Blog de colaboradores

He renunciado a la espiritualidad ...

 “¿Cuál es mi nuevo desierto? Su nombre es Compasión. No existe yermo tan terrible, tan bello, tan árido y tan fructífero como el yermo de la compasión. Es el único desierto que verdaderamente florecerá como el lirio. Se convertirá en un estanque. Echará brotes y florecerá y saltará de gozo. En el desierto de la compasión, la tierra sedienta ve brotar fuentes de agua, el pobre posee todas las cosas. No existen fronteras que controlen a los moradores de esta soledad, en la cual yo vivo solo, tan aislado como la Hostia sobre el altar, que siendo el alimento de todos los hombres pertenece a todos y no pertenece a nadie, porque Dios está conmigo y se asienta en las ruinas de mi corazón, predicando el evangelio a los pobres.

¿Supones que yo tengo una vida espiritual? No, no la tengo. Yo soy indigencia, soy silencio, soy pobreza, soy soledad, porque he renunciado a la espiritualidad para encontrar a Dios, y es Él quien predica en voz alta en lo profundo de mi indigencia… Muero de amor por ti, Compasión. Te tomo por mi Señora. De la misma manera que Francisco desposó a la Pobreza, yo te desposo a ti, Reina de los eremitas y Madre de los pobres”.

Thomas Merton
Diarios
noviembre 1951

¿Estás conmigo?

 Hace unas semanas, ante los proyectos del nuevo año, me sentí agobiado. No es una sensación común en mí pero me invadió. Los servicios y los deseos se acumularon y puse manos a la obra en la organización de este primer semestre del 2019.

Caminando por la calle estaba reflexionando en ello y rezando. En un momento me invadió esta extraña sensación y hablando con Jesús le dije: ¿Estás conmigo para todo esto?

Inmediatamente surgió de mi interior la respuesta: ¿TÚ estás conmigo?

El agobio desapareció con esta "colleja".

Había dejado entrar la duda y colocado a mi "yo" en el centro de mi vida. En ese momento había dejado de CONFIAR en mi Maestro apropiándome de las actitudes y aptitudes para llevar adelante lo planificado. En un instante de siervo me había colocado en señor .

Mi Cristo me recordó mi lugar y la única forma de llevar adelante los proyectos del 2019.

Epifanías

 Un día como hoy de Epifanía, hace 45 años, era bautizado dentro de la comunidad católica. Lo recuerdo como si fuera ayer.
Ese bautizmo tuvo sentido para mi 12 años despues.
Durante 33 años ese sentido fue sembrándome hasta dar estos 5 frutos.
 
AMA CADA DÍA!!!
A cada persona que encuentres, de la mejor manera que puedas, dure lo que dure ese encuentro, te devuelva o no ese afecto.
Ámalo/a porque busca lo mismo que tú y tiene las mismas miserias/carencias.
Y si no puedes resistirlo, date la vuelta y reza por un tiempo mejor. Pero estate seguro que siempre volverá a ti (aun con otra cara)...  ¡hasta que lo superes!!!!
 
¡SÉ FELIZ!!!
Pase lo que pase, aunque no puedas verlo en ese momento, aunque el mundo parezca caerse... Sé Feliz!
¡No sumes más daño a lo que te rodea haciéndote daño a ti mismo!!!!
 
¡TEN FE!!!!
Es un don y proviene de Dios.
¡Pídeselo!!!
Te ayuda para todo lo demás pues te ayuda para dar sentido a todo.
Si no crees en ÉL específicamente, pide creer en todo lo bueno. Pide creer en la esperanza de que todo puede cambiar (aun tú!!!). Pide creer en tu capacidad de amar.
¡Pide creer!!!!
Más tarde o más temprano te lo encontrarás cara a cara y tu calidad de vida cambiará!!!!
 
¡PERMANECE EN LA PAZ!!!
La paz interior es la mayor dádiva que se puede pedir. Con paz todas las vicisitudes se solucionan ya que mantiene una mente clara.
Conserva la paz anclándose donde esté tu corazón.
Conserva la paz interior aunque tu exterior esté en plena batalla.
La paz te hace gestor de las situaciones y deja de lado la toxicidad del victimismo.
Permanece en la paz y verás el sol en medio de la tormenta.
 
