Blog de colaboradores

Crismhom welcomes Pope Francis words

 

Papa FranciscoPope Francis: “Homosexual persons….are children of God, they have the right to a family”


That’s how Francis expresses himself in Evgeny Afineevsky’s documentary “Francesco” which had its worldwide launch on 21 st October 2020.


It’s not the first time this Pope has surprised us with phrases which, were they to have been overheard in everyday conversation, would have had no repercussions.


In fact, that is what is key: for the first time a Pope of the Catholic Church touches on the question of same-sex civil unions without disqualifying or condeming them. He treats them as naturally as would anybody who is fully conscious of the equality which is lived, and which must be protected, in civil society. Speaking as naturally as Jesus of Nazareth.


For Crismhom, an ecumenical LGBTI+H Christian community in Madrid, it is a great joy to receive these words. Even if they don’t make any change in the current norms of the Church, they presuppose a small but considerable step forward towards full equality of rights and the normalization of rainbow reality in the bosom of the Church (in this case, the Catholic Church,
but, please God, in all other Christian churches and confessions as well). The Pope can be assured that Crismhom is walking alongside him on this path towards the full realization of our affective, sexual and gender reality as we journey with respect and with Love.


However well-integrated we may be within society, LGBTI believers continue to be grateful for this “living water” which comes in the form of words of justice and affection. For even those who have worked through a process of self-acceptance and are able to take part actively in their parishes or groups of shared faith remember their “long odyssey” through the desert. That
odyssey has left us with a thirst that can only be quenched by the love which Jesus has shown us, and which we find repeated in declarations like this one.


Francis spoke in the first person, repeating the position he took when he was Archbishop of Buenos Aires. The man has not changed, but his role on the chessboard certainly has.


We pray daily that the Holy Spirit continues to inspire our Pontiff, so that many other people and religious groups, within our hierarchy and outside it, may come to acccept that diversity is an enrichment, and not a threat; and that the words of encouragement and affection may very soon be reflected in the correction of anachronistic and discriminatory norms.

 

Crismhom

.

Crismhom recibe con cariño las palabras de Francisco

Papa Francisco

Papa Francisco: "Las personas homosexuales (...) son hijos de Dios, tienen derecho a una familia"

 

Francisco se expresa así en el documental "Francesco", realizado por Evgeny Afineevsky y presentado al mundo el 21 de octubre de 2020.

No es la primera vez que este Papa nos sorprende con frases que, de ser escuchadas en cualquier conversación cotidiana, no tendrían ninguna repercusión.

De hecho, ahí está la clave: por primera vez, un Papa de la Iglesia católica aborda el tema de las uniones civiles entre homosexuales sin descalificarlo o condenarlo, con la naturalidad con la que lo trataría cualquier persona plenamente consciente de la igualdad que se vive y se debe proteger en la sociedad civil. Con la naturalidad con la que hablaba Jesús de Nazaret.

 

Para Crismhom, comunidad cristiana ecuménica LGTBI+H de Madrid, es una gran alegría recibir estas palabras. Si bien no aportan ningún cambio a la normativa vigente en la Iglesia, suponen un paso más (pequeño, pero considerable) en el avance hacia la plena igualdad de derechos y la normalización de la realidad arcoíris en el seno de la Iglesia (en este caso, la católica, ojalá llegue también en el resto de iglesias cristianas y de confesiones). El Papa puede estar seguro de que Crismhom hará a su lado este camino, hacia la plena normalización de nuestra realidad afectiva, sexual y de género, si transitamos por la vía del respeto y el Amor. 

 

Por más integrados que estemos en la sociedad, las personas creyentes LGTBI seguimos agradeciendo este "agua viva" que viene en forma de palabras de justicia y cariño, porque incluso quienes ya han superado un proceso de autoaceptación personal y colaboran activa y abiertamente en sus parroquias o grupos de Fe, siguen recordando la "larga travesía" por el desierto. Y de esa travesía nos queda una sed que difícilmente se puede apagar, salvo con el amor que Jesucristo nos mostró y que se repite ahora en declaraciones como esta.

