Blog personal de Francisco___

Escrito el Sáb, 21/03/2020 - 19:15

Ahora tenéis tiempo, como yo, confinados en Madrid, España. Da tiempo a orar, atender cosas pasadas, cuidar de la gente aunque sea por teléfono. Al menos mi iglesia cercana está abierta y justo al lado de una panadería, de modo que también puedo visitar al mejor Pan sin que me detengan o multen.

 

Hago oración alegre como nunca antes.

 

También me he puesto a leer esto.

 

Y me retumba una frase de Pablo D'Ors, a quien le compro todo o casi todo: nos faltan hoy escritores luminosos. Cito de memoria. Sí señor. Escribir para arreglarle el día a la gente. Que la alegría no esté bajo sospecha. Cuando escribes en modo queja me parezco a esa gente que goza de sus propios olores.

Sealed

 

No obstante, como si estuviéramos en un laboratorio y os mostrase yo un matraz con un líquido maloliente, si os parece vamos a analizar dos sustancias que burbujeaban hace años y que ahora hemos depurado en nuestro alambique.

 

Esto es de cuando yo era adolescentito caballerete, Viernes veintinueve de julio de 1983.  La Clave, tremenda emisión televisiva sesuda. Aparece un Jordi Petit joven yogurín... ¡Los kilómetros y millas que hemos avanzado!

 

 

La película que citan, El funcionario civil desnudo, Jack Gold, Reino Unido, 1975, la tenéis disponible en una conocida borrica descargadora. Yo la he revisitado, después de treinta y seis años, me ha conmovido los cuajarones de alma, si alguno aún me quedara. Que los tengo ya casi todos amputados extirpados cauterizados.

 

 

Escrito el Vie, 20/03/2020 - 12:28
pidiendo cinco minutos de atención, que no quince, ni tampoco de gloria. Andy Warhol también era especial. Yo estoy callado hace años en este blog, no tengo mucho que decir, pero levanto ahora el dedo.
 
Acerca del pasaje de Mateo מתי cinco veintiocho, pero Yo os digo que todo el que mira con deseo a una mujer ya ha cometido adulterio en su corazón.
 
 
A ver, alzo el dedo para compartir cómo siento yo esto dentro de mi cráneo, en mi piel, en mis zapatos. ¿Qué siente un ave cuando nota el campo magnético terrestre? ¿Cómo podría yo tener la «murcielaguidad»? Sentir cómo vuelo ciego entre mosquitos y noto las paredes y la presencia de los mosquitos con mi radar sonoro.
 
 
¿Qué siente un pez eléctrico al notar corrientes eléctricas con esas rayas laterales que por lo visto tienen?
 
 
Voy a intentar, lector, que sientas lo que yo.
 
 
Cuando yo miro con alegría e interés a un hombre no lo miro con concupiscencia deseando masticármelo, deglutírmelo, poseérmelo, pornografiarlo.
 
 
 
 
No.
 


 
Doy gracias a Dios por haber creado algo así, tan hermoso y digno de ser mirado sin parar. Por haber creado también la atracción que hacia él yo siento. Lo sé, pocas veces mutua. Esa mirada no me parece adulterio. Le miro como ante un sagrario, él es una caja de lo numinoso sagrado.
 
 
 
 
 
Mi agradecimiento a Cathopic, gran página de Dimitri C. S.

https://www.cathopic.com/es
Mi mejor página de imágenes, esta, la de Vernon Miller.
 
No quiero guarrear suciamente. Quiero abrazarlo cordial, quiero estar humildemente a su lado si me acepta y sin estorbar, darle lo mejor que me pida. Quiero lavarle los pies.
 
Radio María España es una emisoria que hemos convertido en hilo musical de casa. No se parece a ninguna otra radio del dial. A mi me parece magnífica, me gusta su alegría, su falta de suspicacias ibero-autonómicas, la profundidad de algunos contenidos. Los testimonios. Pulsando en la radio se os abre en nueva ventana la emisión de El grano de Mostaza, miércoles 19 de febrero pasado. Id al minuto veintitrés. Yo estoy de acuerdo con lo que dice.
 
 
 
 
 
 
 
 
Va ahora una cita de John Addington Symonds:

 

El que está poseído de este amor noble es modesto y corteja a su amado a plena luz del día, y es feliz si su amor es correspondido. Hace deporte con su amado y va de caza con él. En el campo de batalla lucha a su lado, y si le matan muerte con él. No necesita la oscuridad de la noche ni los lugares escondidos para estar con él.

