. Vergonzantes, desarrollando un carisma que ellos, como el resto del pueblo de Dios, ha recibido para ponerlo al servicio de la comunidad: el carisma de la diferencia. Porque nadie enciende una lámpara para ponerla debajo de la cama.
 
De los cristianos de la mayoría no se puede esperar mucha renovación. (Y tampoco, claro, de los que pastorean a esta mayoría: a ellos les gustaría vernos cada día más mayoría a todos, más uniformes, más perfil bajo, abortando cualquier brote de creatividad, aunque fuese en nombre de quien dijo "Yo hago nuevas todas las cosas").
 
¿Qué tipo de fermento están obligados a aportar a la comunidad cristiana los homosexuales? A mi juicio, un anticonformismo con el orden/desorden establecido, reclamando la primacía de lo utópico frente a lo tópico, la primacía de la plenitud frente a las miopías, la primacía del corazón que, como todos sabemos, tiene razones que la razón desconoce.
Es decir, que ser una minoría es para los homosexuales cristianos no un baldón, sino una responsabilidad, un compromiso. Un don que hay que poner al servicio de la comunidad. "La juventud del mundo" llamaba a la homosexualidad Pasolini, un homosexual lúcido (aunque un poco gruñón). Y bien sabemos lo necesitada que está la Iglesia de la sal de la renovación.

4. La cuarta razón por la que la Iglesia, entendida como comunidad de Jesús, no puede excluir a los homosexuales de su seno se debe al hecho de que, aunque presionados y a menudo ridiculizados, muchos homosexuales hacen afirmación pública de su amor, un amor que se atreve a decir su nombre.
 
Paradójicamente, en una Iglesia cuya ley –según ella misma dice- es el amor, defender el amor, el amor de verdad, el amor sentido desde la entraña, contra viento y marea (y los vientos en contra son fuertes, y las mareas son fuertes), se ha convertido en causa de condena. ¿No debería la Iglesia más bien tomar ejemplo de estas personas que están dispuestas a sacrificar tanto (a veces la propia familia, los amigos, la estima social, el trabajo...) por no renunciar a su amor? La Iglesia estará muy necesitada de gente para quienes el amor sea, de verdad, importante y fuerte, gente que ponga el amor en la cabecera de sus prioridades, que vaya con el amor por delante. Cosa que, por desgracia, no podemos decir de la mayor parte de los eclesiásticos, que jamás hablan del amor (del amor de verdad, me refiero), ni sabemos si se han enamorado alguna vez ni a quién dedican los mejores de sus sentimientos.
Por eso hace mal aquel que, amando de verdad a su hermano (o aquella que amando de verdad a su hermana), no lo hace público, y priva a la comunidad del ejemplo de un amor con frecuencia heroico. ¡Qué Iglesia hemos tolerado, en la que la gente tiene que andar ocultando sus amores! Y pensar que en otros tiempos se decía de nosotros: "Mirad cómo se aman"...

Y así podríamos seguir dando razones por las que la Iglesia no solo no debería marginar a los homosexuales en su seno, sino, bien al contrario, tomarlos como ejemplo y como anuncio de futuro.

5. Pero terminaré con un quinto punto, que expongo no sin algo de ironía. La quinta razón por la que la Iglesia no debe prescindir de los homosexuales es por el empeño y la tozudez de estos en seguir siendo hijos de la Iglesia. Ignorados, menospreciados, atacados durante siglos, estos tontos aun quieren seguir formando parte de la Iglesia que, como una madrastra desnaturalizada, los aleja de sí. Durante dos mil años la Iglesia oficial ha condenado a los homosexuales, los ha apartado de su seno, los ha quemado en hogueras con hinojo, los ha entregado a los tribunales... Pedían pan y ni siquiera les dieron una piedra. Y sin embargo, a pesar de todo, ellos siguen ahí, dale que te dale, defendiendo su derecho a ser cristianos.
 
¿No debería la comunidad cristiana admirar esta capacidad de aguante, esta fortaleza y esta insistencia, en unos tiempos en los que el pueblo de Dios, anegado en el aburrimiento y la desidia, está abandonando en manada las iglesias? ¿No debería reconocer de una vez, como el poeta: "¡Oh!, cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí. ¡Qué triste desvarío!"?

Si la Iglesia (en primer lugar la jerarquía, pero también en buena parte el pueblo de Dios) no es capaz de o no quiere comprender todo esto, es que no está en sintonía con Dios. Quien lleva la voz cantante en la Iglesia no son los obispos, ni los movimientos apostólicos, ni la masa informe de católicos sociológicos, sino quienes son capaces de cantar mejores canciones, canciones verdaderas, más evangélicas, sean niños o viejecillas, sean heterosexuales u homo.

¡Ojalá que mis dibujos sirvieran para "poner las cosas en su sitio"! Quiero decir, para ayudar a devolver al evangelio su auténtico sabor, su orden de prioridades, su realismo y su toque de magia. Y también, ojalá, para levantar el ánimo de quien lo necesite, recordándole que nosotros no somos "gente de Iglesia", sino gente de Dios. Como decía Francisco, el de Asís, "que donde haya tristeza ponga yo alegría", y donde haya miedo ponga yo coraje. Ojalá.

Y ahora sí que termino, recordando una frase que Marguerite Yourcenar, otra lúcida lesbiana, pone en boca de su Adriano y que ustedes sin duda conocen. Decía el emperador: "Me sentía responsable de la belleza del mundo". Yo les animo a que todos nos sintamos responsables de la belleza de la Iglesia, de la renovación de la comunidad cristiana, con madurez, cada uno fiel al don que ha recibido de Dios, de quien nos viene todo don.
 
Probablemente, pocos colectivos son capaces de aportar a la Iglesia tanta belleza y tanta sensibilidad como el de los homosexuales.
Dejemos por eso de contentarnos con las tinieblas del "armario" eclesiástico y salgamos a la luz, como dejó escrito Isaías: "Ya no necesitarás que el sol te alumbre de día, ni que la luna te alumbre de noche, porque yo, el Señor, seré tu esplendor" (Is. 60, 19)

Muchas gracias.
 
 
Una semana después de recibir el premio, José Luis Cortés nos hizo un regalo que nos llegó al corazón. Se trata de lo mejor que él sabe hacer: sus viñetas. Sí, el regalo fue una viñeta especialmente dibujada y dedicada para nuestra asociación. A continuación la compartimos con todos vosotros. Nuevamente, muchas gracias, José Luis, por todo ...
 

 

V Premio Arco Iris CRISMHOM 2011

El viernes 1 de julio de 2011, CRISMHOM celebró la entrega de su V Premio Arco Iris al diario EL PAÍS, por su reportaje “El ala gay de la iglesia madrileña” que se realizó no sólo con valentía, sino con gran fidelidad a los testimonios expresados por los socios.  Este premio se concede a personas o instituciones que se hayan destacado por la defensa de la realidad LGTB+H (lésbica, gay, transexual y bisexual + heterosexual) cristiana.

El viernes 1 de julio de 2011, CRISMHOM celebró la entrega de su Premio Arco Iris, en un ambiente de cordialidad y acogida, como ya es tradicional en nuestro Colectivo.

La ceremonia de entrega fue conducida con gran profesionalidad por Ramón M., que aportó su experiencia en parecidas lides, y contó con la colaboración de Christian P. que elaboró una presentación introductoria, tras la cual, tomó la palabra nuestro presidente.

Xavier F. recordó en su discurso la importancia de este premio como acto de reconocimiento a aquellas personas e instituciones que se han destacado en la defensa de la realidad LGTB+H cristiana, y recordó el camino lleno de dificultades pero también de satisfacciones, recorrido por CRISMHOM desde su fundación hasta la entrega de esta quinta edición del Premio Arco Iris CRISMHOM, que este año ha recaído en el diario EL PAÍS, por su reportaje “El ala gay de la iglesia madrileña” del cual, Xavier F. subrayó no sólo su valentía, sino también su gran fidelidad a los testimonios expresados por los socios que participaron en la entrevista, siendo el resultado final un veraz reflejo del sentir de nuestra Comunidad y de la difícil misión que hace ya un lustro asumimos con determinación.

Recogió el premio en nombre de EL PAIS, la autora del reportaje, Inés Santaeulalia, que agradeció a CRISMHOM su valentía y destacó el compromiso que ha caracterizado desde siempre a su diario con todas aquellas causas sociales que, no por minoritarias son menos justas ni menos dignas de defenderse.

Desde aquel día en que su instinto profesional le indicó, al pasar por casualidad por la calle Barbieri, que tras las puertas de la sede de CRISMHOM “había una historia que merecía ser contada”, fueron varios los pasos que le fueron conduciendo hasta la realidad, tan poco conocida, de las cristianas y cristianos cuya sensibilidad afectiva es diferente a la de la mayoría heterosexual, pero que, lejos de alejarse de la Iglesia, han dado un paso adelante en su compromiso con el Evangelio de Cristo.

El premio Arco Iris CRISMHOM está representado por un prisma de cristal capaz de descomponer la luz en todos los colores del arco iris, colores que simbolizan todas las formas de sentir y pensar, por cuyo respeto en la sociedad y en las distintas iglesias cristianas, trabajamos día a día desde nuestra Asociación. Junto a este prisma, Inés Santaeulalia recibió un ejemplar de la obra Tus amigos no te olvidan, cuyo autor, nuestro querido José Luis Cortés, fue premiado el año pasado con este mismo galardón, y al cual, desde aquí queremos agradecer su generosidad y su integración en nuestra comunidad como socio de honor, compromiso que a lo largo de este año ha asumido con absoluta fidelidad, llenándonos de alegría y orgullo, y que esperamos tenga continuidad con él y con Inés y el diario EL PAIS, de aquí en adelante.

El broche final lo puso el cantautor Luis Guitarra (en la imagen), cuyas letras expresaron a la perfección mucho de lo que nos une en este proyecto en torno al Evangelio de Cristo y los derechos LGTB+H, y cuya música arrancó los aplausos finales con que se cerró el acto de entrega del premio, al cual dio paso un cóctel en cuya preparación participó toda la Comunidad, bajo la inestimable organización de Julio y Elena.

 

Discurso del presidente dirigido a Inés Santaeulalia, que en representación de El País, recogió el V Premio Arco Iris CRISMHOM

Hola, buenas tardes, queridos hermanos y hermanas de Crismhom, amigos y simpatizantes, muchas gracias Inés, Ramón, Christian y Luis.

Hoy no es un día más para Crismhom, cuando echamos la vista atrás y vemos el camino recorrido a muchos nos puede parecer algo increíble, estoy seguro que a los socios fundadores de Crismhom, algunos de ellos aquí presentes, que hace cinco años imbuidos de una gran fuerza y determinación tomaron la decisión de crear Crismhom, no llegaron a pensar que hoy, en este día, hubiésemos recorrido este gran camino. Pero, no nos debe extrañar, porque para El Señor, ese Dios Amor que nos impele, nos sacude y nos mueve nada hay imposible ‘Ven y verás’ le decía Felipe a Natael y, aquí nos ha traído Jesús, aquí estamos disfrutando de las maravillas que él obra en el corazón de los hombres y mujeres de Crismhom y, de todos los hombres.


Crismhom es una comunidad unida, diversa y plural, tanto sociológica como ideológicamente, que siempre ha estado abierta al mundo que nos rodea, porque sus miembros lo estamos. Nosotros, que nos sentimos diferentes, muchas veces incomprendidos por las instituciones de las iglesias a las que pertenecemos y, a veces también por parte de la sociedad, hemos desarrollado una cierta capacidad para ponernos en el lugar del otro, de entender mejor lo diferente, lo diverso y, con ello en definitiva desarrollamos también la capacidad de abrir nuestros corazones y, desde los ojos del corazón, desde el Amor, ver a Dios, en cada persona, cada hombre y mujer que nos rodea.

En este caminar para integrar desde la normalidad y cotidianeidad, nuestra fe, nuestra vida y, nuestra diversidad sexual, Crismhom es, ha sido y será un pilar fundamental que el Señor cuida y guía. Porque, como dice tu canción Luis ‘Nosotros también anduvimos los caminos de la desilusión, de la desesperanza, del odio y el rencor. Y navegamos en mil mares y nos empapamos de azul; y en todos los lugares nos acompañabas Tu, Señor’, muchas gracias Luis por estar hoy aquí, no te puedes imaginar lo que te lo agradecemos.

En Crismhom creemos que otro mundo es posible, otra sociedad más pendiente y centrada en el otro, en las que las formas importan y mucho y, ese deseo de cambiar desde la realidad individual y comunitaria de cada uno de nosotros lo compartimos con muchas otras personas de buena voluntad en el mundo. Es quizás por ello que este año hemos decidido entregar el premio Crismhom al diario ‘El País’ porque tenéis una larga trayectoria de seguimiento y defensa de nuestro colectivo y, vinisteis y os fijasteis en nosotros y, gracias a vosotros muchos hombres y mujeres, gays, lesbianas y transexuales, del colectivo LGTB+H, han venido a conocernos y quedarse con nosotros y eso es una sociedad tan desatomizada es una gran noticia, Una Buena Nueva.

Gracias Ines, por haberte fijado en nosotros, por haber respetado nuestras declaraciones y haber transmitido de una forma tan fidedigna nuestro parecer y nuestro sentir, te tenemos en nuestro corazón y queremos que te sientas como una más de nosotros, aquí tendrás siempre tu casa. Nuestras vidas ya no van a ser las mismas y, queremos compartir una parte de ella también contigo. Y ya, para terminar quiero compartir con todos vosotros este poema de la
Premio Cervantes y gran poetisa Cubana Dulce María Loynaz Amor es ...
 

Amar la gracia delicada
del cisne azul y de la rosa rosa;
amar la luz del alba
y la de las estrellas que se abren
y la de las sonrisas que se alargan...
Amar la plenitud del árbol,
amar la música del agua
y la dulzura de la fruta
y la dulzura de las almas dulces....
Amar lo amable, no es amor:

Amor es ponerse de almohada
para el cansancio de cada día;
es ponerse de sol vivo
en el ansia de la semilla ciega
que perdió el rumbo de la luz,
aprisionada por su tierra,
vencida por su misma tierra ...

Amor es desenredar marañas
de caminos en la tiniebla:
¡Amor es ser camino y ser escala!
Amor es este amar lo que nos duele,
lo que nos sangra bien adentro ...

