Skip to content

2019-06-20: SUBIR AL MONTE DEL SEÑOR, PARA ESTAR CON ÉL Y CON L@S HERMAN@S

Introducción.
Querid@s tod@s, El pueblo de Israel, hacía una peregrinación  anual a Jerusalén desde donde residían, Jesús, María y José, cumplían ese precepto, según lo narra Lucas 2, 40: "Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua"así, también nosotr@s como comunidad cristiana  LGTBI,  procuramos  peregrinar  juntos, al menos una vez al año, para  celebrar nuestra fe, nuestra diversidad y, de este modo, dar  testimonio de que somos seguidores de Jesús,  hijos de Dios,  porción de su pueblo.
 
Esta tarde es la víspera, de nuestra convivencia anual, lo cual es  una gran alegría, porque muchos herman@s, haremos un alto en el camino, lejos del bullicio de la ciudad, dejando entre paréntesis nuestros compromisos personales, laborales, sociales entre otros, para compartir un fin de semana, llamados por el Señor a retirarnos con Él, recordando que era una costumbre suya, tomar consigo a los discípulos para orar con Él, entrar en mayor unión e intimidad con el Padre y el Espíritu, con la certeza de que será una experiencia de crecimiento personal y espiritual, de mayor conocimiento entre nosotr@s, de nuestra realidad LGTBI-creyente, de nuestra comunidad CRISMHOM y, por qué no, de mayor compromiso en el anuncio del evangelio a nuestro colectivo y a la sociedad.
 
Presentamos al Señor a tod@s los herman@s que irán de convivencia y, quienes no podemos asistir, les acompañamos con nuestra oración, por los frutos del encuentro.
 
Canto.  Juntos cantando la alegría

Texto del Evangelio: Mateo 17, 1-1
"Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto."
 
"Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él. Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: «Señor, bueno es estarnos aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle.» Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo.  Mas Jesús, acercándose a ellos, los tocó y dijo: «Levantaos, no tengáis miedo.» Ellos alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo. Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos.»"
 
Breve silencio.
 
Soneto sobre la Transfiguración: Ahora, a dos coros, vamos a recitar este soneto
Pedro evoca las tiendas de la historia,
Quiere hacer perdurable este momento,
Solicita a Jesús consentimiento
Para permanecer bajo la gloria.
 
La voz entre una nube trae memoria
De su más importante mandamiento,
Escuchar al Mesías, que es cimiento,
Piedra angular, ofrenda expiatoria.
 
El temor se apodera de los fieles.
Vuelve la oscuridad, les vence el miedo.
Jesús dice, no teman ni esto que han visto digan,
Hasta que resucite con laureles,
Vencedor de la muerte, y en su credo
Las almas rescatadas le bendigan.
 
Canto. Cerca de Ti, Señor.
 
Ahora, vamos a rezar en forma de salmo, una Oración de abandono ante el Señor transfigurado, de Jaume Boada
L=Lector (puede ser una persona distinta cada párrafo)    T=Todos
 
L/ Señor, mientras te muestras luminoso ante tus discípulos predilectos en esta montaña tan alta y apartada, El Tabor….
envíanos tu Espíritu, para que meditemos los distintos modos que tenemos nosotr@s de subir a la montaña del encuentro.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Podemos subir y, subimos, muchas veces solos, porque iniciar la ruta ascendente del encuentro, siempre sugiere aires de autosuperación, deseos de algo más puro, sueños de horizontes sin límites, ansias de verlo todo desde la otra orilla.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Y todo esto es bueno, es simple y, naturalmente bueno. Y en cierta manera, reconfortante: buscarte en soledad sin trabas, sin nadie que se interponga.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Tú quieres que lo hagamos con l@s herman@s. No solo junto a ell@s, sino con ell@s.  Unidos fraternalmente podremos orar en tu nombre, oh Jesús!
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Tú nos has hecho hijos del Padre y hermanos con un mismo amor y una misma entrega, con la seguridad de tu presencia trasnformadora.  Por ello, tod@s junt@s, te decimos que queremos conocer tu rostro transfigurado y luminoso.

T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Te buscamos presente en la vida y en la historia pequeña y grande de l@s herman@s, nuestr@s herman@s, los hombres de nuestra tierra y nuestro tiempo.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Tú eres nuestra paz, Tú eres nuestra luz, Tú eres el motivo de nuestra esperanza.  En la cumbre del calvario, en la Cruz, nos diste en medio del dolor, el camino para llegar al encuentro orante con el Padre.  Tu lección fue el abandono.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Ante tu rostro transfigurado, anuncio de la resurrección de vida, queremos renovar nuestro abandono en las manos del Padre.  Lo hacemos junto a Ti, en Ti:
 
Canto. “Padre, me pongo en tus manos.  Haz de mí lo que quieras, sea lo que sea, te doy las gracias.  Estoy dispuesto a todo.  Todo lo acepto con tal que tu voluntad se haga en mi, en mis herman@s y en toda la humanidad”
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Ilumina nuestra vida con tu luz, Señor Jesús.  Tú no viniste a ser servido, sino a servir.  Que nuestra vida sea como la tuya: servir, amar, grano de trigo que muere en el surco del mundo, desde nuestra realidad de creyentes LGTBI.  Que sea así en verdad, Señor. Estoy, estamos dispuestos a vivirlo contigo.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Yo te confío mi vida, te la doy, te la damos.  Condúcenos, envíanos el Espíritu que mueve y transforma todas las cosas a la luz del amor.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Nos ponemos en tus manos, Señor, enteramente, sin reservas. Lo hacemos con la confianza absoluta que Tú tenías en el amor del Padre.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Haz que nuestro abandono en las manos amorosas del Padre, sea como el tuyo: ilimitado, total, anonadado.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Este es el camino que nos permitirá subir a la montaña del encuentro: abandonarnos contigo, Señor Jesús, en las manos del Padre, unirnos a tu ofrenda de amor salavador, en favor de tod@s los hombres y mujeres, ser, contigo y en Ti, una única oblación. 
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
L/ Surco abierto son tus brazos, una tarde en el calvario.  Luz de gloria fue tu rostro transfigurado en el Monte Tabor.  Tú, Señor Jesús, eres siempre nuestra Luz.
 
T/ Venid, subamos al Monte del Señor.
 
Silencio.  Ecos, Peticiones, Acción de gracias.
 
Hoy celebra la Iglesia la fiesta del Corpus Christi, (aunque litúrgicamente se celebrará el próximo domingo) uno de los regalos más grandes que Jesús nos ha hecho,  entregarnos su cuerpo y su sangre como alimento para fortalecernos en nuestro caminar, por eso damos gracias al Señor.
 
Padre Nuestro
 
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
Avisos

 

Usuarios nuevos

  • pierrewb
  • normanrod49
  • charles
  • horacio
  • kike

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07