Blog de colaboradores

Convivencia de primavera en Crismhom

Este fin semana algunos hermanos de Crismhom hemos vivido un fin de semana mágico de convivencia en la provincia de Segovia. A las pocas horas de regresar,  y de entre la  lluvia de Madrid, ha aparecido en lo alto resplandeciente y poderoso, un brillantísimo arcoíris a recibirnos y a darnos la bienvenida.  
Prodigioso regalo de la Naturaleza que ha aparecido haciéndose sitio entre las nubes, para grabarnos en el alma y en el corazón, estos dos días que hemos vivido en ferviente fraternidad cristiana.  

Y es que este fin de semana han estado muy pendientes de nosotros desde allá Arriba; todos lo hemos podido sentir cada vez que nos mirábamos a los ojos: tanto cariño, tanto respeto, tanta alegría y tan profunda espiritualidad, sólo podía ser el aire suave de un Soplo venido del cielo.  

Hoy ha tocado a su fin la convivencia de primavera de Crismhom. Todos esperábamos este fin de semana con unas ganas muy parecidas a las que tienen los niños cuando saben que ya van a  nacer. Todos teníamos las mochilas cargadas de risas, solidaridad y por supuesto, mucha fe. Y es por eso que nada nos ha impedido ser nosotros mismos y mostrarnos tal cual somos a toda la comunidad cristiana.

Sin tapujos, sin miedo y arropados por nuestro amor a Dios, hemos invadido las dependencias de la casa de espiritualidad que nos ha acogido, regando cada rincón con la frescura de quien es feliz por despertar y amanecer al lado de los suyos. Este fin de semana, mas suyos que nunca, mas unidos que nunca, y más abandonados en Cristo que nunca.

Hemos echado de menos a muchos miembros de la Asociación que no han podido venir; pero estaban en nuestros corazones, pues no hemos parado de escuchar en los dos días a personas citando discretamente a los ausentes, riéndose contando sus anécdotas y haciéndoles presentes a cada momento. Y es que el Señor nos ha reunido a todos, a los presentes y a los ausentes, para alabarle juntos con más fuerza que nunca, para hacernos más valientes y firmes en este empeño suyo de utilizarnos como faro entre la comunidad cristiana LGTB. Él se lo pidió hace unos años a los fundadores de Crismhom, y hoy, varios lustros después, todavía sigue pidiéndoselo a esta comunidad cristiana que formamos Crismhom; todos hemos sentido en nuestros corazones como Dios nos inyectaba su poderoso amor en el alma, y nos daba ánimo para seguir acogiendo a todos los cristianos LGTB que le aman y le oran en silencio.

Cual difícil es hablar de esta convivencia sin agradecer desde la pasión la visita de nuestros hermanos y amigos misioneros en Brasil; se cumple un año desde que se fueron a entregar su vida a los que necesitaban de ella, y en esta convivencia hemos podido escucharles y ser testigos oyentes de las providenciales (y desgarradoras) aventuras que están viviendo por cumplir su sueño de vocación misionera.

Granada, Sevilla, Colombia, Asturias, Ecuador, México, Galicia… cada uno llegado de su rincón maravilloso del mundo a estas tierras castellano-leonesas, en las que hemos participado todos juntos y a una sola voz, en todas las actividades y talleres que con tanto éxito y entrega han organizado desde el desinterés al reconocimiento Alberto, Xabier, Gonzalo, Inma, Gustavo, nuestra guitarrista Fanny, nuestro coro fantástico a las ordenes de su director José Luis… vuestro tesón ha sido la gasolina de nuestros motores a sístole y diástole.  

Y el Dios al que amamos los cristianos siempre presente, en cada anochecer juntos, en cada lágrima, en cada risa, en cada escalofrío, en cada relato de nuestras vidas, en cada rato de oración… porque de todo ha habido en este mágico fin de semana que no por ser irrepetible será el último, que ha sido y será otro escalón de esta escalera invisible que estamos construyendo en unidad la comunidad cristiana LGTB, y que nos eleva hasta el gozo de hacernos sentir cada día más en comunión con Dios.

¡Hasta la próxima!

Javier M

Matrimonio igualitario como parte de los Derechos Humanos

Amnistía Internacional reafirma el matrimonio igualitario como parte de los Derechos Humanos. La ONG será reconocida dentro del  II Encuentro Europeo de Familias LGTB que se inaugurará en Cataluña el próximo 28 de abril.