 

[El amor heroico] ama la belleza, el otro [el amor vulgar] es la locura por le placer. El uno se busca con entusiasmo, el otro es complusivo y enfermizo. El uno tiende al bien del amado, el otro a la ruina de ambos. El uno es virtuoso, el otro incontinente en todos sus actos.

 

...

 

 

 

...
 
John Addington Symonds,  A Problem in Greek Ethics (Un problema de ética griega), Londres, 1901.
 
 
 
 

 
 
 
 
Otra cosa
 
Están instruyendo el sumario del Juicio Final. Me he enterado, me dieron el soplo.
 
Todos los humanos que alguna vez hemos vivido ascendemos a ciento siete mil millones.
 

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/02/120205_muertos_vivos_tierra_adz


 
 
Ciento siete mil millones de personas han vivido o viven ahora.
 
La media de vida es, digamos de treinta años.
 
Uns doscientas cincuenta mil horas por persona.
 
De modo que el número de horas de autoconsciencia, dolor, gozo, oración o sueño sin más ascienden a unos veintisiete billones, 27₂000.000₁000.000 de horas a ser juzgadas, sentenciadas. Y hablo sólo de Homo sapiens, claro. Echad vosotros la cuenta a ver si me he equivocado.
 
Madre mía, qué miedo.
 
Mis años son una gota.
 
Trinidad Santa, que mi tiempo escribiendo esto no haya sido desperdiciado. si a alguien le molesta que me lo diga y lo borro.
 
 
 
 
Escrito el Vie, 06/12/2019 - 14:00

Estaba yo ayer, San Agustín, en Argelia, en la playas de   سوق أهراس , cerca de Tagaste y de Hipona. Leyendo mi tableta en la playa, filosofía, teología, teodicea, varios gigas de libros ahí dentro. Veo olas grandes y surfistas.

 

 

 

La investigación, la filosofía me recuerdan a una tuneladora, va perforando la masa buscando la luz de la verdad.  Entre el barro de la perforación aparecen conchas muy antiguas, calaveras que acaban como la de San Jerónimo en el despacho del ingeniero del camino. Al chavalote le ha vencido la ola, me llega primero su tabla y mucho después él, se me acerca.

 

―Hola.

―Hola.

 

―Nos conocimos hace años. ¿Sigues teniendo problemas para comprender lo de la Trinidad?


―No, eso ya lo comprendí. Viendo cómo funcionan las empresas multinacionales. No hizo falta meter toda el agua del mar en un agujero. Ahora mis dudas son otras.

―Te oigo, venga, date prisa que vuelvo a las olas.
 

 

―Allá voy. Nihil sub solem novum: falso. Las experiencias cercanas a la muerte son nuevas porque nunca ha habido equipos de resucitación como ahora, ni medios para comunicar lo que vienen contando. ¿Por qué hay dos mundos? No me refiero a Cielo versus infierno, sino a esto de aquí versus Más Allá. «Todo lo humano es confuso», Fernando Arrabal. También quiero saber por qué los gais estamos un poco mal vistos en la barca de Pedro. Quiero una buena catequesis acerca del pecado original. A pesar de Chesterton creo que es la más insostenible de las verdades de Fe, los aborígenes australianos parecen seguir muy felices. Es menos creíble incluso de eso que nos ríen de embarazadas que no conocían varón o de serpientes que hablaban. También quiero saber por qué los gais nos tratamos tan mal entre nosotros con cinismo y contagios. Nos ponemos precio, y decimos «lo que surja» cuando queremos decir «quiero alguien mejor que yo, joven, guapo, sin grasas y que me mantenga». También quiero saber si en la eternidad o eviternidad podremos cambiar el pasado, desactivar y «cortar el cable rojo» antes de que pasara aquello tan espantoso que pasó. Quiero saber cómo es que somos adictos al significado, al sentido argumental. Quiero saber cuánto libre albedrío tenemos, sin duda mucho menos de lo que nos parece. También quisiera hacer una hoguera con libros de autoayuda para calentar así la calefacción de un orfanato. Quiero estar como público en la gran sala anfiteatro donde se reúnan todos los filósofos de la historia y lleguen a la conclusión final matando de éxito a la disciplina. Quiero saber si había otras emociones posibles [ el ryuxim, la tuibovéb, eso del dordones ] pero no nos las instalaron dentro del cráneo, dijeron que con rabia amor ira aburrimiento miedo apego sorpresa ya teníamos suficientes. Quiero todas las soluciones a todas las ecuaciones posibles, a toda la Teodicea y a la Teoría del Todo que unifica las fuerzas, partículas y galaxias del Universo. Y quiero estar alegre y satisfecho por colmatarme esas respuestas.