Es entrarse en la entraña de la noche
y adivinarle la estrella en germen ...
¡La esperanza de la estrella! ...

Amor es amar desde la raíz negra.
Amor es perdonar;
y lo que es más que perdonar,
es comprender...
Amor es apretarse a la cruz,
y clavarse a la cruz,
y morir y resucitar ...

¡Amor es resucitar!

Xavier F.

VI Premio Arco Iris CRISMHOM 2012

La asociación Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales LGTB+H CRISMHOM, ha concedido a Religión Digital el VI Premio Arco Iris de CRISMHOM. Este premio quiere reconocer la labor de las personas o instituciones que han luchado por la realidad cristiana LGTB (Lésbica, Gay, Transexual y Bisexual), que hayan destacado en la normalización del hecho LGTB dentro del ámbito religioso, o colaborado a la normalización del hecho cristiano dentro del colectivo LGTB.

 
Consideramos que Religión Digital es merecedor de esta distinción y en particular por las figuras de José Manuel Vidal y Jesús Bastante. Por su labor en defensa de las personas LGTB y por todo el cariño que han demostrado hacia esta realidad. Religión Digital se ha convertido en referencia indiscutible de la información religiosa en castellano. Y en sus paginas, se ha dado voz a nuestra realidad y a nuestra comunidad. Es por estos motivos por los que se ha querido concederles este premio.
 
La entrega del Premio tuvo lugar el viernes 22 de junio en la sede de CRISMHOM de la calle Barbieri 18, en Madrid, a las 8 de la tarde. Acudieron Lucía e Irene en representación de José Manuel Vidal (sus dos hijas) y Jesús Bastante. Para escuchar en formato audio los discursos de presentación, presidente y los premiados, pulsar aquí.
 
 
Bienvenida
 
Buenas tardes y bienvenidos a la sede de la Comunidad de Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales CRIMSHOM - LGTB+H - Comunidad de diversidad sexual. Hoy nos hemos reunido para hacer entrega del VI premio Arco Iris de CRISMHOM a José Manuel Vidal y Jesús Bastante. Antes que nada, os agradecemos a todos vuestra cordial presencia y que hayáis escogido acompañarnos para este acto singular que llevamos celebrando desde la fundación de CRISMHOM hace seis años.
 
Antes de comenzar el acto propiamente dicho, queremos invocar la presencia del Aquel que nos ha convocado y animado durante estos seis años: queremos traer junto a José Manuel y Jesús la presencia de Dios mismo con un breve momento de oración.
 
Oración
 
"Padre Santo, no sólo ruego por ellos, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti; que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
 
También les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos y tú en mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que tú me has enviado y los has amado como me has amado a mí.
 
Padre, este es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas antes de la fundación del mundo. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer y les daré a conocer tu Nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos, como también yo estoy en ellos" (Jn 17,20-26).
 
 
Presentación de los candidatos
 
José Manuel Vidal es uno de los profesionales de la información religiosa con mayor experiencia de España. Autor de varios libros e innumerables artículos, es el corresponsal religioso del diario El Mundo de Madrid y director de periódico Religión Digital.
 
Jesús Bastante es igualmente un incansable profesional de la información religiosa y gran colaborador de José Manuel Vidal, que dice de él: "Jesús nunca fue un hombre de trincheras y eso se reflejaba en su información. Una información siempre equilibrada, seria y centrada. Y siempre respetuosa con la Iglesia y con la jerarquía, sin dejar de ser profesional".
 
José Manuel Vidal, nació en 1952 en Sobrado del Obispo (Orense). Estudió Filosofía, se licenció en Teología y en Sociología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Doctorado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, conoce por dentro y por fuera a la institución eclesial de la que lleva escribiendo desde hace más de veinte años, primero en el semanario Vida Nueva y, después, en el diario El Mundo. Es también director y fundador del periódico Religion Digital que es el principal portal de información religiosa en España y un gran referente fuera de España en español. Prueba de su calidad, obtuvo en 2009 el premio Unamuno. Alguno de sus libros de más difusión son "Los dineros de Dios", "Karl Theodor Dreyer" o "Benedicto XVI". 
 
Jesús Bastante Liébana (Madrid, 1976) es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Desde enero de 2000 fue responsable de información socio-religiosa del diario ABC hasta 2008 que comenzó como fundador y miembro del Consejo Editorial de Religión Digital. Columnista de la revista 21 RS, colabora como experto en la revista "Tiempo" y en diversos programas de televisión (Telecinco y CNN+) y radio.
 
Jesús colabora con Cáritas como profesor en la Escuela de Tiempo Libre de Cáritas (Madrid) y es ponente habitual en cursos sobre periodismo religioso y también cursos para responsables de prensa en el ámbito diocesano. También colabora con otras asociaciones como Mensajeros de la Paz.
 
En lo literario, Jesús ha publicado varios libros de ensayo, que van desde lo biográfico, "Setién, un pastor entre lobos" o "Benedicto XVI, el nuevo Papa", al periodismo de investigación, como es su "Los curas de ETA".
 
Miembro de la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (Apir), ha sido ponente en diversos congresos sobre periodismo e Iglesia, así como en cursos para delegados de medios diocesanos y responsables de comunicación de congregaciones religiosas.
 
 
Sobre el Premio Arco Iris CRISMHOM
 
Sobre el Premio Arco Iris de CRISMHOM, este premio quiere reconocer la labor de las personas o instituciones que han luchado por la realidad cristiana LGTB, que hayan destacado en la normalización del hecho lgtb dentro del ámbito religioso, o hayan colaborado a la normalización del hecho cristiano dentro del colectivo LGTB.
 
 
 
Palabras del presidente de CRISMHOM
 
Hola, buenas noches, boas noites
 
Estimados hermanos y hermanas de Crismhom, invitados y prensa.
 
Estimados hermanos Jose Manuel y Jesús:
 
Ya hace tiempo que os consideramos hermanos nuestros, ya nos lo dijo Jesús cuando le dijeron están ahí tu madre y tus hermanos y el contestó mi madre y mis hermanos son los que cumplen la voluntad del Padre y, vosotros la cumplís cuando dais testimonio de que el amor puede hacer reino en el corazón de dos hombres o de dos mujeres. Jesús se pasó su vida dando testimonio del amor, ese es vuestro testimonio y el nuestro también, gracias hermanos.
 
Hoy de una manera formal materializamos este hermanamiento, porque los gestos y las palabras son importantes, los nuestros también lo son, ser Cristiano para nosotros es acción, es un hecho vivencial y, este Ser vivencial está lleno de gestos de amor y ternura, hoy esta entrega de premio es un gesto, uno más de nuestras vidas, que tratamos de vivir con coherencia y fidelidad a nuestro corazón, fidelidad a Jesús.
 
En una sociedad cada vez mas escasa de referentes morales y de valores éticos en nuestra clase política e institucional y, también para nosotros escasa de referentes en una iglesia que nos habla desde el dogma, que impone fardos pesados, a veces más centrada en su impronta e influencia en los otros, mas centrada en juzgar que en Amar, nos resulta difícil nuestro caminar, nos sentimos huérfanos, es por eso que testimonios como el vuestro nos iluminan, nos reconfortan y nos hacen pisar con pasos más firmes cada vez en nuestro caminar de comunidad cristiana LGTB+H.
 
Nosotros como cristianos también nos sentimos iglesia, pero de otra forma, tratamos de ser fieles a Cristo, de ser coherentes en nuestro día a día con lo que sentimos dentro en todos los planos de nuestra vida, el afectivo también y, construir Reino, llevar el Amor allá por donde pasemos. Jesús nos enseñó que en la Vida es muy fácil cambiar de dirección y eliminar prejuicios cuando uno entrega su corazón al Amor, al Señor, este es nuestro mensaje para el mundo y para nuestras iglesias también, gracias por compartirlo y anunciarlo con nosotros Jose Manuel y Jesús.
 
Os damos las gracias a vosotros y a Religión Digital por vuestra labor en defensa de las personas LGTB y por todo el cariño que habéis demostrado hacia nuestra realidad. Religión Digital se ha convertido en referencia indiscutible de la información religiosa en castellano. Y en sus páginas, habéis dado voz a nuestra realidad y a nuestra comunidad. 
 
La difusión de frases como las que siguen, abren caminos y normalizan la realidad LGTB en el entorno eclesial y religioso, donde se nos cierran tantas puertas:
 
Xavier Novell: "Es posible ser cristiano y experimentar una orientación homosexual", Religión digital, febrero de 2012.
 
Jesús Bastante: "La homosexualidad no es un delito", "Oponerse a la despenalización universal de la homosexualidad con el peregrino argumento de que ello podría abrir la “peligrosa” puerta a la legalización de los matrimonios entre personas homosexuales en todo el mundo no resulta de recibo", Religión digital, diciembre 2008.
 
Nuestro premio tiene la forma de un prisma transparente, por el que pueden pasar todos los colores por diversos motivos:
 
El Arco Iris, con sus diferentes colores representa la belleza de la pluralidad en la unidad. Pluralidad de pensamiento, libertad de expresión de palabra y acción, y todo ello enmarcado en la unión de corazones y proyectos de historias personales unidas en la lucha por la defensa de nuestros derechos y reconocimiento de nuestra dignidad como personas lgtb.
 
El arco Iris es un abrazo de todas las realidades sociales, de todas las razas, pensamientos políticos, es un abrazo al género humano sea cual sea su identidad. Supone la no exclusión, el diálogo que construye, el esfuerzo del entendimiento mutuo.
 
El arco Iris es una Alianza de Dios con los seres humanos; es una Alianza de los seres humanos entre ellos, es una alianza para evitar que la injusticia, el sufrimiento y el sin sentido acampe en nuestra tierra.
 
Aparte de dicho prisma, os hacemos entrega del pin de la asociación y una copia de nuestros estatutos, ya que el premio incluye la mención de socio de honor de nuestra asociación.
 
Discurso de Jesús Bastante
 
Buenas noches a todos y a todas:
 
Muchísimas gracias por estar aquí y por permitirnos formar parte hoy de esta comunidad. Hoy estamos haciendo iglesia. Cuando dos o más se reúnen en su nombre, aquí está Él. Lo dijo Jesús. Y aquí estamos todos reunidos en su nombre, con lo cual estamos haciendo iglesia. Y estamos haciendo la misma iglesia que hacen otros que no nos consideran a muchos parte de ella. Yo voy a ser muy breve porque Irene me sufre en las entrevistas. Ella tiene que transcribir y sabe que me enrollo demasiado. O sea que voy a intentar no enrollarme mucho. Pero sí me gustaría decir unas cuantas cosas. Como esto es una celebración me gustaría hacer una petición de perdón y después una acción de gracias. En primer lugar, os quería pedir perdón porque aunque este premio reconoce cosas que desde Religión Digital hemos hecho, es bien cierto que todavía nos queda a nosotros como medios de comunicación, como parte de ese entramado que son los medios de comunicación, mucho trabajo por hacer para que la información sobre esta realidad sea una información absolutamente normalizada. Tendemos todavía a considerar a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales dentro de la iglesia como personas que tienen que superar un problema. Al igual que cuando hablamos del no acceso de la mujer al sacerdocio, también lo planteamos como un problema al mismo nivel que otros problemas que sí pueden serlo por personas que han sufrido algo y han tenido cualquier tipo de fracaso en ese sentido y creo que son realidades diferentes. La mujer no puede acceder al sacerdocio no porque tenga ningún problema sino porque hay una norma que lo impide. Las personas con orientación sexual diferente a lo que es lo ortodoxo tampoco pueden participar plenamente, pero no es ningún problema. No tenéis, no tenemos ninguno, ningún problema por querer a una persona o dejar de querer a otra, por tener una distinta orientación. Jesús vino a este mundo a darnos, a ofrecernos, a proponernos un mensaje de amor y de inclusión; probablemente por eso le mataron. Probablemente por eso, a muchos nos critican y nos intentan echar a un lado. Y por eso también quiero pediros perdón, porque muchas veces, en algunas ocasiones, todos hemos podido caer en esa tentación. Al menos, no haber podido llegar hasta el final en determinadas luchas. Os quiero pedir perdón por nuestra iglesia. Yo me considero parte de la iglesia, de aquellos que seguimos o intentamos seguir a Jesús y como iglesia soy igual de responsable que el cardenal Rouco o el papa de Roma respecto a muchas cosas. Tenemos funciones diferentes pero como miembros de esa iglesia, como seguidores de Jesús, cada uno tenemos nuestros talentos (yo soy un enamorado de la parábola de los talentos) y creo que mal haríamos si sólo echamos la culpa a lo mal que lo hacen otros y enterramos nuestros propios talentos porque dejamos atrás nuestra responsabilidad. En ese sentido muchas veces, desde los medios de comunicación (que sabéis que en muchas ocasiones lo que vende es el morbo, la mala noticia, lo escabroso incluso) también cometemos errores con vuestro colectivo y con otras realidades. Como es una celebración, después de la petición de perdón, me gustaría hacer una acción de gracias. En primer lugar a José Manuel Vidal, que no está aquí hoy, que como ya habéis dicho está muy bien representado por Irene y por Lucía, por haber tenido la magia de poder haber creado hace once años Religión Digital, cuando nadie creía que internet pudiera ser no ya un negocio, sino una posibilidad de llegar a algún sitio. Hoy, por fortuna o por desgracia, la información religiosa no se entendería en nuestro país sin Religión Digital. Cualquier cosa que nosotros publicamos, inmediatamente está en los despachos de los obispos, en las congregaciones y en muchísima gente que quiere acercarse a una información que en los medios de comunicación tradicional, cada vez está circunscrita a lo morboso o a los huecos de la realidad (hay muy poco espacio para la información religiosa). José Manuel Vidal ha hecho posible este milagro, lo sigue haciendo día a día, es un enfermo del trabajo (no para, a mí me tiene agotado ...). Pero está consiguiendo muchísimas cosas, y entre ellas, poder hacernos hoy merecedores de este premio, que es evidentemente mucho más suyo que mío, pero que yo acepto con muchísimo reconocimiento hacia nosotros y hacia él. Os quiero dar las gracias a vosotros porque hoy habéis demostrado y lo lleváis demostrando desde hace mucho tiempo, que lo que nos une es Jesús. Lo que nos une es ese hombre que vino hace mucho tiempo a este mundo y que nos trajo un mensaje de amor, de responsabilidad, de compromiso, de eficacia, de saber estar en el mundo y de no avergonzarse por ser lo que somos. Me encanta esto que habéis dicho de LGTB+H, porque a partir de ahora, ya que soy socio de honor, me vais a ver mucho por aquí. Porque vamos a poder celebrar la vida, vamos a poder celebrar el sacramento y vamos a poder comprobar cómo Jesús resucitado está con nosotros día a día como cada vez que nos reunimos en su nombre: Él está ahí. Jesús nos trajo una propuesta de vida (viene reflejado en los evangelios, en su vida y en su obra). Yo me quedo con las bienaventuranzas, además de con los talentos.
 