 

Francisco habla en primera persona, repitiendo la postura que defendió siendo ya obispo de Buenos Aires. La persona no ha cambiado. Su papel en el tablero sí. 

 

Rezamos cada día para que el Espíritu siga inspirando a nuestro Pontífice, para que muchas otras personas y confesiones, dentro o fuera de la jerarquía, acepten la diversidad como riqueza, no como amenaza, y para que palabras de aliento y de cariño se traduzcan lo antes posible en corrección de normas excluyentes y anacrónicas.

 

Crismhom

 

35 años

Se dice que 20 años son nada.
Hoy mi Amor, mi contrato de trabajo, mis dolores y alegrías, cumplen 35 años.
Hace 35 años firme contrato con el Único importante y que no me será quitado: Mi Jesusito, Mi Universo.
Hoy hace 35 años tome mi primera comunión y la confirmación del bautismo.
Hace 35 años conocí a quien es mi Maestro, Guía, Pastor, Jefe, Amigo y, como digo siempre, mi Pareja más estable: Jesús el Nazareno.
Fue un encuentro muy dulce pero también fue la primer "colleja" que recibí para "espabilar" en la vida. Estuvo teñida de renuncias, desapegos y, tarde me di cuenta, que eso marcaría mi camino espiritual.
Todavía sigo transitando por ese largo camino por Él. con Él y en ÉL.
Este aniversario me encuentra amando, trabajando, con otros dolores y nuevas alegrías.
Mucho ha pasado desde entonces y si bien no siempre he cumplido el contrato que firme hace 35 años, ÉL sí lo ha hecho.
Jesús: Gracias, Perdón, Lo Siento y Te Amo (imperfectamente)!
En este aniversario ya nos hemos intercambiado los regalos.

Exaltación de la Santa Cruz

Jn 3, 13-17

Ante la cruz del Señor podemos tomar dos actitudes: exaltación del dolor, tortura y sufrimiento, o contemplación del Amor. 

Me gustaría recordar hoy dos frases del Evangelio: cuando sea elevado el Hijo del Hombre...porque Dios desea la salvación del mundo. No somos masoquistas ni sádicos. El dolor en sí mismo es malo, maligno, no deseado por Dios. 

Hoy se nos invita al contemplar a Aquel que se entrega hasta la muerte por amor a toda la humanidad, a toda la creación. Un Amor divino que desea la salvación para todo ser creado, para cada hombre, para cada mujer. 

Contemplar la cruz es contemplar el Amor de nuestro Dios. Sintamos en nuestro corazón ese gran amor. 

Domingo XXII: Me sedujiste y me dejé seducir

Jer 20, 7-9 Sal, 62 Rom, 12, 1-2 Mt, 16, 21-27

Las lecturas de hoy son bellísimas. Cualquiera de ellas, incluido el salmo, son para saborear y contemplar. 

La relación del profeta con Dios es increíble: me sedujiste, y me dejé seducir. Ante las dificultades, te quería olvidar...y no podía. Eres un fuego ardiendo desde lo más hondo mi ser, desde mis huesos...

¿Qué sería Dios para este hombre? ¿Qué es Dios para mí? 

El Evangelio va por aquí,: dejar que Dios sea tan principal y especial en mí, que mi vida sea Él, porque es el Único capaz de llenar todo mi ser. La familia, y todos aquellos a quienes tanto quiero, son un don suyo, un don reflejo suyo, unidos a ellos por el amor que es Él. No es que les "cambiemos" por Él, sino que con ellos, tan importantes para mi, llegamos a Él, Él está en ellos, en toda nuestra vida, en toda la creación. Vivir el Amor que brota de Él me lleva a la entrega total, a dejar que Él sea el centro de mi vida, de mi ser. La cruz cristiana no es la búsqueda del dolor, sino la búsqueda del Amor, de la entrega a los que me rodean por amor. Hacer de Dios el centro de mi vida, es hacer del Amor mi centro fundamental. Y así, ofrecemos nuestro cuerpo, nuestra vida a Aquel que nos puede llenar de Amor, de Él mismo. 