¡Ah!

Y como postre, aunque no me he leído ni un tomo de los caballos de troya porque soy esnob, quisiera ver en directo al Jesús histórico  ܝܫܘܥ   que es el mismo de la Fe hablando entre un montón de palurdos oliendo a choto, usando un vocabulario de no más de mil palabras para hacerse entender, público de costras, piojos, cicatrices deformaciones, ojos tuertos y dientes podridos. ¡Estar entre ese público! Gracias por escucharme y seguir mirándome a los ojos desde los tuyos color azul inmaculada, ángel surfista. ¿Ya estás seco? ¿Paro ya? El mar, el agua, simbólicamente, remite a las emociones básicas. Tú surfeas sobre tus propias emociones, juegas con ellas sobre tu tabula rasa.
 


―Me había hecho daño con el golpe de la ola pero ya no me duele.  Tú te sabes la buena noticia de memoria, ¿verdad? Los titulares y la noticia entera, ¿no?

―Sí.

―Dime lo de Juan catorce seis.

―«Yo soy el camino la verdad y la vida» Sobra cualquier palabra investigación posterior.

―Y ahora repíteme Juan dieciséis veintitrés.

―«Entonces no me preguntaréis nada».

―Me ha gustado lo de la tuneladora... Claro, tú hablas de las de perforar túneles bajo tierra. Los surfistas llamamos túnel al hueco de la ola.

―Siendo tú niño me regalaste esta tableta, me dijiste que la leyera. ¿Qué hago ahora, la tiro?

―Sí, ya no te sirve. ¿Te vienes a surfear la mar conmigo? Sube conmigo en mi tabla.

―Bueno.

 


 

 

 

 

Gracias por leerme.

 

 

Escrito el Jue, 29/08/2019 - 12:15

Federico, maestro de lógicos

 

Nuestro Federico es poco sospechoso de

libro anaglifo agujero

 

 

Fuera mejor este ejemplo. Un anaglifo tan brutal como un agujero en el papel.

La creación entera a mí me parece una cosa rarísima. Yo no sé por qué tuvo la Trinidad una ocurrencia tan rara de hacer una creación donde hay cosas tan tremendas como suicidas, dolor durante toda una noche o crucifixiones. Ya sé que las puestas de sol sobre el océano o los besos de labios veintañeros con dentaduras blancoazuladas compensan, pero... no sé no sé. A veces cuando estoy en modo ensoñación pienso que la Creación es el gran Anaglifo de Dios,

 

Dios Padre

Dios Hijo

Dios Espíritu Santo

El anaglifo

Y la Creación.

 

Cita youtube serie TVE

Tabla periódica emociones

Principia Matemática

 

Rabia por dos citas perdidas

 

Tengo mucho coraje porque he perdido dos referencias bibliográficas, quien como yo disfrute con las bibliotecas infinitas sabe de lo que hablo. Ni con dos horas de gúguel doy con ellas. Las recuerdo sin más.

 

Una es de una revista gratuita que se repartía por el sur de Madrid. Estaba yo esperando allá por mayo de dos mil en un andén de la estación de cercanías de Getafe y hojeaba un periódico gratuito. Estaba en la portada y en varias páginas interiores un artículo acerca de gimnasios, bienestar y estética personal. El artículo empezaba algo así como... (cito de memoria)

Hoy todos nosotros estamos muy implicados en nuestra estética personal. Es importante cuidar nuestra imagen y, a diferencia de épocas anteriores, concedemos tiempo y dinero no sólo a ropa sino a productos de cosmética y también a servicios: gimnasios, fitness y clínicas de cirugía plástica. Y es que debemos atender y mejorar nuestra imagen, nuestro cuerpo, porque intelectualmente somos todos muy parecidos.