[25/04/12] Amnistía Internacional ha hecho público su apoyo al matrimonio igualitario recordando que “el derecho a casarse y a fundar una familia está reconocido en el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”. Su importante apoyo será reconocido durante el II Encuentro Europeo de Familias LGTB - Catalunya 2012 que tendrá lugar en Lloret de Mar entre los días 28 de abril y 1 de mayo.


Este II Encuentro Europeo reunirán a más de 850 personas de toda Europa que trabajarán la diversidad familiar a través de talleres y conferencias, además de reivindicar de los gobiernos europeos igualdad de derechos para las familias de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales así como medidas en pro de eliminar la discriminación por orientación sexual o identidad de género y el fin de las desigualdades sociales que sufren hijas e hijos de familias homoparentales.


Todas las asociaciones que forman parte del II Encuentro Europeo de Familias LGTB - Catalunya 2012 agradecen a Amnistía Internacional este pronunciamiento, en el que se puede leer: “Negar a las parejas del mismo sexo reconocimiento en pie de igualdad impide a muchas personas el disfrute de un amplio rango de otros derechos, estigmatiza tales relaciones y alimenta la discriminación y otros abusos en la comunidad, en las escuelas y en los hogares en contra de los derechos humanos de las minorías sexuales”.


Este Encuentro tienen lugar en España por ser un país que reconoce en plena igualdad a las familias LGTB, pero Amnistía no pasa por alto el peligro que corren los derechos en nuestro país, consciente de que el “Tribunal Constitucional deberá pronunciarse en relación a un recurso a la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo. Amnistía Internacional está pendiente de esta sentencia y de las consecuencias que cualquier resolución pudiera tener en los derechos de miles de familias”.


En España los colectivos FELGTB, Fundación Triángulo, FLG, Galehi y AMPGYL forman parte de la campaña para defender el matrimonio igualitario, trabajando conjuntamente contra la amenaza que supone la posición del Gobierno y el Partido Popular que no garantizan el derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo.

¿Es posible modificar la homosexualidad?

Se retracta el autor del principal estudio que apoya la posibilidad de modificación de la homosexualidad en Estados Unidos.

 

El Dr. Robert Spitzer se disculpa con la comunidad gay por el famoso estudio sobre los 'Ex-Gay' de 2001.
 
 
En una carta al Dr. Ken Zucker obtenido exclusivamente por “Truthwinsout”, el Dr. Robert Spitzer se disculpó, en un hecho sin precedentes, con la comunidad gay - y las víctimas de la terapia reparativa, en particular - por su infame, ahora repudiado, estudio de 2001 que afirmaba que si estaban "muy motivados", los homosexuales podían pasar de gay a heterosexuales.
 
Hace unos meses el Dr. Zucker dijo: he dicho que a causa de una revisión de mi estudio de 2001 sobre la “terapia reparativa” para cambiar la orientación sexual, estaba considerando enviar un escrito público que reconociese que estaba de acuerdo con que las críticas principales hacia ese estudio, en gran medida, eran correctas. La carta dice así:
 
La Pregunta básica de investigación. Desde el principio fue: "¿Puede alguna versión de la terapia reparativa lograr que las personas puedan cambiar su orientación sexual de homosexual a heterosexua?". Al darme cuenta de que el diseño del estudio hace imposible responder a esta pregunta, yo sugiero que el estudio podría ser visto como una respuesta a la pregunta, "¿cómo los individuos bajo terapia reparativa podrían describir los cambios en la orientación sexual?" - una pregunta no muy interesante.
 
El defecto fatal en el Estudio es que no había manera de juzgar la credibilidad de lo que relataban los sujetos sobre el cambio en la orientación sexual. Yo ofrecí varias (poco convincente) razones por las que era razonable suponer que los informes de los sujetos del cambio eran creíbles y no era un auto-engaño o puras y simples mentiras. Pero el hecho es que no había manera de determinar si lo que contaban los sujetos sobre el cambio era válido.
 