Viniendo para acá, leía de un compañero que ha escrito algo que dice así: "bienaventurados seréis cuando os insulten, os persigan. Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande (eso son las bienaventuranzas). Y aquí en la tierra también. Nuestra recompensa aquí en la tierra también, porque tenemos que construir ese mundo mejor desde aquí. Os doy las gracias porque nos dais ejemplo de que eso también es posible dentro de una iglesia en la que lamentablemente, la cuarta que va del bolsillo de la cartera a la bragueta es lo que más preocupa. Preocupan mucho más las condenas, preocupa mucho más el dinero y en  muy pocas ocasiones nos encontramos en nuestra jerarquía, personas que hablen de inclusión, personas que hablen de propuesta, personas que hablen del gran mandamiento que Jesús nos dejó que es el del amor. Jesús no vino a condenar a este mundo. Jesús vino a proponer (lamentablemente Él sería condenado precisamente por esto). Y hoy estamos haciendo iglesia y es lo más bonito que yo me llevo de lo que estamos viviendo ahora. Yo ya voy a terminar ya. Sólo os voy a comentar una breve pincelada personal. Os quiero hablar de mi mejor amigo. Mi mejor amigo se llama Luis Miguel, tiene cuatro meses más que yo, nacimos y crecimos juntos, hemos llevado vida de parroquia hasta que tuvimos que abandonar la parroquia juntos. Él es homosexual, él tuvo muchos problemas en su momento en nuestra parroquia en Getafe (de hecho tuvo que salir de allí). Tiene sida, esta más o menos controlado, vive ahora en Barcelona. Recuerdo que hace unos meses, fui a visitarle y nos fuimos a la Basílica de Santa María del Mar. No sé si la conocéis. Es una basílica preciosa que es protagonista de una novela fantástica ("La catedral del mar") y estuvimos allí hasta que nos echaron porque era horario de cierre. Recuerdo que estábamos en silencio y se puso a llorar. Se puso a llorar porque veía que estaba allí en una iglesia donde no siempre podía participar, donde no siempre se podía sentir a gusto y donde pensaba que probablemente nadie le rezaría cuando él muriera solo, como dice que morirá. Y nos quedamos allí llorando los dos en silencio un rato. Y yo este premio se lo quiero dedicar a Luis Miguel, por la fe que nos une, por la amistad que nos une y porque es mentira ese sentimiento que tiene. Es real que lo tenga, pero no es verdad. Afortunadamente y vosotros lo demostráis, siempre habrá personas en cuyo rostro veamos reflejado a Cristo y en cuyo rostro veamos reflejada una sonrisa, una caricia, una mano tendida. Y él la va a tener. A mí, yo sé que no va a faltarle; al menos mientras yo tenga fuerzas. Muchas gracias a todos y vamos a seguir celebrando la vida.
 
 
Hasta que nos dé tiempo a transcribir las palabras de una de las hijas de José Manuel Vidal que tuvo la amabilidad de venir a recoger el premio, podéis escucharlas de viva voz en el siguiente enlace.

VII Premio Arco Iris CRISMHOM 2013

El premio Arco Iris CRISMHOM, quiere reconocer la labor de las personas o instituciones que han luchado por la realidad cristiana LGTB (Lésbica, Gay, Transexual y Bisexual), que hayan destacado en la normalización del hecho LGTB dentro del ámbito religioso, o colaborado a la normalización del hecho cristiano dentro del colectivo LGTB. En su séptima edición, este premio se concede a la Comunidad Cristiana La Esperanza de Alcorcón, perteneciente a la IERE (Iglesia Española Reformada Episcopal de comunión anglicana). En medio del debate interno que las Iglesias de la comunión Anglicana mantienen en torno a la orientación sexual y a la ambigüedad o el abierto rechazo de los Pastores de esta confesión cristiana, la comunidad "La Esperanza" de Alcorcón ha mantenido una postura profética tanto en las palabras, como en la acogida abierta que han hecho a las personas homosexuales. Y no sólo eso, sino que han sido pioneros en la organización de las I Jornadas sobre Fe y orientación sexual (para ver los contenidos, pulsar aquí) con gran éxito de público y con importantes ponentes del mundo académico y teológico. La sesión estuvo amenizada por las canciones de Juan Guitarra y los cuentos de Carmen Sara Floriano.
Por tanto, se concede el premio Arco Iris CRISMHOM a esta comunidad, por el testimonio profético de formar una comunidad inclusiva dentro de la Iglesia anglicana, su defensa pública de la compatibilidad entre fe y orientación sexual y por su trabajo en el debate por la normalización de la vivencia de la fe cristiana en las personas homosexuales.
 
Queridos todos y todas: Conocedores y partícipes, en muchos casos, del dolor y del sufrimiento de tantos hermanos y hermanas debido a su condición sexual, hemos pensado y decidido en junta parroquial, dedicar los próximos sábados a abordar en profundidad la realidad de la homosexualidad y la respuesta de la iglesia. Queremos ser sinceros y confesar que muchas veces no somos ni nos comportamos como auténticos seguidores de Jesús de Nazaret, estando prontos a la crítica y a la condena y lentos, e incluso inmóviles, a la acogida y el reconocimiento. Reconocemos que muchas veces optamos por la actitud ambigua e hipócrita para no vernos salpicados por las consecuencias de una acción más allá de lo “políticamente correcto”. Sabemos y hemos conocido que en algunas de nuestras parroquias han habido personas homosexuales, y es posible que las sigua habiendo, pero hemos preferido ocultarlo mientras no fuera estrictamente necesario su abordaje, en cuyo caso hemos aplicado toda la contundencia “legal” de lo que creemos ser coherente con la “sana doctrina”. Queremos por tanto animar a todos y todas a buscar una auténtica conversión como único camino para el encuentro fecundo entre personas, todas creadas a imagen y semejanza de Dios, y para la liberación de los miedos y prejuicios con respecto a aquellos/as que son diferentes y piensan distinto a nosotros. Creemos que desde el punto de vista evangélico no es posible la exclusión y el rechazo, por tanto iniciamos esta vía de acceso hacia una pastoral solidaria, de acogida y de esperanza para todos.
 
En la fe de Cristo la Comunidad de la Esperanza os saluda y os desea lo mejor.
 
Hace 50 años, solo unos pocos ‘iluminados’ en nuestro colectivo, demasiado pocos quizá, se atrevían a soñar que la época del cambio estaba cerca. Pero el cambio ya está presente, en medio de luchas, lentamente pero sin tardar, las personas LGTB estamos recobrando la dignidad y los derechos que los ‘maestros’ de la moral y los bien pensantes nos habían quitado.
 
Sin embargo, hoy son pocos otros iluminados, los que se atreven a pensar un cambio en nuestras respectivas Iglesias. Respecto a nuestro colectivo todo parece oscuridad, distancia y miedo en las Iglesias. Pero no todo son tinieblas en este camino, en esta lucha. El Premio Arcoíris 2013 es un rayo de esperanza de que este cambio está llegando, y llega como irrumpe el Reino de Dios: como una gracia, sin hacer ruido, en pequeñas comunidades que se ponen a seguir el camino de Jesús, en su seguimiento, y encontrándose con los preferidos del Reino de Dios: aquellos que son excluidos por la sociedad y las Iglesias.
 
Sí, el cambio en nuestra Iglesias está ya irrumpiendo, de manera silenciosa pero imparable. Aun así, el Reino de Dios sufre violencia, violencia de aquellos que no quieren cambiar sus mentes; violencia de aquellos que son incapaces de descubrir la novedad de la fraternidad universal, de la no violencia y de la no exclusión.
 
La lucha sigue, no nos quedemos dormidos ni rezagados. El sufrimiento de tantos hermanos nuestros víctimas de la homofobia en nuestras Iglesias no nos deja en la comodidad de esperar la irrupción del Reino, sino que nos pone en el camino de hacerlo realidad. El mundo tal cual Dios lo soñó: hombres y mujeres iguales, heterosexuales, homosexuales, bisexuales, lesbianas, transexuales, intersexuales, todos sentados en la misma mesa, en el amor y la entrega, sin separaciones ni exclusiones, sin padres ni madres, ni jefes ni maestros. Este mundo (iluminado por el arcoíris, que soñó Dios, que soñamos lo seguidores y seguidoras de Jesús, y todos los hombres y mujeres de buena voluntad) se atisba ya, y se hace real de alguna manera en la Comunidad Cristiana La Esperanza.
 
Nuestro premio lleva el nombre de Arcoíris. ¿Qué significa este símbolo para nosotras y nosotros?
 
El Arcoíris, con sus diferentes colores representa la belleza de la pluralidad en la unidad. Pluralidad de pensamiento, libertad de expresión de palabra y acción, y todo ello enmarcado en la unión de corazones y proyectos de historias personales unidas en la lucha por la defensa de nuestros derechos y reconocimiento de nuestra dignidad como personas LGTB.
 
El Arcoíris es un abrazo de todas las realidades sociales, de todas las razas, pensamientos políticos, es un abrazo al género humano sea cual sea su identidad. Supone la no exclusión, el diálogo que construye, el esfuerzo del entendimiento mutuo.
 
El Arcoíris es una Alianza de Dios con los seres humanos; es una Alianza de los seres humanos entre ellos, es una alianza para evitar que la injusticia, el sufrimiento y el sin sentido acampe en nuestra tierra. Por ello, nuestro premio tiene la forma de un prisma transparente, por el que pueden pasar todos los colores.
 
Diccionario de la RAE
arcoíris.
1. m. Fenómeno óptico que presenta en forma de arco de bandas concéntricas los siete colores elementales, causado por la refracción o reflexión de la luz solar en el agua pulverizada, generalmente perceptible en la lluvia. MORF. pl. invar. Los arcoíris.
 
Génesis 9
Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo: He aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros; y con todo ser viviente que está con vosotros; aves, animales y toda bestia de la tierra que está con vosotros, desde todos los que salieron del arca hasta todo animal de la tierra. Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la Tierra. Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos: Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la Tierra. Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la Tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne. Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la Tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la Tierra.
 
Información de la Comunidad Cristiana La Esperanza - Alcorcón - Madrid - España. (FACEBOOK) 
Descripción: Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE). Comunión Anglicana.
Horario del culto: Domingos a las 12:00 – Iglesia San Saturnino
Plaza de los Príncipes de España s/n, Alcorcón, Madrid.  Metrosur: Parque de Lisboa.
 
- A través de la práctica cristiana queremos mejorar la forma en que las personas nos relacionamos.
 
- Preferimos usar la investigación crítica, documentarnos, y valernos de la experiencia y riqueza de cada ser humano para entender mejor el texto bíblico.
 
- Queremos vivir a Dios.
 
- Todas y todos somos y sois aceptadas y bienvenidas, bienvenidos, no importa tu origen, tu género, tu raza, tu acento, tu identidad u orientación sexual... tenemos los mismos derechos... entre nosotras y nosotros hay personal administrativo, maquinistas de trenes, personal de limpieza, trabajadores sociales, vigilantes, arquitectas, traductores, militares, quienes buscan empleo, jubiladas y jubilados, solteras y solteros, separadas y separados, casadas y casados, en pareja, personas de diferentes nacionalidades y colores, heterosexuales, lesbianas, homosexuales, quizás bisexuales, a veces intersexuales, personas agnósticas que buscan, personas ateas que disfrutan de la compañía de las y los demás, quienes proceden de una trayectoria católica, quienes lo hacen de una protestante, quienes han desarrollado su fe en iglesias reformadas, personas de fe judía...formamos una comunidad muy diversa y plural.
 
- Queremos hacer visible el Reino de Dios entre todos.
 
- Preferimos la búsqueda de la verdad y el libre cuestionamiento a cualquier imposición dogmática.
 
- Poner énfasis en las acciones y valores de nuestra sociedad que ayudan a los que tienen dificultades y son más débiles.
 
- Tener un mundo más justo y solidario.
 
- Desde una perspectiva cristiana ofrecemos un trato abierto y acogedor hacia todos los seres humanos y el planeta en que vivimos.
 
- Buscamos tener una fe adulta que evoluciona, que tiene en cuenta los tiempos en los que vivimos, la forma de sentir y ser de las personas que están a nuestro alrededor.
 
- Creemos que conocemos más y mejor a Dios a través de la enseñanza y vida de Jesucristo.
 
- ¡¡Y no te insistiremos en que te pongas de nuestra parte para que te sientas incluida/o!!
 
- Repensemos juntos a Dios, revisemos nuestra teología y estemos atentos a los signos de los tiempos. Busquemos la gracia en la gratuidad de Dios y no en los dogmas. Podemos preguntarnos en lugar de quedarnos en absolutismos. Reconocemos que hay partes de la biblia que se han usado de forma prejuiciosa y violenta y queremos dar un nuevo enfoque y poner los textos en su contexto.
 
- Te esperamos en la Comunidad de La Esperanza. ¡Hasta Pronto!
 

VIII PREMIO ARCO IRIS CRISMHOM 2014

VIII PREMIO CRISMHOM 2014

El sábado 14 de junio a las 19 horas tuvo lugar el acto de entrega, en nuestro local de la calle Barbieri, del VIII Premio Arco Iris de CRISMHOM. En esta ocasión se lo concedimos al PROGRAMA DE INFORMACIÓN Y ATENCIÓN A HOMOSEXUALES Y TRANSEXUALES DE LA COMUNIDAD DE MADRID. 

Este premio lleva el nombre de Arco Iris. ¿Qué significa este símbolo para nosotras y nosotros?