 

Esas últimas cinco palabras las recuerdo perfectamente, sí señor. ¡Con dos hemisferios cerebrales, ole ahí! Pero no te critico, no. Te entiendo perfectamente, redactor, redactora, porque yo también caí en el mátrix actual del Pensamiento Único, del creer que todos somos intelectualemente muy parecidos.

Unos reparten bocadillos en la Cañada Real, otros hacen tres o cuatro horas de Sagrario, las que hagan falta. Hay quien va cada dos meses a donar sangre y es tan homosexual, o más, que yo. Hay quien se está preparando la oposición de bombero o de notario, mientras que su vecino de abajo es incapaz de acabar un sudoku. Unos se gastan el sueldo del mes en la abyecta casa de apuestas de abajo, otros lo mandan a duras penas a El Salvador, remesas. No, anónimo redactor perdido. Ni somos intelectualmente muy parecidos ni tendríamos que destacar pareciendo guapos ni musculocos. Pero yo te entiendo. Te entiendo hermenéuticamente, mejor de lo que tú mismo te entiendes. Vaya truño rollo de párrafo largo que acabo de escribir. Perdonadme este tiempo de lectura digno de mejor causa vuestra.

Casi me alegro de haber perdido esa referencia, esa publicación. Llegó el tren, solté el periódico no sé muy bien dónde, y ahí perdí un condensado del Pensamiento Único, Pensamiento Débil impuesto [ Zygmunt Bauman, Gianni Vattimo ] Zeitgeist espíritu de nuestros días.

 

 

La otra es de un analista LGBT que hace unos años se preguntaba acerca de la promiscuidad y reflexionaba sobre las diferencias y semejanzas de la seducción y el emparejamiento nuestro con el heterosexual. Le asombraban los encuentros furtivos de cuarto oscuro ―más bien son penumbrosos―. Decía algo así, también cito de memoria: ¿Cómo es posible que haya una relación en la que el yo esté ausente?

 

Yo entiendo a este hombre, sí. Como con el apaleado y robado caído en el camino de Jericó, a quien el samaritano cuida sin preguntarle el nombre. En los actos promiscuos urbanitas nos relacionamos muy a fondo con alguien cuyo nombre y biografía desconocemos, y él la nuestra. Concedemos durante una hora a perfectos anónimos algo que otras personas con quienes tenemos mucho en común tardan años en conceder.  Que lo dan después de sancionarlo con una monumental ceremonia triple, civil, litúrgica y festiva, tras haberlos incorporado y presentado a familiares y amigos.

Pero a este analista le faltaba un dato: el yo está ausente en el sexo promiscuo urbanita, sí. Pero la retina no. Siempre insisto en esto, los gays somos visuales, demasiado. De los otros sentidos también claro, pero sobre todo visuales. No me importa cómo te llames pero dame fotos.

Añado, no estoy en eso ya. Depuré y lo pasé bien pasado por el filtro de la rejilla de madera romboidal. Pasada etapa mía.

En esta línea opina Álex Espinoza. Él ha escrito bastante sobre esto. Para quedarme yo encima, como el aceite ―rematar una conversación, coronarla con guinda y que hable yo el último, señal de mi soberbia un poco ridícula, esto pasa también en discusiones de tráfico a base de golpes de claxon― digo, para rematar esto diré que no estoy de acuerdo con lo de «pasatiempo». Hombre, no es un acto épico de los que se celebran una o dos veces en la vida, pero yo no me lo tomaba como pasatiempo, no.

 

Grados de compromiso

Este asunto me gusta, es de mis temas recurrentes, escribí algo en mi primera de estas ristras de bobadas propias . Tú vas por la calle y se te cruza alguien.

―Hey muchacho, llevas la bragueta abierta.

― [ !!! ]

Es un mensaje que cuando te mueve los tímpanos, cuando te enteras y das por enterado no te deja indiferente. Me gustan los ejemplos visuales, ya sabéis.