Creo que le debo a la comunidad gay una disculpa por mi estudio haciendo afirmaciones no comprobadas sobre la eficacia de la terapia reparativa. También pido disculpas a cualquier persona gay que perdió tiempo y energía experimentando algún tipo de terapia reparativa, porque creían que yo había demostrado que la terapia reparativa funcionaba en algunos "individuos altamente motivados".
 
Robert Spitzer.
 
Doctor de Medicina
 
Profesor Emérito de Psiquiatría
 
Universidad de Columbia
 
Zucker, a quien la carta de Spitzer está dirigida, es el editor de la revista Archives of Sexual Behavior, la revista en la que se publicó el estudio de Spitzer originalmente en 2001. En ese momento, el estudio fue una sorpresa creando una tormenta mediática que captó enormemente la atención en Estados Unidos. El doctor Spitzer fue la última persona en Estados Unidos que uno habría esperado que realizase un estudio que reforzase las afirmaciones de los  'ex-gay', después de todo, él en 1972-73  había liderado la propuesta de eliminar la homosexualidad de la lista de los trastornos mentales en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría. A principios de este mes (abril 2012), el Dr. Spitzer asestó un golpe fatal a los programas de 'ex-gay', al renunciar oficialmente a su estudio en un artículo en American Prospect. Esta renuncia rompe uno de los últimos cabos al que se agarraban los defensores de la terapia 'ex-gay'
 
La disculpa el Dr. hacia las víctimas de "orar para alejarse de ser gay" y la comunidad LGBT marca un momento decisivo en la lucha contra el mito "ex-gay" mito. Lo felicitamos por ello, porque no sólo va a solidificar su legado como un médico respetado y figura histórica importante, y ayudará a acelerar en gran medida el día en que el flagelo que es la “terapia reparativa” sea erradicado para siempre y las personas LGBT pueden vivir abiertamente, honestamente , y fieles a sí mismos.
 
Para José María Núñez, presidente de Fundación Triángulo: “Esto marca un nuevo hito en la lucha contra la ignorancia y el fanatismo, contra la tortura de las personas a través de técnicas de lavado de cerebro. El Obispo de Alcalá de Henares, aquí en nuestro país, es sólo un instrumento más de la represión intolerante. Las supuestas cartas que publica de gais que han dejado de serlo tienen el mismo valor que las de las afirmaciones de las personas controladas por una secta, que siempre dicen estar ahí por su propia voluntad. Eso está ya muy estudiado, se llama lavado de cerebro, y lo hacen muy bien las organizaciones sectarias. Si el Obispo de Alcalá quiere le podemos recomendar varias lecturas de personas que afirman haber sido controladas por técnicas sectarias en diversas ramas de la Iglesia Católica, como el Opus Dei, los legionarios de Cristo, etc, hay muy buenos libros con documentación sobre ello. Esos testimonios sí que son absolutamente escalofriantes.”
 
 

Juan Masiá: moral prudente con la homosexualidad

 

 
Juan Masiá: "Se echa de menos en la Iglesia una moral prudente con la homosexualidad". Artículo tomado de Periodista Digital.
 
Ante afirmaciones opuestas sobre la homosexualidad, hay que aclarar para el alumnado en clase de moral teológica cristiana. Hay que evitar : 
 
1) La manipulación ideológica del tema por posturas políticas de signos opuestos.
2) Las formas exageradas de algunas reivindiciones, que hacen flaco favor a su causa.
 
3) Las declaraciones desde posturas religiosas condenatorias.
 
4) El fomento mediático-satírico de la discriminación socio-cultural, que alimentaprejuicios homofóbicos.
 
5) La insistencia en terapias centradas en cambiar la orientación sexual de la persona, empeñadas en considerarla desdeperspectiva patológica.
 
Los documentos oficiales de la Iglesia, aunque han mejorado, siguen sin superar laambigüedad cuando acentúan lo desordenado de la orientación, aun reconociendo que no es pecaminosa.
 
Se echa de menos una moral de prudencia responsable que, a la luz de criterios, decide creativamente en situaciones, en vez de una moral de recetas, que aplica automáticamente normas a casos.
 
Aun con insuficiente de la enseñanza católica oficial, es posible, al menos decir lo siguiente:
 
1) La orientación homosexual en sí misma no es un mal moral (Véase la Instrucción de laCongregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre el cuidado pastoral de personas homosexuales, 1986, n. 3).
 
