2018-08-02: “JESÚS, ES BUENO ESTARNOS AQUÍ”

“JESÚS, ES BUENO ESTARNOS AQUÍ”
 
Canto: Veni Sancte Espiritus
 
Oración introductoria.
Jesús, Te adoro con los apóstoles, Pedro, Juan y Santiago, a quienes les diste la gracia de ver la gloria de Tu rostro y de escuchar la voz del Padre. Bendito sea aquel momento cuando en el corazón de Pedro se le manifestó un profundo deseo de quedarse ahí. Jesús deseo ahora estar contigo en esta oración así como los apóstoles estuvieron en el monte Tabor. Deseo orar, contemplar, escuchar, con la ayuda de Tu gracia. Deseo reconocer Tu belleza. Que en mi corazón reviva el deseo de estar contigo. Perdóname, porque muchas veces mis ojos se quedan ciegos y también muchas veces estoy sordo y no te escucho ni veo y, en mi corazón, no se manifiesta un deseo profundo de estar contigo. Ahora lo deseo. Jesús capacita mi alma y mi corazón para que siempre desee estar contigo.
 
Canto: Adoramus Te Domine
 
Lectura del santo Evangelio según san Lucas (9, 28-36)
En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Y sucedió que, al separarse ellos de él, dijo Pedro a Jesús: Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías, sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle. Y cuando la voz hubo sonado, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.                                                                                                                                                                                                Palabra del Señor
 
Jesús ¡qué hermosa experiencia tuvieron Pedro, Santiago y Juan! Y hoy, de algún modo, nos invitas a compartir esta experiencia en nuestra oración. Concédenos acallar nuestras preocupaciones para guardar ese silencio que nos permite contemplarte y alabarte como nuestro Señor y nuestro Dios.
 
Canto: Domine Jesús

Meditación
Jesús, te adoro y te glorifico, porque te manifestaste a los apóstoles en el Monte Tabor. Aún sin saber lo que sucedía en sus corazones comprendieron que Tú eras el elegido. Sus corazones fueron abrazados por el gozo. Hoy te adoro por todos aquellos que se encuentran en la oscuridad del pecado, sin el gozo de la vida, sin el verdadero deseo de estar contigo. Te adoro con todos aquellos que ponen lejos de Ti las tiendas de sus vidas y con aquellos que te temen o te rehuyen. Te adoro en nombre de todos aquellos que se encuentran espiritualmente enfermos o ya han muerto espiritualmente. A ellos les es necesaria la experiencia del Monte Tabor, de Tú rostro, les es necesaria la experiencia de la voz del Padre. Míralos a todos, Señor Jesús. Ellos no están bien porque se encuentran en la oscuridad, porque no ven ni reconocen tu rostro.

(Presenta a Jesús a aquellos que viven lejos de Dios)
 
Canto: Laudate omnes gentes
Laudate omnes gentes
Laudate Dominum
Aleluya Aleluya
Cantate Dominum
 
Jesús, te adoro y te agradezco porque nos mostraste con tu oración, en el Monte Tabor, como y dónde hay que orar. Danos la gracia para que amemos a toda criatura, que amemos a todo lugar solitario, que nos recojamos y tengamos tu amistad. Que la naturaleza y toda criatura nos hable de Ti, que con mucha fe y amor podamos encontrarte en toda criatura, cantando y alabándote. Que nuestro corazón te anhele y reconozca la bondad, la belleza y amor en cada flor, en cada árbol, manantial o piedra. Que se alegre como el niño se alegra en la obra de su padre. Mira a aquellos que están apartados, por el modo de vivir, de su propia naturaleza, y que difícilmente se abren a Ti y escuchan tu voz. Jesús, despiértame, para que te reconozca y te adore y me regocije en Ti y para Ti.
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR (Reflexiones, peticiones y acción de gracia)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.

BENDICIÓN
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá. Amen