El Arco Iris, con sus diferentes colores representa la belleza de la pluralidad en la unidad. Pluralidad de pensamiento, libertad de expresión de palabra y acción, y todo ello enmarcado en la unión de corazones y proyectos de historias personales unidas en la lucha por la defensa de nuestros derechos y reconocimiento de nuestra dignidad como personas lgtb. El arco Iris es un abrazo de todas las realidades sociales, de todas las razas, pensamientos políticos, es un abrazo al género humano sea cual sea su identidad. Supone la no exclusión, el diálogo que construye, el esfuerzo del entendimiento mutuo. El arco Iris es una Alianza de Dios con los seres humanos; es una Alianza de los seres humanos entre ellos, es una alianza para evitar que la injusticia, el sufrimiento y el sin sentido acampe en nuestra tierra. Por ello, nuestro premio tiene la forma de un prisma transparente, por el que pueden pasar todos los colores. Después del mismo se realizó un pequeño ágape con los agasajados.

Al final de los discursos encontrás el vídeo de Youtube y fotos.

En los archivos adjuntos (al final de la página) encontrarás:

1. POWER POINT (donde se realiza un recorrido por los premiados en las siete ediciones anteriores) para descargar.

2. Discurso  de Don Oscar Manuel, Secretario de la Junta Directiva de CRISMHOM para descargar.

3. Discurso de Doña Carmen Pérez Anchuela de la Consejería de Asuntos Sociales para descargar.

4. Discurso de Don Isidro García en nombre del equipo del PIAHT para descargar.

5. Presentacion del Maestro de Ceremonias para descargar.

6. Archivo de Audio para descargar pulsa AQUI.

DISCURSO DE DON OSCAR MANUEL, SECRETARIO DE CRISMHOM, PARA LA VIII ENTREGA DEL PREMIO ARCO IRIS 

Nos encontramos en la VIII Edición del Premio Arco Iris de CRISMHOM, acto con el que concluimos un año más de nuestro recorrido como Asociación. El sábado pasado, día de Pentecostés, nuestra Comunidad de Cristianas y Cristianos Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales y heterosexuales cumplió ocho años de andadura. Durante este período hemos elaborado y llevado a cabo un Proyecto movido por el Espíritu Santo. Todo lo que nos inspira, lo que nos mueve cada día, lo que constituye en centro de nuestra vida, es la vivencia del Evangelio. En él no encontramos condena de ningún tipo, sino el mandamiento de querer a nuestros semejantes y hacer presente la buena noticia, al Dios que nos ama por encima de todo, que nos creó iguales y a la vez diversos.

Como ha comentado Julio en la presentación, nuestro galardón nació con el objetivo de reconocer la labor y el esfuerzo de entidades y personas que, como nosotras y nosotros, trabajan por la normalización de una realidad antaño vista difícil de conjugar: la de mujeres lesbianas, hombres gays, mujeres y hombres bisexuales y mujeres y hombres transexuales que se sienten llamados por Dios a vivir su realidad personal y cristiana con plena libertad. Con este premio hemos distinguido a activistas de nuestros derechos, como Miriam Navas y Miguel Ángel González (COGAM) y Juanjo Broch (ARR);  periódicos de tirada nacional, como EL PAÍS, que han reflejado nuestra doble realidad de una manera respetuosa y cercana, sin sensacionalismos. Hemos premiado a teólogos como Xavier Pikaza, que nos muestran al Dios que está locamente enamorado de nosotros y que nunca expresó ningún tipo de condena hacia nuestra condición; a comunidades cristianas inclusivas como la Comunidad Cristiana la Esperanza de Alcorcón que trabajan por normalizar nuestra realidad como cristianas y cristianos LGTB. Y a ilustradores de la talla de José Luis Cortés y periodistas como Jesús Bastante y José Luis Vidal que, a través de sus ilustraciones y su manera de tratar la noticia, han colaborado en nuestra lucha por una sociedad sin fobias a la vivencia simultánea de una realidad religiosa, de orientación sexual y de identidad de género sin culpas. No obstante, esta VIII Edición es un hito dentro de la historia de nuestro Premio. Es la primera vez que distinguimos a un servicio gestionado por nuestra comunidad autónoma, formado por un gran equipo de profesionales que ponen lo mejor de sus aptitudes y conocimientos al servicio de aquellas personas que en algún momento de su vida y por su realidad afectivo-sexual o de género necesitan de un apoyo y una mano amiga. Nos referimos, como no, al Programa de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid.

Esta entidad, conocida con las siglas PIAHT, nació en el año 2002 con el objetivo de ofrecer a la población LGTB un recurso de atención integral y especializada que facilitase a este sector de la población su autoaceptación y su integración social. Se trata de un servicio público pionero en España que ofrece atención jurídica y psicológica, técnicas para superar problemas en el entorno laboral, familiar y escolar, y la autoaceptación de la propia homosexualidad También brinda apoyo y atención a madres y padres para la aceptación de la condición sexual de sus hijos. Dicha aceptación familiar y personal, los conflictos de pareja, las peticiones de asilo junto con temas relacionados con el VIH son las principales cuestiones que se atienden desde esta oficina. Como dato estadístico, comentar que el mayor número de casos se han atendido en el área de atención psicológica, el cual ha sido superior a diez mil. El servicio no solo atiende a madrileños sino que asesora a muchísimas personas de otras comunidades autónomas y países como Cuba o Venezuela, donde la diversidad sexual sigue provocando rechazo social.

Un dato a destacar es que la Universidad estadounidense de Pensilvania, considerada una de las más prestigiosas del mundo, eligió el PIAHT para formar a sus alumnos de la Facultad de Derecho que cursan el Programa Internacional de Derechos Humanos. Esta colaboración ha permitido a los estudiantes que han realizado prácticas allí conocer en profundidad y de primera mano cómo funciona, lo cual convierte a este servicio en un referente tanto a nivel nacional como internacional

En los últimos años, nuestra realidad en España se ha visto más protegida y se ha producido un avance en nuestros derechos que pocos países han igualado. De pasar de ser considerados por las leyes delincuentes y enfermos hemos podido obtener, gracias a la lucha de muchas y muchos activistas que nos han precedido, una equiparación en derechos civiles, que se escuche nuestra voz y no ser considerados personas de segunda clase. Sin embargo, aún quedan abundantes restos de odio y fobia fruto de prejuicios que no se han superado. Siguen existiendo casos de niños y jóvenes acosados por sus compañeros de clase, hombres y mujeres que se ven obligados a huir de casa por el rechazo de su familia; personas que se encuentran en exclusión laboral porque no se les ve como “normales”. Hemos sufrido en demasiadas ocasiones el hecho de tener que invisibilizarnos en nuestros lugares de residencia, trabajos, familias, parroquias, comunidades… por el miedo al rechazo. Y todas estas situaciones que nos causan estrés e infelicidad vienen provocadas por miedos fundados en el desconocimiento de nuestra realidad. Recelos que provocan que se nos discrimine únicamente tomando en cuenta una parte de lo que somos. Se nos coloca una etiqueta perversa, y se obvia que somos seres humanos con nuestras vivencias, experiencias, habilidades, aptitudes, sentimientos, afectos… Somos homosexuales, bisexuales y transexuales, personas con el deseo de amar, ser correspondidos, aceptados y con el anhelo de construir una sociedad en la que quepamos todas y todos.

Por eso, este servicio público es tan importante, porque trabaja en pro de la sensibilización y concienciación de los ciudadanos acerca de nuestra condición, parte inseparable de nuestra identidad como seres humanos, lo que ayuda a superar prejuicios y evitar situaciones discriminatorias por razón de la orientación sexual o de identidad de género. A pesar de todo lo que se ha conseguido, todavía es necesario concienciar en la igualdad de derechos y oportunidades. Aún hace falta erradicar fantasmas del pasado que siguen deformando una visión realista de nuestra condición.

Las personas que formamos CRISMHOM, que aunamos la realidad LGTB y el sentimiento cristiano de la esperanza en el Evangelio, nos encontramos, además, doblemente discriminadas por nuestra realidad afectivo-sexual y por nuestra fe en determinados ámbitos. Siguen existiendo sectores que no asumen que podamos crecer en la fe, basándose en el prejuicio de que todo lo religioso es contrario a la realidad LGTB. Y todavía se continúan lanzando mensajes faltos de caridad desde determinadas jerarquías de muchas iglesias; mensajes que nos duelen y que no muestran al Dios amoroso que puso un toque de color al crearnos como seres diversos y únicos. Como dice nuestro Proyecto como asociación, tenemos a la vez un don y una tarea. Don porque somos sarmientos de la viña del Señor entre las personas LGTB, y tarea, la de normalizar una realidad que es querida e importante para Dios.

Y ese don y esa tarea que el Señor nos ha encomendado también la vemos en vuestro equipo. Sois un referente en el campo de la atención a las personas LGTB. Sois ayuda para mucha gente que lo ha necesitado, un punto de apoyo para muchas personas que se ven perdidas.  

Habéis sido de gran ayuda para muchos miembros de CRISMHOM. Y eso os hace merecedores de nuestro premio. Habéis prestado un apoyo psicológico para su crecimiento como personas. Son muchas las experiencias positivas que nos han llegan de vuestro trabajo. Y todas coinciden en que ha sido un impulso para evolucionar, mejorar y superarse a sí mismos. Habéis ayudado a nuestros hermanos y hermanas a superar miedos, prejuicios y a tener herramientas para aceptarse tal y como son. Hay verdaderos testimonios de agradecimiento, como el de Dora: “Para mí el servicio que presta el PIAHT es un apoyo importante para el colectivo LGTB. Nadie mejor que ellos para entender cómo se siente una cuando acude a verles. Mi experiencia fue renovadora y de reencuentro conmigo misma. Es un proyecto de vida nueva, de amplias posibilidades en tu descubrimiento sexual, que ellos, como buenos profesionales, hacen que sea humanamente rico. Doy gracias a Dios por cada uno de ellos y ellas, por su labor y porque sobre todo son personas ayudando a otras personas. Gracias PIAHT por vuestra generosidad y entrega”

Merecéis este reconocimiento por prestar atención social en situaciones delicadas, incluso a personas no residentes en la Comunidad de Madrid. Habéis atendido solicitudes que os han llegado a través de nuestras entidades, siempre con profesionalidad. Ofrecéis un amplio rango de atenciones tanto a familias y a parejas y hemos tenido la suerte y la oportunidad de contar con vuestra experiencia con las formaciones que habéis impartido en nuestra asociación.

Y la última, y no menos importante, por respetar la identidad cristiana de las personas de CRISMHOM que han acudido a vuestros grupos y talleres. En numerosas ocasiones aparece un conflicto que enfrenta nuestra fe con las creencias que nos han inculcado y nuestros sentimientos. Y eso nos lleva demasiado a menudo a elaborar ideas que nos distancian de la felicidad plena que Dios quiere para nosotras y nosotros. El acompañarnos en nuestro crecimiento personal integrando nuestra dimensión cristiana nos ayuda a superar cualquier culpabilidad religiosa y nos conduce a ser individuos más completos.

Y aunque no estéis adscritos a ninguna creencia ni representéis a ninguna entidad religiosa, sois testimonio vivo del amor de Dios. Obras son amores, y vuestras obras son verdadero amor. Habéis acompañado a muchas personas en su autoaceptación, a quererse y a querer, a vivir su vida con plenitud. Lo mismo que Jesús enseñaba y predicaba: el amor a los demás y a uno mismo. Y a dar todo ese amor a los demás. Y eso hacéis cada día, atendiendo a las peticiones que os llegan, a las personas que buscan una guía para sus vidas, una luz para conocerse, saberse  y amarse. Les ofrecéis paz, autoconfianza y fuerza para luchar por su felicidad. Y teneros aquí en Madrid ha sido una bendición para muchos miembros de CRISMHOM que buscaban aclarar dudas acerca de sí mismos y necesitaban alguien que les diera un impulso para lograrlo. Vuestro equipo ha sido esa mano tendida amorosamente de Dios que da luz al caminante, como la estrella fugaz que cae del cielo, ese rayo de esperanza de quien necesita una chispa para coger las riendas de su vida.

Y por eso agradecemos a Dios que a través del equipo del PIAHT muchas personas hayan tenido una primera y una segunda oportunidad de adquirir un conocimiento más profundo de sí mismos, de estimarse y darse valía y tener un salvavidas en situaciones difíciles y en conflictos internos muy duros. Y agradecemos también a todos los equipos que funcionan en la Comunidad de Madrid y en otras regiones de nuestro país formados por profesionales que cada día dan lo mejor de sí mismos para ayudar a la gente y que, probablemente sin saberlo, colaboran en traer al mundo el Evangelio. Y, cómo no, damos gracias por sus directores y gestores que ponen su talento y su tiempo al servicio de las ciudadanas y los ciudadanos madrileños y que hacen posible una sociedad en la que se apoye y ayude a las personas que puedan verse en riesgo de ser excluidas.

Agradecemos que se pongan medios como este Programa al alcance de todas y todos y que no se limiten a la región de Madrid. Sí queremos pedir que se siga trabajando por el bienestar de las personas más desprotegidas y necesitadas y que se sigan poniendo medios para atajar las desigualdades. Ojalá un día  las diferentes realidades existentes en nuestra sociedad, símbolo de diversidad, sean riqueza y no estigma.

Gracias a todas y todos los que formáis el equipo del Programa, que ponéis todo vuestro esfuerzo, empeño, talento y dones en ofrecer lo mejor que tenéis para ser ese bálsamo, faro en la noche, chispa de vida y, en definitiva, una esperanza en situaciones difíciles.

Queremos agradecer a doña Carmen Pérez, Directora General de Asuntos Sociales, su presencia aquí hoy con todas nosotras y con todos nosotros compartiendo este momento que para nuestra Asociación significa tanto y por coordinar a este equipo de profesionales que tanto bien está haciendo. Y no nos queda más que agradecer a Nancy Losada, Isidro García, Juan Péris y Lola Martín, que os encontráis hoy aquí con nosotros compartiendo este momento. No tenemos más que palabras de agradecimiento y emoción y nos sentimos muy honrados por haber aceptado nuestro Premio.

Y, por supuesto, incluir a vuestros colegas Ana Gómez, Vanesa Asenjo y Manuel Ródenas. Juntos componéis este fabuloso equipo, y os agradecemos vuestra gran dedicación y vuestro inmejorable trabajo. Gracias por poner vuestro granito de arena para hacernos capaces de tomar nuestras propias decisiones, para encontrar la felicidad por nosotros mismos, por ayudarnos a sabernos dignos de amor y de respeto, por sacar de nosotras y nosotras lo que nos hace especiales. De todo corazón, nuestro más sincero agradecimiento.