2) La comprensión de la sexualidad no debe reducirse a sus aspectos biológicos.
 
3) El conjunto de la personalidad no puede reducirse a la orientación y el comportamiento sexual (cf. Catecismo de la Iglesia católica, n. 2359).
 
4) Algunos textos de la Escritura en que se alude a prácticas homosexuales deben ser leídos en el contexto de denuncia de las costumbres sociales de la época; no deberían utilizarse para juzgar culpabilidades (Véase la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la fe, Persona humana, 1975, n. 8).
 
5). En lugar de concentrarse en la moralidad, habría que tratar el problema de lasreacciones negativas con que se confronta este tema en la Iglesia y en la sociedad.
 
6) Las personas con una orientación homosexual no deberían ser discriminadas ni en la sociedad ni en la Iglesia (Catecismo de la Iglesia católica, n. 2358).
 
Sin embargo, estos criterios generales no bastan. La moral revisionista cristiana va más lejos. "Ninguna de las fuentes de la ética sexual cristiana proporciona luz suficiente acerca del estatuto moral de las relaciones homosexuales, cuando nos limitamos a preguntar simplemente si están prohibidas o permitidas", dice Margarte A. Farley. "La orientación sexual no se elige ni se cambia fácilmente. No es por sí misma moral, ni inmoral ni premoral" ( A Framework for Christian Sexual Ethics, Continuum, New York, 2008, p. 273) La actividad sexual que brote de ella podrá ser moral o inmoral", dicen Salzman y Lawler (The sexual person. Toward a renewed catholic anthropology, Georgetown University Press, Washington D.C., 2008, p.235).
 
Ni el hecho de que procedan de una orientación homosexual hace a esos actos inmorales, ni el que provengan de una orientación heterosexual los hace morales. Sobre unos y otros habrá que preguntar si la relación es razonable, responsable, justa, complementaria, amorosa, humanizadora... o si no lo es. Igualmente, ni el mero hecho de ser extramarital una relación la convierte por ello automáticamente en moralmente incorrecta, ni el hecho de de acontecer dentro del matrimonio la exime de tener la doble posibilidad de ser correcta o incorrecta moralmente. Incluso un autor como Vico Peinado, que conjuga la apertura de criterio con un cuidado exquisito por no desviarse del magisterio eclesiástico y afirma que "en el plano del ideal tensional de los valores la homosexualidad no es el camino mejor para encarnar la dirección humana y cristiana de la liberación sexual", afirma al mismo tiempo que este juicio acerca de los valores no permite concluir que quienes no respondan a estas exigencias sean éticamente condenables e insiste en el hecho de que el comportamiento homosexual es tan variopinto como pueda serlo el heterosexual (Liberación sexualy ética cristiana, San Pablo, Madrid 1999, 433-492)

Un cura: "Es una hipocresía no ver que entre el clero hay mucha tendencia homosexual"

¿Quién es usted?: "Soy un sacerdote diocesano de una pequeña diócesis limítrofe a Madrid que desempeña su ministerio en el mundo rural atendiendo varios pueblos con poca población".

¿Cuándo percibió su tendencia homo-afectivosexual? ¿Qué conflicto vivió en su aceptación, si lo hubo?

La tendencia afectivo sexual siempre ha estado presente en mi vida, desde que tengo uso de razón recuerdo mi atracción hacia personas del mismo sexo, atracción que no siempre he aceptado e incluso he intentado "cambiar", pues la concebía como un impedimento para mi felicidad y para el "normal" desarrollo de mi vida. Esa era la mentalidad que se tenía en los años 80 - 90, además aderezado con el miedo a esa enfermedad llamada sida. Al sentir la llamada al ministerio sacerdotal también experimenté conflicto, pues una parte de la jerarquía eclesiástica no aceptaba mi sexualidad y una parte de mis "amigos" homosexuales no aceptaban mi adhesión a la Iglesia, pero, como canta Luz Casal, "el amor es un misterio que importa solo a dos", y mi amor por la buena noticia traída por Cristo ha sido más fuerte que los impedimentos que haya podido vivir.Puedo decir que hoy vivo armónicamente uniendo cabeza, cuerpo, y corazón-vocación.

¿Participa en alguna asociación de derechos LGTB?