¡TOMA DECISIONES!
La vida se construye de decisiones. Se construye tomando las riendas y tomando las decisiones que nos acercan al hombre o la mujer que deseamos SER. ¡Atrévete!

No soy un monstruo depredador

El mundo no es un pastel que yo me tenga que comer. El otro no es un objeto que yo puedo utilizar. La Tierra no es un planeta preparado para que yo lo explote. Yo no soy un monstruo depredador. Por eso he decidido ponerme en pie y abrir los ojos. He decidido comer y beber con moderación, dormir lo necesario, escribir únicamente lo que contribuya a hacer mejores a quienes me lean, abstenerme de la codicia y no compararme jamás con mis semejantes ([48] Biografía del Silencio, Pablo d’Ors).

Santo/as Inocentes

 Mucho/as son los santos inocentes que al día de hoy siguen muriendo.

Parece una tendencia humana natural la de oprimir o dejarse oprimir.
Será la edad, o que con el tiempo he madurado en consciencia, pero veo al ser humano oprimido por un sistema que no le deja tiempo de madurar ni tampoco le otorga aquello que busca.
Sufro ante la contemplación de seres humanos con contratos laborales no dignos, con ocupaciones llevados por la necesidad, con miedo de hacer o no hacer (y que ello los lleve a “perder”), dejándose llevar por luces de colores o promesas brillantes mientras lo único que pasa es el tiempo y la vida.
Sufro ante la muerte de los que son perseguidos por simplemente ser una minoría o pensar diferente.
Sufro ante la inmadurez de aquello/as que no toman decisiones por miedo a ser CAMBIO.
Sufro ante los perseguidos durante los últimos doscientos años, matados y cercenados en su "simplemente SER".
Sufro ante los "niño/as emocionales" que hoy encontramos castrados en su interioridad por una represión internalizada (aunque deseen hacerlo pasar por inocencia beatificante).
Sufro por la muerte espiritual de aquello/as que solo son transmisores de mensajes o consignas de quienes los oprimen, sin mediar su propio criterio constructivo (con la esperanza de así ser aceptados). 
Sufro ante la muerte de los valores porque no tenemos tiempo para trabajar en ellos y encarnarlos.
Sufro ante la agonía de la base de todo posible cambio: TOMAR DECISIONES. 
Pero, a pesar de sufrir, no me apeno.

Esto/as santos inocentes no son víctimas sino complacientes negadores de la auto responsabilidad.
No podemos permitir que se mate la divinidad en nosotros/as con el conformismo.
Esa divinidad libre y viva en nosotros/as, es la fuerza de nuestra posibilidad de cambio y de la construcción de un mundo donde entremos todos y queramos VIVIR.

Gloria

Un año más y una noche más me ha acompañado este vídeo. La conmemoración del nacimiento de este niño me ha llenado de ternura pero es al HOMBRE en que se convirtió al que amo, admiro, respeto y reverencio. GLORIA IN EXCELSIS DEO

Mi primera celebración en Navidad

Por estos lares ya se celebra el nacimiento de un hermoso niño/hombre/Dios que cambió el mundo de occidente y muchas vidas (entre ellas la mía).

Hace décadas que mi primera celebración en este día está dedicada al vientre que parió a ese niño/hombre/Dios: María de Nazaret.

Alégrate María... Llena eres de Gracia... El Señor está contigo... Bendita tú eres entre todas las mujeres y Bendito el fruto de tu vientre...

Gracias a ti mi corazón está encendido.

in-có-mo-do

Esta es la imagen más panoli que he encontrado ―bueno por otra parte es un encanto y una obra de arte bien hecha, sí. Juan Ferrándiz―. Navidad pasado mañana. Se nos  tacha de panolis, de tener amigos imaginarios y de saltarnos las leyes de no sé qué.