Discurso de Doña Carmen Pérez Anchuela de la Consejería de Asuntos Sociales

Muchísimas gracias

Quiero saludar a todos vosotros, saludar a Oscar como el secretario general de Crismhom, a las personas que estáis aquí, especialmente a los profesionales del programa con los que tengo una relación con algunos de ellos de casi 10 años, desde el principio de la formación del Programa  A todos ustedes por habernos invitado aquí.  Los motivos que tenemos en la comunidad de Madrid, en la Consejería de Asuntos Sociales, en la Dirección General a la que yo represento en estos momentos para estar agradecidos en esta tarde, el principal de ellos es el que nuevamente, como hemos escuchado, no solo el hacer, sino la fuerza y también el convencimiento con que cada una ha trabajado como personas ( …) Y creo que precisamente unos de los motivos para merecerlo es que nos permitáis estar aquí hoy, en este vuestro hogar, en esta vuestra gran familia, que  habéis hecho, de lo que he podido leer, paso a paso, con mucho esfuerzo, con mucho compromiso y también con mucha valentía pensada en los derechos y las libertades de las personas y realmente eso es lo que hace avanzar a las sociedades.   Yo creo que todos vosotros compartiréis conmigo, trabajo en una Dirección General, trabajamos con unas personas que más lo necesitan en Madrid, personas sin hogar, personas que han tenido dificultades o personas con discapacidad, mujeres que han tenido dificultades en sus relaciones personales y sin duda, compartiréis este sentir, ese tan importante de saber que muchas veces los prejuicios vienen de la más absoluta de las ignorancias. Que los prejuicios de alguna manera a veces forman parte de un pensamiento terco, intencionado y que realmente desconoce, realmente lo importante del ser humano, que todos somos personas. Y, realmente, muchas veces esta terquedad, lo que hace es que nos sintamos aislados en un mundo donde realmente podemos generar la incomprensión de las personas que tenemos más cerca. Pero eso cierto también que frente a esa incomprensión, frente a ese desanimo, acabar con las estructuras anquilosadas y firmes en la ignorancia, pues estáis personas como todos vosotros, profesionales  como los del Programa de la Comunidad de Madrid que aparecéis en ese momento con vuestro inconformismo y realmente con vuestra defensa para que las cosas realmente puedan cambiar porque realmente creéis, como también creemos en la comunidad de Madrid, que la realidad por dura que sea puede ir transformarse poco a poco. En las palabras de las intervenciones habéis hablado de lo que hemos avanzado en España y seguimos trabajando por explicar a la gente que no hay que hacer diferencias en tratamiento o la manera de abordar las situaciones de las personas, porque todos somos personas con independencia de nuestra edad, de nuestra religión (vosotros sabéis mucho de eso) pero también de nuestra orientación/identidad sexual o de la raza, como está ocurriendo. Y es cierto que en España, la Comunidad de Madrid, vamos avanzando, a veces, no podemos dejar de bajar la guardia porque, por ejemplo, nos encontramos con sorpresas como la de estas semanas que se ha elegido como presidente general  de la asamblea de las naciones unidas a una persona, a  Sam Kutesa del primer gobierno de Uganda donde se acaba de aprobar una ley que establece la cadena perpetua para las persona homosexuales y por lo tanto seguimos, tenemos que seguir sin bajar la guardia, tenemos seguir trabajando. Desde la Comunidad de Madrid os agradecemos especialmente este premio, un premio que forma parte de la actividad que desarrolla los profesionales del Programa que están hoy aquí: Nancy, Juan, Isidro, lola, pero también los que faltan Ana, Vanesa o Manuel y muchos otros que empezaron en el Programa de la Comunidad de Madrid pero que por diferentes motivos siguieron trayectorias diferentes. Os lo agradecemos porque hemos trabajado, también desde el gobierno regional, para erradicar todas las diferencias, para erradicar todas las discriminaciones que puedan tener todas las personas. Y uno de los elementos fundamentales que vosotros habéis mencionado, importante de este Programas que son de las formaciones de la sensibilización. Formaciones de sensibilización para acabar, como he dicho antes, con esta falta de conocimiento y sobre todo para cambiar esos pensamientos intolerantes y muchas veces convertirlos en sentido común, en racionalidad y en aceptación de las circunstancias de cada uno.  Son más de 4.000 los expertos que el programa ha formado, desde policías hasta profesores hasta psicólogos hasta trabajadores sociales, personas que trabajan en el mundo de la sanidad, un ejército ya y llamemos, para decirlo así, yo creo que de salud, de trasmisión, que se convierte en una de las armas más potentes para luchar contra la discriminación, para luchar contra los prejuicios y el desconocimiento. Y en este sentido hemos trabajado con ellos, pero sobre todo lo hemos hecho también atendiendo directamente a las personas y colaborando directamente con entidades comprometidas como la vuestra. Sin vosotros tampoco el Programa tendría sentido. Porque también el ser un Programa que este abierta a la colaboración, que este abierto a la derivación y que este abierto a aprovechar herramientas como las vuestras geniales y maravillosas como es EL AMIGO QUE ESCUCHA. Creo que todos deberíamos tener en nuestra vida, en diferentes momentos, en aquellas situaciones seguramente las más difíciles, ese amigo que escuche. Por nosotros. Y por tanto mi agradecimiento no solo por el premio a los profesionales del Programas, sino por ese teléfono, por esa voz amiga y por esa mano tendida que sin duda habras expresado también en vuestras palabras. Pero el Programa también es algo mas, lo ha contado Oscar y no lo voy a repetir, el programa en estos momentos se ha convertido en un referente nacional pero es un referente también internacional en la lucha por los derechos de las personas LGTB. Estamos en una red europea que es la Red B. Network que precisamente trabaja por la discriminación en servicios de todo local y donde el único de España y que representa a nuestro país en ella es nuestro servicio. Pero esta semana hemos estado en el Consejo de Europa, ha estado precisamente Manolo en la comisión de defensa de los derechos de las personas LGTB y se ha presentado el Programa de la Comunidad de Madrid como buena práctica y , diría más, estamos trabajando con la Oficina de Atención a los refugiados del Ministerio del Interior, precisamente para aquellas personas que buscan nuevas oportunidades a persecuciones innombrables e intolerables y terribles y vienen a esta Comunidad buscando esa confianza, esa seguridad y ese cariño , esa atención humana que les da el servicio y que además les permite reorientar su vida y encontrar esa dignidad que no tenían y que no se les reconocía en los espacios de donde venían. Y por tanto el Programa ha conseguido, con el apoyo jurídico que se le da en la atención y el acompañamiento que se ha hecho,  que muchas de esas personas, que vienen de esos países, como digo, que no había ningún respeto no digo ya por sus derechos sino por las propias personas, hemos conseguido esa condición de asilados y refugiados  que les permite tener una nueva oportunidad. Y me gustaría aquí destacar y creo que es de justicia, que junto a  los profesionales del Programa ha sido seguramente el compromiso, la creencia, en la ciudadanía, en la libertad, que ha dado la oportunidad de este gobierno regional el que hizo en que en el año 2002 nos decidiéramos a poner un Programa que no sabíamos hasta donde podía llegar pero que sabíamos que era necesario. Creo, por tanto, que para trabajar en ese apoyo en esa atención, integral, psicológica y jurídica, pero también grupal de los entornos y las familias y con la asesoría en la defensa de los derechos. Porque de alguna manera desde este gobierno regional no estamos sino priorizando, aquello que  nos dicen los ciudadanos que debemos priorizar, no estamos sino preocupados por el bienestar de todos y cada uno de ellos, no estamos sino comprometidos con hacer ese trabajo cada día para conseguir erradicar todos esos prejuicios. Y por tanto creo que eso nos ayuda y el premio que hoy recoge PIAHT a través de sus profesionales, en el fondo también, lo hacemos no solo porque creo, como lo habéis comentado vosotros, sabéis que no es fácil a veces dar esos pasos y a veces lo que es importante es que se den desde la valentía. Ustedes lo saben. Que han demostrado Vosotros con cada una de vuestras actuaciones y además desde el compromiso con la fe cristiana, que en mi caso concreto yo también comparto, por lo tanto se lo agradezco.  En este caso quiero por tanto reconoceros y demostraros toda mi admiración por este esfuerzo que estáis haciendo, por esta valentía y por esta defensa sin tregua de los derechos de las personas y de los derechos de cualquiera sea su opción sexual, religiosa o de vida y por tanto por esta dignidad y por esos proyectos de vida. Y quiero felicitarlos y darles la hora buena a vosotros, a los profesionales del Programa,  también por este premio. Porque vosotros sois la vanguardia que junto al gobierno de la Comunidad de Madrid, que en estos momentos nos estáis ayudando a dar pasos de gigante precisamente en la lucha contra el sometimiento a la ignorancia o la intolerancia precisamente. Y en este camino donde estamos juntos y desde el gobierno regional  los aliento que busquen, como decía antes, que los ciudadanos sean lo que realmente quieran de ser y elijan las opciones, las que más les interesen, la libertad y la igualdad de oportunidades y por tanto muchísimas gracias a Crismhom por este premio que yo recojo en nombre del gobierno regional que me llena de orgullo y porque también me siento orgullosa de haber formado parte desde el principio, desde el impulso, del PIAHT, de ser una directora general donde realmente lo único que puedo hacer es ayudar a los profesionales a ejecutar las cosas con el objetivo que se creó. Muchas gracias. 

Discurso de Don Isidro García en nombre del equipo del PIAHT

Muchas gracias: Con los compañeros hemos preparado unas palabras que les voy a leer en nombre de todos. En primer lugar nos gustaría dar las gracias en nombre de todos los compañeros y compañeras del programa de información y atención a homosexuales y transexuales de la comunidad de Madrid (PIAHT), incluidos aquellos que hoy no han podido venir como Vanesa, Ana o Manuel.

 Y hoy nos sentimos muy orgullosos y orgullosas de poder acoger este premio. Un reconocimiento que me parece muy cercano porque muchas de las personas que conforman Crismhom han sido y son usuarios y usuarias nuestras y hemos recorrido juntos un camino que nos llevo a una sociedad más heterogenia.

Tal como ya ha indicado doña Carmen Pérez Anchuela, en el Programa trabajamos  por una sociedad más diversa, por eso este premio es tan importante para el equipo, porque Crismhom representa la diversidad de nuestro colectivo. Muchas personas se sienten incomprendidas dentro del mismo por muchas razones y entre ellas por sus creencias religiosas. Como Profesionales del PIAHT pero también como militantes integrantes del colectivo, creemos que es importante diferenciar las instituciones jerárquicas que son focos de discriminación ante la diversidad y las creencias personales.

Creencias que siempre diversificaran al colectivo y lo enriquecerán.

En los 12 años de andadura del PIAHT, hemos detectado que aun estamos en una sociedad de cambio, menos heterosexista y encaminados a una mayor visibilidad de la Diversidad sexual, pero desgraciadamente sigue siendo necesaria una intervención técnica destinada a apalear las consecuencias de la  LGTBFobia Social y también integrar la diversidad dentro del propio colectivo puesto que, a veces, vivimos el estigma dentro del estigma.

Nuestra cotidianidad está repleta de historias de inmigrantes y  solicitantes de asilo por cuestiones de su orientación Sexual o su identidad de género que vienen a nuestro país buscando ser libres. Historias de mujeres transexuales en riesgo de exclusión, uno de los colectivos sociales más vulnerables y una con las mayores dificultades  para insertarse socio laboralmente. Historias de adolescentes que sufren rechazo por parte de sus familias, teniendo en muchos casos que abandonar el hogar familiar, o que sufren  acosos en el entorno educativo y  esto les lleva a ser diez veces más  vulnerables al suicidio que el resto de sus compañeros y sus compañeras. Historias de mujeres lesbianas y bisexuales que luchan por ser visibles en esta sociedad que las discrimina de forma múltiple, por vuestro genero y por vuestra orientación sexual. Historias de gais y bisexuales derrumbados al recibir un diagnostico positivo de VIH incapaces de gestionar el estigma que aun conlleva esta enfermedad. Historias de personas LGTB que sufren la violencia de parte de sus parejas y por lo tanto son doblemente maltratados porque su realidad no está incluida en la ley de violencia de género. Historias de personas para las que es importante conciliar sus creencias religiosas y la fe con la vivencia de su sexualidad. Algo que en nuestro colectivo se puede percibir como algo incompatible pero que como hemos podido ver a lo largo de los años y evidentemente hoy, no lo es. Y otras tantas que nos serían imposibles enumerar una a una, personas que tienen nombre y apellidos, que son el motor de nuestro trabajo y con las que intervenimos a diario con el objetivo de reducir sobre ellos y ellas el impacto de la LGTBfobia. Por lo tanto volvemos a agradeceros este premio que reconoce nuestra labor de integración de la diversidad dentro de la diversidad porque, no olvidemos, una sociedad más diversa es una sociedad más justa. Muchas Gracias! 

 

AdjuntoTamaño
premio_arco_iris_crismhom_modo_de_compatibilidad.pdf2.08 MB
discurso_de_don_oscar_manuel_secretario_de_crismhom.pdf73.22 KB
discurso_de_dona_carmen_perez_anchuela_de_la_consejeria_de_asuntos_sociales.pdf49.21 KB
discurso_de_don_isidro_garcia_en_nombre_del_equipo_del_piaht.pdf36.29 KB
presentacion_del_maestro_ceremonias.pdf19.07 KB

IX PREMIO ARCO IRIS CRISMHOM 2015

 

IX edición del Premio Arco Iris CRISMHOM

 

PRESENTACIÓN DE BOTI GARCÍA RODRIGO

 

CRISMHOM lleva algo más de nueve años de andadura. Nuestra Asociación nació de la ilusión de crear un espacio de libertad donde vivir la fe y la realidad afectivo-sexual y de género, combinando dos realidades que en aquella época estaban condenadas a no entenderse. Esa ilusión se vio transformada en entidad un día de Pentecostés, en el que se recuerda la bajada del Espíritu Santo sobre los apóstoles para predicar la Buena Noticia. Y con ese mismo Espíritu nos sentimos llamados a iniciar un camino de acogida y reconciliación.