 

dos lapiceros

Opino que lo que usaba Jesús para dejar completamente seducida a la gente era hablarles de algo relevante. Perdonadme que no me he leído tooooooda la literatura teológica al respecto de las ipsissima verba de Jesús ܡܫܝܚܐ,   su relevancia y sentido. Ya sabéis, en los Evangelios Buena Noticia se nos suele contar: Se le acercó, le dijo sígueme, y el otro fue y se levantó yendo detrás. Tenemos sed de sentido, de dar sentido a nuestra biografía con palabras muy relevantes, palabras poéticas. Poesía = la palabra exacta en el tiempo. Vosotros alguna vez os habéis dado un golpe en ese punto del codo, entre dos huesos, donde el dolor se nos dispara. Jesús hablándote debía ser algo así. Sin dolor, claro. Un chute de relevancia y significado. Te lo confirman hasta los soldados romanos, nadie había hablado antes como este hombre, Juan siete cuarenta y seis.

Escrito el Sáb, 11/05/2019 - 12:18

!Monet! contigo empezó todo!

 

 

¡Monet! contigo empezó todo!

 

 

 

 

 

Quienes se dedican a leer y escribir y pensar más que al deporte―mal hecho: vida muscular fofa poco sana― inflan como burbujas nuevas ideas y conceptos. Uno de los burbujeos más ubérrimos es el de la nominalización de acciones.

 

Así, de comer, la ingestión.

De abstracto, la abstracción

 

 

Con este cuadro de Monet alguien tuvo la ocurrencia de pegarle con superglú el -isme, para nominalizar a su vez el

De impresionar > impresión > impresionismo

 

Y de ahí empezaron los -ismos. No digo los artísticos, cubismo, fauvismo, atonalismo, perspectivismo. Digo los filosóficos. Empezaron a chorrear como hemorragias, perdimos la cuenta de los que había que aprenderse.  Algunos con fortuna se establecieron para quedarse: racismo,

Clasismo.

Esnobismo.

Colectivismo, capitalismo, esclavismo.

 

 

 

Son demasiados ismos y algunos suenan feos.

 

Hay uno que os recomiendo. Yo no digo homosexualismo, ni homosexualidad. Me parecen salidos del DSM-4. Prefiero decir gaísmo.

Poema guapo de Luis Eduardo Cirlot, sesenta y siete versos en recuerdo de dadá.

 

 

www

Así que he tenido una ocurrencia, numerar los ismos. Para que no suenen feos sustituyo el nombre por algún número, da igual.

Los números más adecuados son el tres y el nueve, suenan mejor antes del -ismo. ¡Y no me salgáis con la broma del 5 por favor! Hagamos así como pasa en las calles de Manhattan, numeradas para facilitar el tránsito y el mapa mental. Numerar los -ismos

 

***

3

13

Uno de los peores es el relativismo, que a mí no me gusta llamarlo así porque es hacerle un feo a Alberto Einstein y porque los originales latinos, referus, relatus, no van con el sentido que mucha gente les quiere dar ahora. Que es el de intercambiabilismo, o mejor, intercambismo.

 

Pero como es impronunciable lo podemos llamar

El intercambismo está muy bien glosado en este magnífico y pequeñito libro.

Vuelta más de tuerca. Los relativistas más abundios se han pasado a otra cosa más gorda aún. Argumentar con la frase «...es que por esa regla de tres...»

Es que si tú quieres besarme porque te gusto entonces yo también debería poseer una autorización para besar a X.

Es que por esa regla de tres si tú coges el coche para comprar yo voy a coger mi camión.

Es que si traigo al plató a un naci entonces también debo invitar a un hebreo.

A estos los podríamos llamar regladetresistas. Practican el reglatresismo,

 

 

Pero... ¡claro!

 

No lo podemos llamar así, relativismo, reglatresismo, intercambismo. Cacofónico perdío. Solución: le adjudicamos el tres y lo llamaremos tresismo.

 

―¿Conque tu camión? ¡Eres un tresista!

 

Una discriminación que yo sí hago, y bien que me duele. Hay una obra de misericorida que la limpia, sufrir con paciencia los defectos de los demás. Yo no discrimino a nadie por su raza, ni en la puerta de un ascensor, ni en la seducción y el emparejamiento. En ningún desempeño de la vida social.

Sería entonces un racista.

 

***

13

13

Tampoco discrimino a nadie por su clase social, ni en el trato cotidiano urbano, ni en el rural, ni en la seducción ni el emparejamiento, ni en el trato laboral ni en el que dure años ni en el que dure segundos. A quien sí discrimino es a los maleducados. Me cuesta un horror aceptar con alegría como hermano mío en el Reino a quien mastica con los labios abiertos, a quien escupe en el suelo gorgojeando previamente, a quien se desatornilla un moco ante mí, a quien me bosteza de modo que puedo ver claramente en su interior, campanilla, esófago, etc. Incluso ante un adonis veinteañero me sale esta discriminación si es tan falto de pulimento

 

 

Pero... ¡Claro!