Por ello, "mi alma está sedienta de Ti, Señor Dios mío".

Contemplemos hoy estás lecturas en silencio, en paz, y vivamos unidos a Él.

Miércoles XXI del Tiempo Ordinario

Mt 23, 27-32

Ornamentar y encalar, descuidando lo de dentro, que es realmente lo importante. 

Creo que hoy el Señor nos invita a seguir avanzando por un camino de vida interior, que va desde lo interior hacia lo exterior, no al revés. 

Cuando el Maestro critica el afán por aparentar, por cuidar tan solo lo que se ve, y no caer en la cuenta de la esencia, de lo hondo, de lo profundo, de lo que da consistencia a todo, quedándonos en lo meramente aparente, y en la crítica fácil (no hubiéramos sido cómplices...), nos está indicando un camino a seguir: del corazón hacia afuera. Tal vez el mayor recorrido que podamos hacer. 

Crecer hacia dentro, encontrar las auténticas fuentes de la vida, vivir el encuentro con nuestro Dios, dejar que Él sea el manantial de donde brota el agua, la esencia de la vida. 

Nuestra fe a veces ha sido presa del ritualismo, del dogmatismo y del moralismo. Creo que el Señor hoy nos convoca con este Evangelio a volver al origen, a las fuentes, al encuentro con Dios. 

Por supuesto que no quiero negar ni nuestras verdades de fe, ni nuestras formas de celebrar, ni nuestra vida y actitudes cristianas, pero nunca lo hagamos sin alma ni sin corazón: que sea realmente el encuentro con el Dios de Jesús el que nos lleve a la vida, y a actuar y ser conforme a Él. 

Vivamos ese encuentro con Él.

Domingo XXI del Tiempo Ordinario

Mt 16, 13-20

Un Evangelio para saborear y meditar: ¿quién digo yo que es el Señor? ¿quién es para mí?


Creo que hoy nos toca actuar y vivir un poco como Pedro: dejarnos llenar e inundar por Dios, que nos revela quien es Jesús, quién es Él mismo.


Responder hoy y ahora a esta pregunta supone antes leer despacio este pasaje evangélico, silenciarnos y dejar que resuene esta Palabra, y luego no tanto dar una respuesta teórica, sino vivencialmente dejar que el Espíritu aletee, habite en nosotros. Dejar que Él esté en nuestra persona, en nuestro ser. Porque Él realmente habita en nosotros. En definitiva, contemplar y estar con el Señor. Vivir hoy aquello que su Presencia nos hace sentir.

Sábado XX del Tiempo Ordinario

Mt 23, 1-12

Volver a leer este texto en clave moralista no creo que sea lo más acertado, aunque contenga gran carga moral. 

Si observamos despacio, podemos encontrar un "retrato" de cómo es el Señor: Jesús habla y enseña a quien se acerca a Él, en Él la coherencia entre lo que dice y hace es total (a diferencia de esos letrados y fariseos), Él sí est dispuesto a liberar, a no cargar con fardos insoportables a la gente, y a ayudar, no busca que se le vea, ni que se le rinda homenaje, no desea figurar y aparentar y busca la comunión con el Padre del cielo. 

Es un Evangelio para saborear y contemplar al Maestro, sentir su presencia y cercanía, que camina a nuestro lado amando y sirviendo, reconociendo a Dios y a los demás. 

Buscar al Señor,estar con Él, amar como Él, servir y ayudar a los demás.

Doctor Melifluo

No puedo dejar pasar esta fecha de "mi" calendario. Años me ha acompañado sus sermones dándole comida sustanciosa a mi alma. Me ha alimentado y me ha hecho llorar más de mil veces. El alma conoce la "verdad" cuando la escucha. Hoy se celebra a Bernardo de Claraval, un amigo entrañable. Feliz día, así en el cielo como en la tierra.