Nuestra relación con la FELGTB se inició muy pronto. Fuimos la primera entidad de nuestra naturaleza que se federó. Nuestras primeras reuniones tuvieron lugar en sus oficinas los sábados. Allí manteníamos nuestras reuniones y poco a poco fuimos formándonos y creciendo como Asociación. Desde aquí quiero agradecer en nombre de CRISMHOM la generosidad y el cariño que mostró la Federación desde nuestros inicios. Y también pedir disculpas porque a  veces, por despiste, no lo dejábamos todo como lo habíamos encontrado.

Las señas de identidad de nuestra Asociación, las cuales marcan nuestro ser y misión, son la identidad cristiana de sus miembros y la defensa de los derechos LGTB. Nuestra vivencia visible de estas realidades, totalmente compatibles, junto con grupos cristianos o interreligiosos de otras entidades y asociaciones hermanas, ha permitido que a día de hoy las personas LGTB cristianas podamos caminar de la mano con otros compañeros y compañeras. Nos une  un objetivo común: conseguir un mundo en donde el respeto a la diversidad de todo tipo, en especial la afectivo-sexual y la identidad de género, no sea una utopía.

El premio Arco Iris de CRISMHOM refleja también esta doble realidad y desde los orígenes de nuestra Asociación lo hemos otorgado a personas o instituciones que ha manifestado con sus palabras, sus actos o su servicio la defensa de los derechos y dignidad de las personas LGTB en las iglesias y grupos cristianos o en el ámbito social. O bien ha sido otorgado a personas o instituciones que han defendido con sus palabras, actos o con su presencia la realidad cristiana LGTB en diversos ámbitos, tanto dentro de otras entidades LGTB como sociales.

Boti, con tu labor, tu carisma y tu valentía, has dado voz y visibilidad a una realidad a priori incomprendida y estigmatizada. Con tu ejemplo y tus palabras nos has ayudado a aunar una experiencia de vida en muchas ocasiones difícil de sobrellevar y que ha llevado a mucha gente a tener que elegir entre una opción u otra sin poder darse la oportunidad de compatibilizarlas. Gracias a Dios y a gente como tú, Boti, hemos podido normalizar y dar a conocer esta doble realidad que forma parte de la diversidad del ser humano. Con este Premio queremos reconocer tu labor. Muchísimas gracias.

Antes de proseguir, vamos a hacer un breve repaso de los premiados en ediciones anteriores pulsando en el siguiente ENLACE.

 

Boti García Rodrigo nació en Madrid en 1945. En una de sus entrevistas comentó: “Ponlo, que el de la edad es otro armario del que hay que salir”. Es licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid. Durante su experiencia como estudiante aprendió lo que era la realidad y la política "a fuerza de correr delante de los grises", Según sus propias palabras, su trabajo le permite "vivir en lo material"; su militancia en el movimiento, "sobrevivir en el ámbito vital". Durante más de diez años ejerció la docencia para luego ostentar un cargo como funcionaria pública. Actualmente está jubilada. Ha sido una activista notable en la historia de los derechos LGTB, cabeza visible durante décadas de la lucha por la visibilidad de nuestro colectivo en España. Su máxima es la lucha por la igualdad y la libertad en todos los ámbitos vitales, valores por los que también persigue CRISMHOM.

Años de armario le impulsaron a mediados de los noventa a luchar por su libertad “y por la de los demás”, en la primera línea del activismo LGTB. Una militancia, en sus propias palabras, “tardía, pero entusiasta y activa”. Para encauzar su lucha social en las instituciones, Boti dio el salto a la política en 2004. Gaspar Llamazares la llamó para que fuera en la lista de IU por Madrid. Fue candidata de IU en dos ocasiones al Congreso de los Diputados, siendo la primera mujer lesbiana, presidenta en activo de un colectivo LGTB, que lo fue. Fue el número seis ese año y el siete cuatro años después, aunque, al no obtener escaño, mantuvo su activismo y siguió estando en la primera línea de las protestas a favor del respeto de la diversidad sexual en las calles. En 2012 fue nuevamente candidata al Congreso en la lista de EQUO.

En el desarrollo de su activismo ha desempeñado la presidencia del colectivo de Gais, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales de Madrid, COGAM, y de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, de 2012 a 2015. Continua en su equipo ejecutivo, como responsable de Relaciones Institucionales, cargo que ha ostentado desde la primera ejecutiva de Pedro Zerolo. Ha sido una incansable luchadora por la reivindicación y defensa de normas jurídicas igualitarias en materia de matrimonio e identidad de género. En 2014, en su condición de presidenta de la FELGTB, fue la primera activista del colectivo recibida por el jefe de Estado español y su esposa, la Reina, junto a José María Núñez Blanco, presidente de la fundación Triángulo. En su encuentro con el Rey, Boti le trasladó su obligación de defender nuestros derechos tanto fuera como dentro de nuestras fronteras

En palabras de Boti: “Lesbianas, gais, transexuales y bisexuales hemos vencido la adversidad creyendo en la utopía de la igualdad, sonriendo a pesar de todos los pesares, sonriendo y echándole orgullo a la vida y luchando, luchando por nuestro futuro y por superar nuestro pasado, brindando los frutos de nuestra lucha a quienes antes la hicieron, a quienes vendrán después a sonreír a la igualdad tan peleada, en la que supimos creer y por la que quisimos luchar”.

Entre sus frentes abiertos figura el respeto a la diversidad sexual en el ámbito educativo. Cito una de sus declaraciones: "Las aulas no son seguras para los menores y adolescentes de nuestro colectivo. No están en una situación de tranquilidad, están sufriendo. Hay miedo a salir del armario y hay acoso homófobo”.

La veterana activista también está comprometida con los derechos de los ancianos LGTB. Reclama para ellos residencias específicas, "donde puedan vivir más a gusto, en espacios con mayor libertad". "Hay muchos mayores que, al ingresar en residencias dirigidas por monjas o por la iglesia, se ven obligados a volver al armario, cuando tendrían que seguir viviendo en libertad", defiende. Pese a los avances, cree necesario seguir batallando contra la "derecha intransigente" y los reductos homófobos que perviven "en toda la sociedad. "Tenemos que luchar contra la gente rancia", suele decir. Su aspiración ahora es que los Reyes "lleven más allá del simple protocolo" la "defensa proactiva" de los derechos humanos del colectivo que representan. Afronta una nueva etapa en el activismo social a la que se enfrentará siguiendo los dos lemas que han regido su vida. El vital, "para vencer la adversidad hay que creer, sonreír y luchar" y el activista, "tenemos que seguir defendiendo lo obtenido y luchando por lo que falta".

 

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE CRISMHOM

 

Querida y admirada Boti García Rodrigo; querido Jesús Generelo y miembros del equipo coordinador de la FELGTB; queridas y queridos miembros comprometidos y simpatizantes de Crismhom; queridas y queridos amigos y compañeros todos  en la defensa de los derechos  de las personas lgtb, y en especial de los derechos de las personas lgtb cristianas.

Cuando llegué a Madrid a últimos de los noventa, yo era un homosexual novato. No a relaciones que de eso ya andaba experimentado, si no en la conciencia de tener que reivindicar mis derechos de igualdad y libertad ante una sociedad que en realidad no me lo había puesto fácil durante mi vida. Si, era homosexual, lo aceptaba pero como una realidad que pertenecía a lo más recóndito de los misterios de mi persona y que no era necesario que saliera de ese desván de mis placeres ocultos e inconfesables.

El año 1998 marcó un giro radical a mi manera de vivirme y entenderme como homosexual. Por un lado; una gran crisis respecto al proyecto de mi vida al experimentar el rechazo en varias ocasiones de miembros de la Iglesia para que yo pudiera ser sacerdote debido a mi orientación sexual; y por otro lado la toma de contacto con el primer grupo de homosexuales que formaban parte de la CAR, comisión de asuntos religiosos de Cogam.

Ambos factores hicieron surgir en mi la necesidad de integrar la homosexualidad en todos los ámbitos de mi vida y descubrir la necesidad de trabajar por los derechos de las personas LGTB para que nadie más tuviera que experimentar el rechazo; la angustia, la culpabilidad y el desprecio a su dignidad por el mero hecho de ser homosexual, bisexual o transexual a nivel social, pero en especial dentro de las iglesias cristianas. Descubrí que no me iba a esconder ni huir; y motivado por esta utopía decidí quedarme dentro de la Iglesia y buscar su reforma desde el testimonio personal y comunitario de que fe y orientación sexual pueden estar integradas y que las personas LGTB son hijos de Dios, con los mismos derechos y deberes que los demás.

Tranquilos, no voy a hablar más de mi. Este preámbulo ha servido de marco no para hacer elogio de mi persona; sino para destacar la figura de Boti. Sí, porque ella fue la primera militante que conocí que con su testimonio despertó en mi esta nueva manera de vivir mi realidad. Ella era Presidenta de Cogam cuando yo llegué. quiero destacar que aunque yo no tuve relación personal con ella, si la veía hablar y actuar. Y quiero destacar los rasgos que me llamaron la atención, y que de alguna manera ha creado escuela en muchos militantes LGTB; porque realmente Boti se la puede considerar el "Alma" del movimiento lgtb y una de las más destacadas defensoras de nuestra dignidad y derechos (quiero aprovechar para tener un recuerdo agradecido y de reconocimiento a Pedro Zerolo que se desgasto para hacer oir nuestra voz en la sociedad y visibilizar nuestros derechos en las leyes que hoy disfrutamos).

Hay una frase que ella misma ha destacado en diferentes ocasiones como el leit motiv vital a la hora de enfrentarse en la tarea de defensa de la igualdad y libertad del colectivo lgtb: “Para vencer la adversidad hay que creer, sonreír y luchar”. Tres actitudes que nos pueden ayudar a todos a vivir nuestro compromiso con el colectivo LGTB y a transformar los prejuicios lgtbfóbicos que aún existen en nuestra sociedad. Pues aunque se logren derechos y leyes que nos protejan y que socialmente seria políticamente incorrecto declarase homófobo,, muy distinto es que interiormente y en ciertas actuaciones no se manifieste esa lgtbfobia culturalmente aprendida.

La adversidad: Todos conocemos muy bien los diferentes focos de adversidad hacia nuestra orientación sexual e identidad de género. Pueden ser políticos, religiosos, familiares, laborales, amistades. En el caso de Crismhom esta adversidad tiene matices propios, como puede ser el rechazo de ciertas personas de las iglesias cristianas o declaraciones puntuales de algunos miembros de las iglesias; y por otro lado, también se puede dar el rechazo por parte de ciertos colectivos o personas lgtb a nuestra realidad como lgtb cristianos. Todos hemos experimentado todas estas faltas de respeto a nuestra dignidad personal. Para nosotros al igual que la sexualidad es forma integrante y constitutiva de nuestra persona, tb lo es nuestra fe, pues la persona tb tiene un componente espiritual que no se puede negar, y mucho menos no respetar.

¿Cómo podemos afrontar estas adversidad? Hay diferentes caminos; algunos de ellos creemos que no son los convenientes. Crismhom siempre ha huido del enfrentamiento violento verbal; de la falta de respeto e intolerancia a los que piensan distinto;  Nosotros hemos vivido nuestra realidad lgtb cristiana desde el testimonio vital; desde la presencia y acogida a toda persona que llega a nuestra casa. Esto no significa que ante determinadas situaciones no hayamos levantado nuestra voz, pero siempre desde la claridad y racionalidad, no dejándonos llevar por la violencia irracional que pudieran provocar estas adversidades. en definitiva, vivir nuestra realidad con naturalidad provocando el interrogante a los demás, Si estos viven así ¿no será  que la integración fe y orientación sexual e identidad de género son absolutamente compatibles?

Creer, sonreír, luchar. querida Boti tu testimonio de vida encarnan perfectamente estas tres realidades, y nos ayudan a nosotros en nuestra tarea como colectivo lgtb cristiano. Porque estas tres palabras forman también parte de nuestra realidad cristiana. Porque todo lo verdaderamente humano, que dignifica a la persona, es verdaderamente cristiano. Recuerdo que cuando te llame para el premio me dijiste "pero si yo soy una cristiana frustrada", sin embargo tu testimonio de vida de defensa de nuestro colectivo y de defensa por la igualdad de la mujer te acercan más de lo que pudieras tu comprender al gran defensor de los derechos humanos que fue Jesús de Nazaret, defensor de los colectivos más marginados de su época; entre ellos las mujeres.

Creer, sonreir, luchar. Creer en la utopía y en la realización de un mundo más justo para todos; no solo para nuestro colectivo sino en solidaridad con otros colectivos que sufren discriminación legal o social; sonreír; vivir nuestra reivindicación desde la no violencia, en el uso recto de la razón y la alegría de los logros conseguidos y la esperanza de lograr los que nos faltan; luchar, codo con codo, dentro de nuestro colectivo respetando la diversidad y la riqueza que pueden aportar las diferentes sensibilidades e identidades de cada colectivo.

Sabemos que tú has sido una gran defensora de nuestra presencia como cristianos en el colectivo; que has valorado nuestro trabajo y testimonio. Nosotros queremos agradecerte tu vida dedicado a defender nuestra dignidad y el ejemplo de respeto profundo y tolerancia que traspira tu vida, tus palabras y tu sonrisa. Por ello te vamos hacer entrega del Premio Arco Iris Crismhom; un prisma que refleja todos los colores del Arco Iris, para que sigues entusiasmada en educar a toda la sociedad en la riqueza de la diversidad de colores.

Voy a terminar con un poema de Gabriel Celaya que habla de educar. En definitiva toda nuestra tarea es de educación de la sociedad, educación en la diversidad, en el respeto y la tolerancia. en la justicia, la igualdad y la libertad. Como tú tienes alma de educadora creo que puede servir de colofón a mis palabras y de aliento para que siguas muchos años más luchando por esta apasionante utopía que se va haciendo realidad.

 

Educar. Gabriel Celaya.

Educar es lo mismo

que poner un motor a una barca,

hay que medir, pensar, equilibrar,

y poner todo en marcha.

Pero para eso,

uno tiene que llevar en el alma

un poco de marino,

un poco de pirata,

un poco de poeta,

y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,

mientras uno trabaja,

que esa barca, ese niño

irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío

llevará nuestra carga de palabras

hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día

esté durmiendo nuestro propio barco,

en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

 

DISCURSO DE BOTI GARCÍA RODRIGO

 

A continuación podéis escuchar el discurso que pronunció Boti tras recibir el premio. Para descargar el registro de audio o escucharlo en línea, pulsa AQUÍ.