No voy a decir que soy un maleducacionista, horrísono, cacofónico. En cataluña a esto lo llaman más bien civismo, ¿Voy a decir que soy un inciviscista?

 

No.

 

Así que le adjudico un número, por ejemplo el 13:

 

¡Discrimino a los maleducados! ¡Soy un trecista!

Solucionado.

 

Vaya memez de entrada de blog que me ha quedado. ¿Cómo se llama a quien escribe chorradas en lugar de entrenar mancuernas, aprender idiomas, evangelizar o callarse?

13

¡Veinticinquismo!

 

 

 

Bendiciones.

 

 

CAJA DE ARENA

 

 

Los informáticos llaman sandbox o caja de arena a un entorno seguro. Es como si quieres probar una plancha o una cafetera eléctrica recién arreglada y no sabes si va a soplar, a quemar, ni por dónde. Nooo no me refiero a donde hacen pis los animalitos.

 

Vosotros habéis visto ese negocio que se lleva ahora, las escape rooms. Hacer una Caja de Arena axiológica psíquica. Un momento y lugar, casi como fuego de campamento. Me recuerda a ese juego en el que hay que decir verdades pero no, aquí con otro sentido. Decirnos cosas tremendas, dolorosas pero en entorno seguro donde no fueran pecado ni guardáramos rencor más tarde a quien nos las dijo.

 

Para que al salir al mundo real fuera de la caja sepamos perdonar como hicimos ahí dentro. Encajar.

 

 

―Ahora que estamos tú y yo en la caja de arena te diré esto, eres un G  que mastica con la boca abierta, no me miras cuando te hablo y me metiste una buena pifia aquella semana en el trabajo. Te la tengo guardada.

 

―Bien: como estamos en caja de arena no me duele esto que me dices y te lo recojo y lo tengo en cuenta. Y ahora que estamos en la caja de arena te diré: siempre me he quedado con ganas de abandonarte por las noches, salir de la cama, hacer por ahí lo que me dé la gana, y volver tres horas más tardes mientras tú sigues roncando como un chanchinho

 

TENGO YO un amigo que

―Ah, ya, un amigo, ¿eh?

―Sí un amigo.

 

un amigo, iba diciendo, a quien de los siete sacramentos el que más le duele, claro está, es la confesión, la penitencia. Si bien estadísticamente los gais parecemos un poco más parlanchines y desinhibidos que la media incluso para reconocer culpas y vergüenzas. Lo que él hace para entrenarse es entrar en algún templo y comprobar que un confesionario está vacío. Se ubica y empieza a susurrar al vacío todos sus horrores, incluso cosas que realmente no son pecados. Hay un topicazo acerca de la culpa y la vergüenza, perdonad que no documente aquí la fuente, que dice que las sociedades protestantes del norte y sus prados padecen más bien la culpa, mientras que nosotros en los secarrales del sur sufrimos más la vergüenza. Pues este amigo sufre de las dos, se tira ahí varios minutos enunciando sus fallos, errores y pecados como una impresora sin pausa. Dice que le sirve como entrenamiento para la confesión buena, la que se hace siendo ya oído.

 

Pues bien, esa caja de arena existe. Según iba escribiendo yo esto iban pensando.. Sí, esa caja de arena en cierto modo sí que existe, sí... ¡ Se llama confesionario!

 

APERITIVO

 

Hoy estoy enfadado con DiosaDios, con la Trinidad, y con especialmente con  יְהוֹשֻׁע ܝܫܘܥ, , no sé por qué, supongo que por pretensiones insatisfechas: o me colmato las pretensiones o me las quito.  De los protestantes me cae bien esa idea que tienen de que Dios nos adelanta en la tierra lo que pretende darnos después, a guisa de aperitivo. Los católicos sureños taciturnos y masocas pensamos lo contrario: que hay que sufrir mucho para tener más puntos.

 

DiosaDios mío, danos, por favor un aperitivo.

 

―...puntos, puntos.... ¡De sutura, no te jota!

―Toma ya.

―¡Bfff!