 



 

Wikipedia: en griego antiguo: Ἰησοῦς, Iesous; en arameo: ܝܫܘܥ, Išo; en hebreo antiguo: יְהוֹשֻׁע, Yehošuaʕ, o יֵשׁוּעַ, Yešuaʕ. en griego antiguo: Χριστός, Christós sigues siendo incómodo. Era incómodo el pesebre. Todo incómodo cuando Roma porque los cristianos estaban contentos de la mañana a la noche y compartían las cosas, cuidaban de los viejos y eso parecía intolerable. No confortable en las misiones del siglo XVI e incómodo también hoy cuando gastamos tacto en no mencionar a Dios ―y por eso yo la llamo DiosaDios, para sí, nombrarla, sí, al estilo chorra contemporáneo 2018.


Para terminar con mejor sabor de boca os diré que en cuanto suelte este teclado agarro el Rosario, arma de bendición masiva, sesenta bombas de racimo contra el Tiñoso envidioso,  voy a orarlo por vosotros.  Sesenta volquetes contáiner de gracias y bendiciones. Primera persona del singular del presente de indicativo del verbo orar:

 

O r o

O r o

 

Nos sale oro del cuerpo cuando oramos. También incienso y mirra.

 

¡Feliz Navidad!

 

La noche más larga del año

 Hoy será la noche más larga del año. Una noche que se llena de LUZ por la esperanza de AQUEL que estamos esperando. Una noche para bendecir.

Hoy bendigo cada viaje realizado en mi vida. Tanto a las alturas como a las profundidades. Tanto al este como al oeste de mi Ser.

Hoy bendigo a cada una de esas personas que me he encontrado en estos viajes y, por sobre todas las cosas... ¡hoy bendigo a Aquel que nos bendice!

"Bendigo la luna porque fue testigo,

Bendigo el silencio que fue nuestro abrigo

Bendigo el momento de haber decidido... la vida es toda para mí.

Bendigo la suerte de haber decidido correr el riesgo de vivir…

Lo mejor de esta vida es buscar ser feliz"

Día Bendecido

 El día de ayer se ha celebrado a Nuestra Señora de Guadalupe que ostenta los títulos de Patrona, Emperatriz y Madre de las Américas.

Su imagen es la que me ha acompañado desde hace 33 años. La conocí en mi primera visita al monasterio de clausura donde años más tarde ingrese. La venere desde ese momento y conocí la Salve cantada que se ha convertido en mi oración predilecta. Su imagen, junto a un Jesús pintado por una ex novia, me acompañan constantemente entronizados siempre allí donde pueda verlos y hablarles (ahora mismo se encuentran frente a mi escritorio y cada vez que trabajo puedo levantar la vista, mirarlos y llenarme de ternura).

Ayer he tenido a María de Guadalupe en mi pensamiento constantemente y ha sido un día bendecido. Lleno de luces, lleno de amor y llenos de nuevos proyectos para el año entrante.

María: Este hijo, que no ha heredado tus genes, te celebra con el mayor agradecimiento que puede brotar desde un corazón humano. Mi alma te canta y se llena de ti cada vez que te recuerda. Alégrate María, ¡llena eres de gracia!.

"El 9 de diciembre de 1531, mientras se dirigía a pie a Tlatelolco, en un lugar denominado Tepeyac, tuvo una aparición de María Santísima, que se le presentó como «la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios». La Virgen le encargó que en su nombre pidiese al Obispo capitalino el franciscano Juan de Zumárraga, la construcción de una iglesia en el lugar de la aparición. Y como el Obispo no aceptase la idea, la Virgen le pidió que insistiese. Al día siguiente, domingo, Juan Diego volvió a encontrar al Prelado, quien lo examinó en la doctrina cristiana y le pidió pruebas objetivas en confirmación del prodigio.
"El 12 de diciembre, martes, mientras el Beato se dirigía de nuevo a la Ciudad, la Virgen se le volvió a presentar y le consoló, invitándole a subir hasta la cima de la colina de Tepeyac para recoger flores y traérselas a ella. No obstante la fría estación invernal y la aridez del lugar, Juan Diego encontró unas flores muy hermosas. Una vez recogidas las colocó en su «tilma» y se las llevó a la Virgen, que le mandó presentarlas al Sr. Obispo como prueba de veracidad. Una vez ante el obispo el Beato abrió su «tilma» y dejó caer las flores, mientras en el tejido apareció, inexplicablemente impresa, la imagen de la Virgen de Guadalupe, que desde aquel momento se convirtió en el corazón espiritual de la Iglesia en México."