 

 

 

LUIS GUITARRA

 

 

El acto concluyó con la generosa participación de Luis Guitarra que nos deleitó con una selección de sus canciones. Una de ellas, pertenece a su último álbum "A la intemperie", que ha ganado el primer premio de la Séptima edición de los Premios David de música religiosa contemporánea. La canción se titula "Todo va a ir bien" y puedes escucharla a continuación.

Luis Guitarra (1968- ) es un cantautor español nacido en Madrid y perteneciente a la generación de cantautores que se da a conocer a mediados de los años noventa (Javier Álvarez, Ismael Serrano, Pedro Guerra ...). Sus letras son pura poesía social, siendo el precursor de un sistema alternativo de distribución denominado El precio lo pones tú que aúna la música y la solidaridad y posibilita la financiación y realización de proyectos de desarrollo humano.

Mientras haya un horizonte en esta tierra, mientras no pierdas las ganas de reír, mientras brille en nuestro cielo alguna estrella, no te rindas, no te canses de vivir. 

TODO VA A IR BIEN, TODO VA A IR BIEN
TODO, TODO, TODO TODO VA A IR BIEN
Mientras haya quien denuncie en las aceras, la injusticia, las promesas sin cumplir… Mientras quede algún peldaño en tu escalera, no te pares, no lo dejes sin subir.
Mientras siga amaneciendo en cada aldea, mientras falte una canción por escribir, mientras sepas que aún te merece la pena, no te calles, no te quedes sin decir…
TODO VA A IR BIEN …
TODO VA A IR BIEN …
… DE ALGUN MODO SÉ QUE TODO … TODO VA A IR BIEN.
Hay ventanas en mitad de mi ciudad, hay palabras en el aire, que nos hacen confiar. Y certezas que nos dan la libertad, que nos hablan de utopías, que contagian valentía, que nos muestran un camino por andar.
TODO VA A IR BIEN…
… DE ALGUN MODO SÉ QUE TODO … TODO VA A IR BIEN.

 

X Premio Arco Iris CRISMHOM 2016

El viernes 24 de junio de 2016 a las 20h en la sede de CRISMHOM (Barbieri 18) tuvo lugar la entrega de la X edición del premio Arco Iris CRISMHOM a James Alison, sacerdote católico, escritor y teólogo abiertamente homosexual que ha contribuido notablemente como teólogo que no hace teología gay sino que la hace como un gay en primera persona". Algunos de sus libros han sido traducidos a numerosos idiomas y han ayudado notablemente a muchas personas LGTB a compatibilizar su fe con su orientación sexual. Gracias, James, por también haber querido dedicar algo de tu tiempo a acompañar a CRISMHOM con tus elocuentes charlas en retiros y convivencias. Muchas gracias, James. Puedes escuchar el registro de AUDIO y la grabación en VÍDEO del discurso de James.

 

Presentación de James Alison
(a cargo de Iván)

Buenas tardes, para mí es un gusto y un honor estar en esta presentación de James Alison para el Premio Arco Iris Crismhom 2016. Es la primera vez que me toca presentar a un premiado. Se da también la circunstancia de que yo fui quien primero dio a conocer el pensamiento de James en Crismhom, en una sesión de formación en 2011. Por ello, ver ahora que se le reconoce con este premio me produce un placer especial.

James Alison ha tenido mucho significado en mi camino de vida. Los que me conocéis ya me lo habéis escuchado otras veces, pero en esto quiero repetirme. Paradójicamente, la primera referencia que recibí de él fue negativa, de parte de alguien que lo veía poco reivindicativo; a pesar de eso, tiempo después conseguí sus libros y vi lo equivocado que estaba mi primer opinante. Al leer a James, descubrí, en primer lugar, cómo vivir en tanto lgtb cristiano: desde la reclamación de la propia dignidad —sin duda— pero también yendo más allá de la tentación victimista; y en segundo lugar, me hizo redescubrir qué significaba ser cristiano, qué promesa aportaba de unas nuevas relaciones humanas no regidas por el agravio y la victimización.

Por ello, lo que tuvo mal comienzo luego fue muy bien. Comprendí más tarde que esa mala opinión que recibí al principio venía de alguien que o no lo había leído o no estaba preparado para lo que James tenía que decir.

Ahora bien, James Alison es más que una persona importante para mí. James es una figura en sí misma. Su pensamiento tiene relevancia por derechos propios. A veces puede pasar que el trato cotidiano con una persona no nos deja ver quién es. Además, yo sé bien que James no es de los que se echa flores. Pero aquí estoy yo para echárselas y ponerle rojo. Porque lo merece.

Lo diré sin matizaciones: James Alison es ya un nombre propio en la teología actual. Así lo han reconocido autores de indudable peso en el pensamiento de lengua inglesa; es el caso, por ejemplo, de alguien poco “afín” a nuestro premiado, como John Milbank, quien ha dicho de James que es “uno de los defensores más sutiles, y profundamente católico, del reconocimiento teológico de la práctica homosexual”.

James Alison tiene una cualidad que es al mismo tiempo ventaja e inconveniente, a saber: su claridad. Muchos aquí habéis tenido la oportunidad de escucharle o leerle, y habréis comprobado que sus palabras son sencillas. Pero eso también plantea un problema: que su pensamiento parezca más simple de lo que en realidad es.

Porque James Alison es sencillo, pero no simple. Y bajo un lenguaje muy accesible, Alison nos ofrece una presentación del cristianismo como integrador de otros y superador de violencias. En su propuesta, hay una original lectura de la redención desde las categorías del pensamiento de René Girard, el gran filósofo y antropólogo francés. En efecto, Girard muestra cómo los seres humanos buscamos cargar todos los males en un chivo expiatorio; éste sería el otro, el distinto, mientras que nosotros quedaríamos “inocentes” y se cohesionaría nuestro grupo —todo ello al precio de una víctima que según el caso ha sido el homosexual, el enfermo, el extranjero, la mujer de dudosa reputación, el judío, el gitano, etc.—.

En cambio, frente a esta manera de funcionar tan humana —demasiado humana— James Alison afirma que Jesús de Nazaret ha venido, precisamente, para darle la vuelta a este esquema. Con Jesús, nos encontramos a alguien que se pone en el lugar de la víctima, pero que a continuación perdona a quienes la atacan. Con ello, rompe desde dentro el esquema de víctima y victimario: en lugar de una víctima expulsada y el grupo de victimarios cohesionados en su identidad frente al diferente, tenemos a la víctima perdonándolos, acogiéndolos y creando con ellos una nueva comunidad donde la exclusión ha quedado atrás. Eso es lo que hace Jesús de Nazaret, explica Alison, y ser cristiano es quedar convocados a habitar ese nuevo tipo de comunidad y esa nueva forma de relación.

Y precisamente, por ahí va su propuesta a lesbianas, gais, trans y bisexuales cristianos, así como a todo heterosexual que quiera acompañarnos en el camino: propone que los cristianos lgtb busquemos tener nuestro lugar en el Pueblo de Dios, pero nos invita a usar nuestra historia de discriminación no como arma para atacar a otros, sino como plataforma para ofrecer reconciliación y crear comunidad. Nos propone reproducir ese gesto de la víctima que perdona; en la medida de nuestras débiles posibilidades, sin duda, pero también sabiéndonos ayudados por quien puede más que nosotros.

En todo ello, yo encuentro muchas cosas inspiradoras. Es muy sugerente su idea de un activismo cristiano que supere la reivindicación victimista a la vez que mantiene la reclamación de la dignidad. Y también es muy sugerente otro rasgo que quien escuche a James detecta en seguida, a saber, que su pensamiento es inequívocamente cristiano. Por ello, también me atrevo a decir que James Alison nos sirve para ver cuál puede ser otro rasgo de nuestro camino futuro como cristianos lgtb: un futuro en el que nuestra voz tenga un tono propio, pero donde se siga escuchando el eco del Evangelio.

En definitiva, es un premio muy merecido y me siento muy honrado de haber presentado a James. Muchas gracias a quienes pensasteis en mí para esta presentación y muchas gracias a James por su pensamiento, por su obra y por su persona. Espero que esto no sea el final Presentación de James Alison para el premio Arco Iris

Buenas tardes, para mí es un gusto y un honor estar en esta presentación de James Alison para el Premio Arco Iris Crismhom 2016. Es la primera vez que me toca presentar a un premiado. Se da también la circunstancia de que yo fui quien primero dio a conocer el pensamiento de James en Crismhom, en una sesión de formación en 2011. Por ello, ver ahora que se le reconoce con este premio me produce un placer especial.

James Alison ha tenido mucho significado en mi camino de vida. Los que me conocéis ya me lo habéis escuchado otras veces, pero en esto quiero repetirme. Paradójicamente, la primera referencia que recibí de él fue negativa, de parte de alguien que lo veía poco reivindicativo; a pesar de eso, tiempo después conseguí sus libros y vi lo equivocado que estaba mi primer opinante. Al leer a James, descubrí, en primer lugar, cómo vivir en tanto lgtb cristiano: desde la reclamación de la propia dignidad —sin duda— pero también yendo más allá de la tentación victimista; y en segundo lugar, me hizo redescubrir qué significaba ser cristiano, qué promesa aportaba de unas nuevas relaciones humanas no regidas por el agravio y la victimización.

Por ello, lo que tuvo mal comienzo luego fue muy bien. Comprendí más tarde que esa mala opinión que recibí al principio venía de alguien que o no lo había leído o no estaba preparado para lo que James tenía que decir.

Ahora bien, James Alison es más que una persona importante para mí. James es una figura en sí misma. Su pensamiento tiene relevancia por derechos propios. A veces puede pasar que el trato cotidiano con una persona no nos deja ver quién es. Además, yo sé bien que James no es de los que se echa flores. Pero aquí estoy yo para echárselas y ponerle rojo. Porque lo merece.

Lo diré sin matizaciones: James Alison es ya un nombre propio en la teología actual. Así lo han reconocido autores de indudable peso en el pensamiento de lengua inglesa; es el caso, por ejemplo, de alguien poco “afín” a nuestro premiado, como John Milbank, quien ha dicho de James que es “uno de los defensores más sutiles, y profundamente católico, del reconocimiento teológico de la práctica homosexual”.

James Alison tiene una cualidad que es al mismo tiempo ventaja e inconveniente, a saber: su claridad. Muchos aquí habéis tenido la oportunidad de escucharle o leerle, y habréis comprobado que sus palabras son sencillas. Pero eso también plantea un problema: que su pensamiento parezca más simple de lo que en realidad es.

Porque James Alison es sencillo, pero no simple. Y bajo un lenguaje muy accesible, Alison nos ofrece una presentación del cristianismo como integrador de otros y superador de violencias. En su propuesta, hay una original lectura de la redención desde las categorías del pensamiento de René Girard, el gran filósofo y antropólogo francés. En efecto, Girard muestra cómo los seres humanos buscamos cargar todos los males en un chivo expiatorio; éste sería el otro, el distinto, mientras que nosotros quedaríamos “inocentes” y se cohesionaría nuestro grupo —todo ello al precio de una víctima que según el caso ha sido el homosexual, el enfermo, el extranjero, la mujer de dudosa reputación, el judío, el gitano, etc.—.

En cambio, frente a esta manera de funcionar tan humana —demasiado humana— James Alison afirma que Jesús de Nazaret ha venido, precisamente, para darle la vuelta a este esquema. Con Jesús, nos encontramos a alguien que se pone en el lugar de la víctima, pero que a continuación perdona a quienes la atacan. Con ello, rompe desde dentro el esquema de víctima y victimario: en lugar de una víctima expulsada y el grupo de victimarios cohesionados en su identidad frente al diferente, tenemos a la víctima perdonándolos, acogiéndolos y creando con ellos una nueva comunidad donde la exclusión ha quedado atrás. Eso es lo que hace Jesús de Nazaret, explica Alison, y ser cristiano es quedar convocados a habitar ese nuevo tipo de comunidad y esa nueva forma de relación.

Y precisamente, por ahí va su propuesta a lesbianas, gais, trans y bisexuales cristianos, así como a todo heterosexual que quiera acompañarnos en el camino: propone que los cristianos lgtb busquemos tener nuestro lugar en el Pueblo de Dios, pero nos invita a usar nuestra historia de discriminación no como arma para atacar a otros, sino como plataforma para ofrecer reconciliación y crear comunidad. Nos propone reproducir ese gesto de la víctima que perdona; en la medida de nuestras débiles posibilidades, sin duda, pero también sabiéndonos ayudados por quien puede más que nosotros.

En todo ello, yo encuentro muchas cosas inspiradoras. Es muy sugerente su idea de un activismo cristiano que supere la reivindicación victimista a la vez que mantiene la reclamación de la dignidad. Y también es muy sugerente otro rasgo que quien escuche a James detecta en seguida, a saber, que su pensamiento es inequívocamente cristiano. Por ello, también me atrevo a decir que James Alison nos sirve para ver cuál puede ser otro rasgo de nuestro camino futuro como cristianos lgtb: un futuro en el que nuestra voz tenga un tono propio, pero donde se siga escuchando el eco del Evangelio.

 

En definitiva, es un premio muy merecido y me siento muy honrado de haber presentado a James. Muchas gracias a quienes pensasteis en mí para esta presentación y muchas gracias a James por su pensamiento, por su obra y por su persona. Espero que esto no sea el final de nada, sino un empuje más para que recibas el reconocimiento que mereces. Y en todo caso, espero que en Crismhom podamos seguir disfrutándote. Un abrazo muy fuerte, James.de nada, sino un empuje más para que recibas el reconocimiento que mereces. Y en todo caso, espero que en Crismhom podamos seguir disfrutándote. Un abrazo muy fuerte, James.

 

Discurso de James Alison

 

 

 

Discurso de Julio, Presidente de CRISMHOM

 

Querido James Alison, premiado en esta X Edición del premio Arco Iris Crismhom; Queridas y queridos miembros comprometidos de Crismhom y simpatizantes; queridas amigas y amigos todos de nuestras asociación solidarios en la defensa de nuestros derechos y dignidad como personas lgtb cristianas.

Este año nuestro premio reconoce la labor de James como teólogo y pastor que es por normalizar, conciliar y defender nuestra dignidad lgtb cristiana. Aunque como bien dice James, él no hace teología gay; sino que es un gay que hace teología.