 

 

 

______________

 

---ata

---amen

---

A principios del siglo pasado se oían los sufijos -amen, multiplicadores nominales. Chorizamen, tetamen.

 

Fueron los estoicos quienes inventaron el metalenguaje.

 

Escrito el Jue, 07/03/2019 - 19:33

Esta es la imagen más panoli que he encontrado ―bueno por otra parte es un encanto y una obra de arte bien hecha, sí. Juan Ferrándiz―. Navidad pasado mañana. Se nos  tacha de panolis, de tener amigos imaginarios y de saltarnos las leyes de no sé qué.

 



 

Wikipedia: en griego antiguo: Ἰησοῦς, Iesous; en arameo: ܝܫܘܥ, Išo; en hebreo antiguo: יְהוֹשֻׁע, Yehošuaʕ, o יֵשׁוּעַ, Yešuaʕ. en griego antiguo: Χριστός, Christós sigues siendo incómodo. Era incómodo el pesebre. Todo incómodo cuando Roma porque los cristianos estaban contentos de la mañana a la noche y compartían las cosas, cuidaban de los viejos y eso parecía intolerable. No confortable en las misiones del siglo XVI e incómodo también hoy cuando gastamos tacto en no mencionar a Dios ―y por eso yo la llamo DiosaDios, para sí, nombrarla, sí, al estilo chorra contemporáneo 2018.


Para terminar con mejor sabor de boca os diré que en cuanto suelte este teclado agarro el Rosario, arma de bendición masiva, sesenta bombas de racimo contra el Tiñoso envidioso,  voy a orarlo por vosotros.  Sesenta volquetes contáiner de gracias y bendiciones. Primera persona del singular del presente de indicativo del verbo orar:

 

O r o

O r o

 

Nos sale oro del cuerpo cuando oramos. También incienso y mirra.

 

¡Feliz Navidad!

 

Escrito el Sáb, 22/12/2018 - 09:45

 

 

 

asdf

 

 

La ecografía más bonita de la Salvación. No se ve el movimiento del feto B. María la teenager quinceañera se puso en marcha deprisa, ejercicio físico para el feto A, Lucas uno treinta y nueve. Visita que nos ha dado tsunamis de belleza en las artes. Mi favorita es esta,

 

 

Hay tantas que no sabría por dónde empezar.

 

 

 

asdf

 

 

 

 

 

 

 

 

Escrito el Dom, 03/12/2017 - 10:36

 

Playa, atardecer. Simplicio y Sagredo pasean descalzos, dos caracolas en las manos.



El apocaloptimista Simplicio

*   *   *

―Mira Sagredo, todo se hunde, se degrada. La entropía actúa no sólo sobre la energía, sino sobre las alegrías, sobre la Fe, todo lo deslíe, lo vuelve fofo. La energía ni se crea ni se destruye: tan sólo se entropiza. Yo estoy triste. Me he vuelto apocaloptimista. Como estamos obligados a estar alegres por orden de Jesús busco la alegría de modo chorra en cualquier cosa espontánea y pequeña, pero llega la noche, me acuesto solo y ya no mantengo mi sonrisa fingida.  Creo que a la especie Homo sapiens no lo quedan más de cien años, y lo peor es que ello me parece congruente y lógico.  Apocaloptimista. La tristeza me retroalimenta la culpa, espiral de pena. La política internacional y propia, la catástrofe ecológica, la estulticia imperante, mis arrugas y achaques, todo se aja.  Esta caracola gris que encontré anoche. Escucha su sonido, un tono se desploma sin cesar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sagredo, en Gracia.

*   *   *

 

 

―Simplicio no estoy de acuerdo. No sé si por libre albedrío mío, o por una gracia que se me ha dado y que me gustaría contagiarte.

 

Mucho de lo que dices es verdad. Pero el Reino sí que llega ¡y no veas con qué fuerzas! Tienes razón con que la losa de Chernóbil no tiene arreglo, con que no podemos deconstruir los cimientos de los cementerios, con que nos hemos cargado muchas especies y dos casquetes polares. Y somos fanáticos de la historia, no olvidamos los horrores, aunque no dolieran ahí nos quedan sus memorias.

 

Pero nos refinamos, tú. Nos aquilatamos, diamantes. ¡Inexplicable! Oro, crisol. Cada nueva generación es más lista, más destilada por el alambique de la Gracia. Escucha esta caracola rosa que me regalaron ayer. Nuestros pies hundidos en barro de entropía, sí, pero nuestro espíritu asciende de frecuencia.