En Crismhom. La conocí a través de Internet. Me acerque un jueves a la oración ecuménica, con la sensación de que iba, por fin, con toda mi realidad a la alabar al Señor, con toda mi alma, todo mi cuerpo, todo mi ser. Me sedujo ese grupo de personas que, a pesar de las dificultades, optan por vivir aquello que sienten que les ayuda y realiza, como es la fe cristiana. Crishmom no me habla de enfrentamiento y muerte como otras asociaciones, sino de vida, de aceptación, de ayuda, de compañerismo, de humildad... en definitiva, me parece hacer vida el Evangelio como los primeros cristianos, incluso simbolizado en el local donde se realizan las celebraciones, bajo tierra, para que la semilla fructifique y dé fruto, como últimamente estamos viviendo con la asistencia de tantas personas a la asociación.

¿A qué reuniones acude y qué le aportan?
He acudido a reuniones de formación, retiros, oraciones, celebraciones y momentos más lúdicos. Me da ánimo para vivir mi ministerio, pues ante la realidad ritualista y de cumplimiento que vivo donde ejerzo mi ministerio, aquí me encuentro con una comunidad viva, comprometida, creativa e ilusionada. Además me aporta relaciones personales con las que comparto tanto mi fe como mi realidad afectiva.

¿Cómo es su vida diaria en su parroquia en relación a su tendencia afectivo-sexual?

Actualmente no me causa problema el no expresarlo ni compartirlo. Tampoco creo que deba llevar la bandera enarbolada las 24 horas. Mi tendencia afectivo sexual es una realidad más de mi persona, pero no condiciona toda mi vida.

¿Qué siente cuando oye a la jerarquía eclesial hablar en contra del matrimonio homosexual o descalificar a las parejas compuestas por personas de un mismo sexo?

Me parece muy triste. El Evangelio habla de acogida, de confianza, de ver la imagen de Dios que somos todos los seres humanos. No se puede decir, "acepto a esa persona pero siempre y cuando no haga eso que considero que está mal". La acogida, como la de Jesucristo, ha de ser incondicional. Siento a la Iglesia anclada en una mentalidad pasada, en una moralidad que pone el centro en la genitalidad en vez de en el corazón de las personas y con miedo a dar pasos que harían que la gente la percibiera como realmente evangélica.¿Es la religión católica homófoba? ¿Es la Iglesia homófoba?

La religión católica no es homófoba, el mismo nombre lo indica, “católico” significa “universal”, es decir que el mensaje de Cristo es válido y tiene algo que decir para todos los hombres y mujeres de todos los lugares y todos los tiempos. La religión católica se articula desde el mensaje fraternal de Cristo, con lo que nada más lejos de la homofobia. A la hora de vivir esa fe, sí podemos decir que parte de la estructura jerárquica es homófoba, pues es una estructura y, como tal, evoluciona lentamente, dando pasos lentísimos, como los elefantes y además, ante un momento de cambio social tan grande, parte de esa estructura tiende a cerrarse sobre si misma y a conservar lo que tiene por miedo a perderlo, radicalizando incluso sus posturas.

Comunidad gay e Iglesia, ¿cómo percibe la relación?
La comunidad gay es una comunidad humana, con lo cual, es parte de la Iglesia Católica, universal.

¿Qué le dirías a la Archidiócesis o a la Conferencia Episcopal sobre su realidad?

Lo que me preocupa como sacerdote y como persona, es que se me mire desde la imagen de Dios que soy y desde ahí se me acepte, se me valore, se cuente conmigo y se potencien las cualidades que Dios ha puesto en mi. Eso conlleva que se acepte mi tendencia afectivo-sexual que es un dato más de lo que soy como persona, de cómo Dios me ha creado. Se gastan muchas energías en una lucha que no es evangélica, en vez de sumar, se cierran puertas. No todo vale, pero si valen todas las personas. Les diría que se preocupen de mirar a los demás como Dios les mira, desde la bondad, la confianza, la ternura, la acogida… pues para eso somos sus ministros y claro, empezando por los mismos sacerdotes, pues es una hipocresía no ver que entre el clero hay mucha tendencia homosexual, aunque sea reprimida e ignorada. La primera conversión que Dios nos pide es que aceptemos como somos para que, desde la riqueza que vive en nosotros, comencemos a construir el Reino de Dios.

Fuente: 20 Minutos