Realmente, el lugar de la teología no puede ser la pura especulación racional ni siquiera el esfuerzo humano para interpretar la relación de Dios con nosotros. Por supuesto que es necesario conocer y profundizar en el misterio revelado, desde la preparación intelectual y académica pues de lo contrario se caería en un fideísmo (la fe del carbonero en lenguaje popular) que no daría respuesta al diálogo de nuestra fe con las corrientes de pensamiento que nos rodean.

Pero dicho esto, es necesario afirmar que el lugar de la teología es la experiencia humana de apertura al misterio; apertura a un Dios que es libre y mucho mas inabarcable de lo que nuestras capacidades pueden comprender. Es apertura a la belleza, al mundo de los deseos más plenos que podamos tener; es una apertura al sentido más radical de nuestra vida que es el encuentro inesperado y transformador de un Dios que nos sale al encuentro en la propia vida. Así como los Discípulos de Emaús experimentan a Jesús; en una vida carente de sentido resurge la experiencia de encuentro con Jesús: "No ardían nuestros corazones recordando y escuchando su palabra"; el deseo de Dios, de encuentro íntimo con él a través de su palabra y de la eucaristía les lleva a reencontrar el sentido de su vida y hacerse testigos de este encuentro para otros. El testimonio de fe sólo es posible cuando uno ha encontrado que Dios es el mejor tesoro que puedo compartir para que otros lleguen a la felicidad plena.

Para nosotros, como lgtb cristianos, este trabajo teológico supone una nueva antropología que hable de diversidad y de persona, y no tanto de lo que es natural o nos corresponde por naturaleza; supone una comprensión del misterio de Dios más allá de formulas patriarcales o heterosexistas; supone una concepción de iglesia donde la corresponsabilidad prime sobre tradiciones machistas que no favorecen la igualdad hombre-mujer en las diversas funciones eclesiales; Y todo ello vivido desde un empeño de fidelidad a la verdad revelada en la escritura y la tradición de la Iglesia pero despojada de todo añadido cultural que ha hecho que nuestra realidad lgtb haya sido tratada con desconocimiento y, no en pocas ocasiones, con falta de respeto a nuestra identidad y dignidad como personas.

Este año. la manifestación estatal del orgullo lgtb se centra en la visibilidad de las personas bisexuales. el lema escogido por nuestra asociación es: "El amor entiende de diversidad, entiende de bisexualidad". Todo lo expresado anteriormente podemos referirlo de forma explícita a las personas bisexuales. Una nueva antropología en clave personal y de diversidad: una teología que mire el misterio de Dios por encima de claves sexistas; pues Dios no es hombre ni mujer; somos nosotros su imagen y semejanza; por tanto el hombre y la mujer participan de la identidad de Dios. Dios ama como un Padre y como una Madre, así aparece en diversos textos del A.T. No hay problema al afirmar que el amor bisexual participa de ese amor de Dios que está por encima del género. La persona bisexual cristiana nos puede enseñar la importancia del amor que está por encima de cualquier barrera, incluso del estereotipo social que supone la adscripción a amar a un solo género.

La bisexualidad también nos enseña como comunidad cristiana a ser más diversos y a aceptar la pluralidad; a que nuestras relaciones sean más libres y no determinadas solo por afinidad sexual con un género.

Por todo ello, os invito a todas las personas lgtb+h a hacer nuestra la defensa de la visibilidad bisexual y sentirnos todas bisexuales a la hora de vivir estas actitudes de diversidad; y sobre todo, apoyando con nuestra presencia real en la manifestación del orgullo que tendrá lugar el sábado 2 de julio.

James, recibes el premio en un año especial para nosotros, acabamos de celebrar el X aniversario de nuestra fundación. Nuestro proyecto sigue siendo necesario mientras que tengamos que seguir defendiendo derechos y testimoniando la compatibilidad entre nuestra fe e identidad de género. Gracias a personas como tú, nuestra realidad se va normalizando y poco a poco se va sensibilizando a la sociedad y las iglesias. Sin embargo, mientras sigan ocurriendo hechos como la matanza homófoba de Orlando (Florida), tenemos que seguir con nuestro testimonio. El miedo no nos puede paralizar; nuestros derechos los hemos defendido en la calle y con visibilidad. No podemos ocultarnos y volver para atrás. Quien mata en nombre de Dios sencillamente no conoce a Dios; quien en nombre de Dios es homófobo o lgtbfobo; no respeta nuestra dignidad y derechos; no conoce a Dios; quien siendo representantes de las iglesias o religiones son homófobos con sus palabras, no conocen a Dios. No merecen una respuesta de violencia ni de miedo; solo merecen una respuesta de testimonio visible de fe y amor; en definitiva, la respuestas de los seguidores de Jesús: "Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí.  Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.

Muchas gracias

 


James Alison (nacido en 1959) es teólogo, autor y sacerdote católico. Ha estudiado, vivido y trabajado en México, el Brasil, Bolivia, Chile y los EEUU como también en su nativa Inglaterra. Es doctor en teología por la facultad de los Jesuitas de Belo Horizonte, Brasil. De sus ocho libros, tres existen en castellano: Conocer a Jesús (Secretariado Trinitario, Salamanca 1994); El retorno de Abel (Herder, Barcelona 1999); y  Una fe más allá del resentimiento: fragmentos católicos en clave gay (Herder Barcelona 2003). Algunos de sus escritos más recientes, como también entrevistas y videos, en varios idiomas incluyendo el castellano, se encuentran en

www.jamesalison.co.uk

Después de vivir con La Orden de los Predicadores (Dominicos) entre 1981 y 1995, James ha trabajado como predicador itinerante, conferencista y acompañante de retiros espirituales. Actualmente es un Fellow de Imitatio (www.imitatio.org) la organización establecida por la Thiel Foundation para diseminar el pensamiento de René Girard. James acompaña también a los públicos más variados por medio de conferencias académicas, talleres para estudiantes de grado, de postgrado y profesores, por medio de cursos de catequesis para adultos, retiros para sacerdotes, para grupos parroquiales, y retiros católicos y ecuménicos para gente gay y lesbiana. Su agenda en 2016 incluye cursos, retiros y conferencias en EEUU, Francia, Inglaterra, Canadá, Austria, Colombia y España. Teólogo sistemático de formación, el trabajo más reciente de James es un programa de catequesis para grupos de adultos que fluye de la comprensión del deseo explicitada por René Girard. Este curso www.forgivingvictim.com ya está disponible en versiones vídeo, texto y online en inglés (y como libro en francés). Está en vías de traducirse al castellano. Después de vivir seis años en São Paulo, Brasil, donde acompañó un proyecto pastoral con creyentes LGBT de la ciudad, James se mudó a Madrid en 2015, donde vive ahora con su hijo, Luiz Felipe y el bulldog francés, el pequeño Nicholas.

 

Sobre las líneas de pensamiento de James Alison
1. Teología "hecha por un gay en primera persona" (pero no "teología gay").
2. Búsqueda de una presentación general del cristianismo desde la clave de la "víctima que perdona" y la superación de la lógica del chivo expiatorio.
3. Recuperación, desde esas claves, de nociones como redención.
4. Las personas lgtb estamos en situación privilegiada para ser "víctimas que perdonan" o "excluidos que acogen".
 
Lo que para algunos ha significado entrar en contacto con la obra de James es un cambio en la forma de ver la vocación lgtb-cristiana. Y suscriben lo que se ha dicho sobre sus libros: hacen que a uno "le entren ganas de ser cristiano".
 
Nuevo evento: 
Vie, 24/06/2016 - 20:00 - 22:00

XI Edición del Premio Arco Iris CRISMHOM 2017

El vienes 23 de junio de 2017 a las 19h en Barbieri 18, tendrá lugar la entrega de la XI edición del premio Arco Iris CRISMHOM. Este premio quiere reconocer la labor de las personas o instituciones que han luchado por la realidad cristiana LGTB (Lésbico, Gay, Transexual y Bisexual), que hayan destacado en la normalización del hecho LGTB dentro del ámbito religioso, o hayan colaborado a la normalización del hecho cristiano dentro del colectivo LGTB. CRISMHOM expresa su satisfacción por conceder este premio y nuestro mayor agradecimiento ante aquellas personas  e instituciones que lo reciben.

El premio se ha concedido a la Iglesia Evangélica Española por su "Declaración de Mamré" que tuvo lugar en el marco del Encuentro de Pastoral anual los días 11 a 13 de mayo de 2015 en la casa Mamré (Jaca, Huesca). En esta declaración esta Iglesia se declara inclusiva y exhortada a una pastoral de acogida de las personas homosexuales y sus familias. Este hecho ha ocasionado dos años más tarde que esta Iglesia haya perdido sus derechos en el Consejo Ecumémico de Madrid.

 

Acogida, invocación al Espíritu Santo

 

Puedes escuchar la acogida y presentación del acto en el siguiente ENLACE.

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre,

don, en tus dones espléndido,

luz que penetra las almas,

fuente del mayor consuelo,

ben, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz, y enriquécenos.

 

Mira el vacío del hombre,

si tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado,

cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas, infunde

calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,

según la fe de tus siervos;

por tu bondad y tu gracia,

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.

Amén.

 

 

Acogida y presentación del acto

 

Puedes escuchar la acogida y presentación del acto a cargo de Julio, en el siguiente ENLACE. A continuación se proyectó el vídeo que se muestra a continuación como presentación y contextualización del acto de entrega.

 

 

Discurso del presidente de CRISMHOM

 

Puedes escuchar el discurso de Alberto Elices, presidente de CRISMHOM, en el siguiente ENLACE. El premio fue entregado a Dámaris por Margarita, vocal de la junta de CRISMHOM.

 

Querida Dámaris, representante de la Iglesia Evangélica Española, queridos miembros comprometidos y simpatizantes de nuestra asociación y queridos amigos y amigas que hoy os unís a nosotros en nuestra celebración.

Para CRISMHOM es un gran privilegio y supone una gran satisfacción entregar nuestra XI edición del premio Arco Iris CRISMHOM a la Iglesia Evangélica Española (IEE). Nuestra relación con ella se ha visto fuertemente reforzada a lo largo de este curso por el apoyo que hemos recibido cuando hemos trabajado la identidad ecuménica de CRISMHOM. Su secretario general y pastor en dos iglesias, Alfredo Abad, nos ha acompañado en este proceso de discernimiento que no ha sido fácil y que ha visto la luz en buena medida gracias a él. También ha compartido con nosotros su propia vocación y vivencia del ecumenismo como parte de este proceso y ha compartido la alegría del V Centenario de la Reforma Protestante a través de una charla entre nosotros. La Iglesia Evangélica Española también nos ha demostrado su vocación ecuménica compartiendo con nosotros la Cena del Señor a través de algunos de sus pastores y pastoras en varias ocasiones junto a otros eventos de carácter ecuménico en el marco de la celebración del V Centenario de la Reforma Protestante. Igualmente, ha colaborado con CRISMHOM y otras asociaciones LGTB en las II y III Jornadas de fe, orientación sexual e identidad de género. Por todo ello, hoy queremos expresar desde CRISMHOM nuestro agradecimiento por su vinculación y presencia con nuestra comunidad y otras asociaciones LGTB.

Sin embargo, en este clima ecuménico la Iglesia Evangélica Española protagoniza un hecho sin precedentes. Este hecho fue la Declaración de Mamréque tuvo lugar en el marco del Encuentro de Pastoral anual los días 11 a 13 de mayo de 2015 en la casa Mamré (Jaca, Huesca). En esta declaración el cuerpo pastoral de la IEE recoge la interpelación del 75 Sínodo General y trabaja el documento “Ética teológica y homosexualidad” de Juan Sánchez de la Facultad de Teología SEUT y la lectura bíblica inspirada en la teología de la Gracia para concluir que:

 

Esta declaración ha tenido como consecuencia que dos años más tarde, la Iglesia Evangélica Española haya perdido sus derechos en el Consejo Evangélico de Madrid al no retractarse de la Declaración de Mamré. Esta entidad de carácter federativo fue creada para representar desde del punto de vista legal a las iglesias y entidades miembros y gestionar programas de interés cultural, social y fraternal que contribuyan tanto a difundir los valores cristianos como a reforzar el testimonio de las iglesias y la proclamación del Evangelio.

Por la declaración de Mamré y el hecho de asumir las consecuencias cara al Consejo Evangélico de Madrid, consideramos que la Iglesia Evangélica Española se sitúa en la punta de lanza de la inclusividad de la realidad LGTB dentro de la iglesia y en especial de la ayuda a las personas LGTB a conciliar y compatibilizar su fe con su orientación sexual e identidad de género. Es por ello que con inmensa alegría concedemos nuestro humilde y sencillo premio Arco Iris CRISMHOM en su XI edición a la Iglesia Evangélica Española.

La hospitalidad de los discípulos de Emaús y su acogida a un extranjero y a un desconocido, les posibilita recibir al mismo Dios.

Nuestra conciencia está cautiva de la Palabra de Dios (Martín Lutero).

 

 

Presentación de la Iglesia Evangélica

Española

 

Puedes escuchar la presentación de la Iglesia Evangélica Española y de Dámaris, su representante, a cargo de Alejandro Médel, pastor de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana unida dentro de la Iglesia Evangélica Española en el siguiente ENLACE.

 

Discurso de Dámaris, representante de la

Iglesia Evangélica Española

 

Puedes acceder al registro de audio del discurso de Dámaris, representante de la Iglesia Evangélica Española en el siguiente ENLACE.

 

 

Concierto

 

Para cerrar el acto, tuvimos el privilegio de contar con la participación de Juanjo Fernández (guitarra) que desde los dieciséis a los treinta años se dedicó profesionalmente a la música (guitarra, charango, el cuatro venezolano y la armónica) tocando con cantautores folklore, rock andaluz, orquestas de baile en ferias y fiestas. Desde entonces sigue componiendo y tocando, y pertenece al grupo EAD (Encuentro de Artistas Cristianos). Su último trabajo es un CD titulado "Mariposas" que pronto será editado. Le acompañan Antonio Castillo (cajón flamenco), que formó la agrupación Batucada conocida desde las marchas del 15-M y José Egea (bajo), guitarrista de dos bandas de rock que es una reciente incorporacióon al grupo. A todos ellos les transmitimos nuestro mayor agradecimiento por su generosidad al regalarnos este espléndido colofón musical a nuestro acto.

Nuevo evento: 
Vie, 23/06/2017 - 19:00 - 21:00