 

 

 

 

 

Fátima: al final mi inmaculado corazón triunfará. Además, un día volverá Él ―un jueves por la tarde, un martes a mediodía, un lunes―  nuestra elevación la fundiremos con Su vuelta.

 

 

 

 

Escrito el Sáb, 18/11/2017 - 08:01

NO ASUSTARSE, SIMPLE BORRADOR y no pienso escribir burradas ni soflamas

si lo lees, Alberto, Hugo, Norberto...

 

 

 

Bendiciones lectores, gracias por pasar la mirada sobre esto. La atención, otro recurso escaso hoy. No suelo escribir al hilo de noticias candentes, bueno es que ya no escribo aquí casi, pero allá voy. Al hilo de cosas que oigo en una bendita radio mariana que oigo mucho o de cosas que leo en esta misma pantalla. Sobre la cuestión del género, de convertir a los gais en heteros, sobre la castidad.

 

Una mujer tiene unos cuatrocientos óvulos que va perdiendo a lo largo de su vida. Algunos, muy pocos en relación al total, se fecundan en persona. Un hombre tiene millones de espermatozoides, muy pocos se convertirán en personita. Las pérdidas de unos y de otros no dan el mismo significado simbolico. En la ortodoxia más decimonónica lo primero es normal, impuro decían, y lo segundo pecado si me lo provoco.

 

Una polución nocturna masculina no es sin más una salida de semilla en la noche. Lleva un orgasmo previo que te despierta un poco antes, vas a poner la cama perdida, según seas de abundante, y en ese momento no sueñas con champiñones o pajaritas de papel, no. De la polución nocturna no tengo claro que sea la respuesta más natural y buenanoticiesca, =evangélica, a vivir la castidad y a la no-fornicación  no-masturbación.

 

Lo del género no me entusiasma. Yo tengo sexo. El género lo tienen las palabras. Me puedo currar mucho el aprender inglés o el ponerme cachas pero tengo dudas de que me pueda convertir en mujer porque sí, porque yo lo valgo.

¿Qué siente el murciélago cuando vuela de noche orientado por su radar? ¿Cómo siente un pez eléctrico las corrientes desde esa líneas laterales que sienten?  ¿Cómo se autopercibe una hormiga cuando se despierta por la mañana, estira sus patitas y se dispone a salir a la calle a por una pipa?

 

¿Qué sentimos los gais? ¿Es lo mismo que sienten las lesbianas? ¿Es lo mismo que sienten los heteros? Yo os voy a escribir aquí a vosotros lo que siento. En primer lugar siento que es imposible, im-po-si-ble cuatro sílabas repito que me vuelva heterosexual aunque me frieran el cráneo a electrochoques, aunque lo pidiese veinte horas al día ante el Sagrario o me metieran hormonas de vaca inyectadas. Moriré m*****ń perdido, sí. Imposible. Por favor, no me discutáis esto. A no ser que me concediera Dios una gracia que más bien sería no-gracia. El único contexto en el que creo que me volvería casi hetero, sospecho, debería ser el de una balsa, en una isla solitaria para nosotros solos, junto a una mujer superviviente de un naufragio. Y aún así lo dudo bastante.

 

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Pez#Sistema_sensorial

 

―Como los gais somos el buque insignia de lo LGBT, porque somos los más abundantes, entre el 5% y el 10% de los hombres, pasa que la iglesia tendrá que hacer algo por nosotros, porque no se puede ignorar a dos millones de españoles que se pasan el fin de semana mirando el Grindr, el Scruff y el Wapo para tener sexo promiscuo.

 

―Pero lo que tú dices es el argumento estadístico: como somos muchos pues nos tienen que normalizar, que incorporar. También hay muchos asesinatos y homicidios y no por eso se incorporan ni normalizan.

 

―Y lo tú dices es relativismo, estás comparando la velocidad, que es espacio partido de tiempo, con el tocino, que es un alimento rico a base de cerdo impuro y que engorda.

 

―Yo también te quiero.

―¿Qué haría yo sin ti? Como el pulgar, te me opones, aunque formas parte de mi misma mano.

Escrito el Jue, 12/10/2017 - 09:23